037cb3e41ab92d9e92336ab9a98e7e8c.jpg

Los Arcanitas hacen cumplir la voluntad de Tzeentch mediante las magias infernales del cambio. Estos guerreros elegidos del Señor del Cambio, son igual de hábiles usando hechizos y tretas astutas que combatiendo con armas y garras. El caso es controlar las hebras del destino para su enigmático amo.

Un bombardeo de destrucción sortílega anuncia el ataque de los Arcanitas. Hasta los guerreros más valerosos son reducidos a motas de luz, transmutados en cristal o convertidos en aberrantes masas de carne retorcida. Las ilusiones y los engaños hacen que regimientos enemigos enteros marchen a su destrucción al lanzarse voluntariamente desde acantilados o al interior de piras de fuego y que aquellos que sigan luchando vean cómo sus ataques son bloqueadas sin efecto por crepitantes escudos de energía mágica. La hechicería es la principal arma de los Arcanitas, y saben manejarla muy bien.

Comparados con los guerreros elegidos de los demás Dioses del Caos, los Arcanitas pueden parecer escasos en número. Sin embargo, ¿esto es así o se trata de sus subterfugios? ¿Cuál es la fuerza y el número reales de los Arcanitas? Estas preguntas mantienen en vilo a los enemigos del Caos y las respuestas parecen estar ocultas bajo laberínticas capas de engaños e ilusiones.

Los Arcanitas de Tzeentch tienden a operar en cónclaves cuyo poder sortílego y profético compensa de sobra su escasez numérica. Muchos Arcanitas hacen las veces de líderes de bandas de Esclavos de la Oscuridad o de hechiceros consejeros para otros poderosos señores del Caos. Los seguidores de Tzeentch disfrutan llevando a cabo esos roles, mandando a una oleada tras otra de guerreros a la batalla para hacer cumplir sus malvados objetivos. Todos los Arcanitas sirven en última instancia a la voluntad de Tzeentch, y todos sus actos están calculados para hacer cumplir los planes de su dios. Todo Arcanita sabe que por el momento no es más que un engranaje en una máquina capaz de modificar tiempo y la realidad misma, pero espera que el día de la victoria final su entrega sea por fin recompensada.

Descripcion[editar | editar código]

Tzeentch no depende únicamente de sus ejércitos de demonios para conquistar los Ocho Reinos; el dios del destino ha atraído a muchos seguidores mortales a su inescrutable causa. Los arcanitas y sus cultos crecientes juegan un papel crucial en los planes de conquista del Gran Arquitecto.

Como sus hermanos, Tzeentch ha corrompido a innumerables servidores mortales. Una vez, pertenecieron a tribus de hombres, pero quedaron atrapados, atraídos por promesas de poder, gloria, sabiduría prohibida e inmortalidad. Se levantaron grandes campeones, reuniendo a los que siguieron los senderos oscuros en ejércitos, y durante la Era del Caos, sus conquistas se extendieron por los Reinos Mortales, promoviendo los inefables planes de Tzeentch. Sin embargo, esos esclavos de la oscuridad no fueron suficientes para satisfacer al Cambiador de caminos. En su infinita astucia, Tzeentch creó otros tipos de ejércitos mortales, más tortuosos y dotados de magia que cualquiera de los anteriores.

Ya sea velado por magia ilusoria o escondido como parte de una sociedad clandestina, los arcanitas han crecido en poder y número. Aunque algunos de estos cultos ocultos y ejércitos secretos han existido durante generaciones, solo recientemente han comenzado a hacer sentir su nefasta presencia en los Reinos Mortales. Algunos hicieron sus guaridas en claros secretos del bosque o en lugares ricos en energías sobrenaturales; otros fueron ocultos ante las narices de las fuerzas del orden. A medida que las nuevas ciudades de Sigmar crecían, también lo hacían los arcanitas, extendiéndose como una malignidad oculta.

Aunque por lo general son de naturaleza encubierta, los arcanitas atacan cuando es el momento adecuado, desatando un bombardeo de destrucción mágica. Los Acólitos Kairic, con sus rostros oscurecidos por máscaras crípticas, cantan chisporroteantes rayos arcanos que se lanzan hacia sus enemigos. Las Sectas de Acólitos Kairic son reservadas, y muchas continúan creciendo sin ser detectadas en tribus humanas y ciudades a través de los Reinos Mortales. Para mantener su secreto, los aspectos más conspicuos de sus formas alteradas se ocultan bajo ilusiones y confusiones mágicas. Los Acólitos tienen cuidado de quitarse sus disfraces idealizados fuera de la vista incluso de sus compañeros de culto, para que nadie conozca las verdaderas identidades de los otros miembros. Se toman grandes esfuerzos para organizar reuniones en lugares ocultos, donde los Acólitos Kairic aprenden los secretos de la magia de un Adepto Kairic o un Magister de la camarilla del culto. Todos los acólitos aspiran a convertirse en magos poderosos, sumamente seguros de que serán ellos los que dominen el Caos y nunca al revés. Cada nivel de avance trae nuevos secretos. Los acólitos que se muestran prometedores reciben bendiciones, como grimorios ocultos, talismanes del Laberinto de Cristal para potenciar habilidades arcanas, incluso Vulcharcs, aves carroñeras tan corrompidas por el Caos que cazan y se deleitan con la magia.

Todos los agentes Arcanitas de Tzeentch tienen la tarea de manipular eventos para cambiar el destino a favor de su dios. Un alquimista puede realizar investigaciones perturbadoras con magia oscura, mientras que una banda de trabajadores puede conspirar para incendiar un distrito cercano y echar la culpa a las diferentes razas que viven entre las Ciudades de Sigmar. Se inician disputas y se rompen las alianzas políticas. Insidiosamente, el caos se extiende. Cuando la camarilla de un Culto Arcanita siente que es el momento, se reúnen, abandonan sus ilusiones y atacan. Los Acólitos Kairic unen sus energías para bombardear a sus enemigos con rayos mágicos; cuando se acerca el combate cuerpo a cuerpo, se acercan con intenciones asesinas, cantando todo el tiempo. Cualquier enemigo que sobreviva a su asalto mágico debe enfrentarse a las espadas de los Acólitos, junto con las de sus aliados Tzaangor.

Los líderes de los cultos arcanitas adoptan una vertiginosa variedad de formas. Los Tzaangor son hombres bestias aviares que sirven a Tzeentch, sus instintos antinaturales y salvajismo animal aumentados con una aguda, aunque cruel, inteligencia. Las élites de Tzaangor, los Tzaangor Enlightened y los Skyfires, viajan por el aire sobre los brillantes Discos de Tzeentch, a veces acompañados a la guerra por enormes Ogroid Thaumaturges. Estos brutos lanzan ráfagas de fuego turbulentas, de las que brotan horrores, antes de bajar sus poderosos cuernos para cargar contra el enemigo.

Los magister son maestros hechiceros que convierten al enemigo en remolinos de luz multicolor o los transmutan en cristal. Escudos crepitantes de poder mágico chisporrotean y destellan cuando las hojas y los rayos enemigos rebotan inofensivamente contra sus encantamientos. Los Maestros del Destino son guerreros astutos rodeados por un aura que altera el destino a su favor, mientras que los Tzaangor Shamans cabalgan sobre Discos demoníacos y hacen que el aire hierva con hechizos mutagénicos, cada uno de los cuales transforma a los enemigos en burlas de lo que fueron.

Después de la batalla, los Cultos Arcanitas se desvanecen en el interior, cubriendo sus huellas con ilusiones o asumiendo apariencias falsas para vivir sin ser detectados entre poblaciones desprevenidas. Una vez regresados a la oscuridad, los cultos reinician sus complots secretos. En la naturaleza, se levantan mojones de flujo, mientras que en los asentamientos se inician disputas y se forjan alianzas políticas ilícitas. Los rituales repugnantes convocan a los demonios, los ritos oscuros señalan la ubicación de los artefactos arcanos y los eventos se manipulan para cambiar el destino a favor de Tzeentch. Los cultos arcanita crecen constantemente, atrayendo a más conspiradores, seduciendo a los hambrientos de poder y corrompiendo a los recién llegados. A medida que difunde su influencia, cada culto espera su próxima tarea dada por Dios. No tardará en llegar, porque Tzeentch tiene muchos planes y el cambio es inevitable...

El Archiconspirador[editar | editar código]

Tzeentch arcanites.jpg

En el corazón oscuro de un culto arcanita, siempre habrá un hechicero. Es el fundador del culto, el líder de un ejército oculto y el intérprete de la voluntad divina de Tzeentch. Formando una cábala a su alrededor, el líder hace crecer su culto a través de una red de agentes, acumulando lentamente un ejército secreto para atacar en nombre del Señor del Destino.

A la luz de una vela robada, un escriba examina minuciosamente libros polvorientos, buscando recompensa por su investigación y desesperado por respuestas a sus muchas preguntas. ¿Qué sacrificaría un individuo para poseer conocimientos arcanos? ¿Hasta qué punto uno se rebajaría a sí mismo para descubrir un secreto escondido durante siglos incontables?

Hipnotizados por la tentación del conocimiento prohibido o incluso por un simple deseo de aprender, muchas de las mentes más brillantes de los Reinos Mortales se extravían, atraídas hacia adelante por el camino de la condenación en busca de la iluminación. Un secreto cuidadosamente descubierto conduce a otro hasta que, en incrementos lentos, un alma ha intercambiado mucho más de lo que alguna vez pretendió. No puede haber marcha atrás, porque aquellos tocados por el más leve rastro del Caos harían cualquier cosa para evitar ser perseguidos y arrastrados a la intemperie por los agentes de Sigmar. La Orden de Azyr no está por encima de la tortura, y los Stormcast Eternals practican una justicia brutal y mortal. Explotando este miedo, atacando a aquellos que son más celosos en su búsqueda de arcanos, reclutan los cultos tzeentchianos. Cada culto arcanita se basa en un hechicero que es favorecido por el cambiador de caminos, al menos durante un tiempo. Impulsado por la voluntad incognoscible de Tzeentch, un Magister, Tzaangor Shaman o Fatemaster sienta las bases, contratando aprendices dignos de sus enseñanzas mágicas y buscando a otros que puedan ser enseñados.

Así sucedió con Tri'chlan, el fundador de Culto Esotérico, una orden secreta dedicada a sondear las profundidades de las artes sobrenaturales más prohibidas en Hammerhal Ghyra. Tri’chlan había vendido su alma hacía mucho tiempo a Tzeentch a cambio de un vasto conocimiento y, al hacerlo, se había convertido en un Magister, un hechicero al que se le concedían mutaciones y dones oscuros. Ocultando su caída ante el Caos con poderosas ilusiones, Tri'chlan mantuvo su posición dentro de los eruditos salones de la Gran Academia, un templo de la iluminación en el exuberante distrito ajardinado de Hammerhal Ghyra. Allí, buscó a aquellos que, como él, buscaban conocimientos ocultos, frustrados por las estúpidas barreras puestas por el Colegio de Hechicería y el Concilio Arcano que prohibían el estudio o uso de las energías del Caos.

La mayoría de los aspirantes fueron rechazados: carecían de la convicción adecuada o sus habilidades no estaban lo suficientemente avanzadas. Aquellos que fallecieron fueron ungidos como Kairic Acolytes y comenzó su verdadero entrenamiento. Rito tras rito, sacrificio tras sacrificio tuvo lugar. Al principio, todo lo que se requería de los aspirantes era su complicidad mientras observaban actos horrendos de blasfemia y adoración de demonios en los sótanos y sótanos de las fortalezas del culto en Hammerhal Ghyra. Luego, se pidió a los aspirantes que sacrificaran dríadas cautivas y espíritus del bosque tomados de los bosques debilitados por la plaga de Verdia. Cuando el acto de matar en nombre de Tzeentch se convirtió en una segunda naturaleza para ellos, se introdujo el sacrificio humano y finalmente se selló la condenación de los aspirantes. De modo que el Culto Esoterico se hizo realmente poderoso, como lo habían hecho cien cultos antes.

Raro es un culto que cuenta con un solo hechicero, ya que su comandante normalmente forma una camarilla, un pequeño círculo interno de líderes, todos los cuales son maestros de la hechicería. Se deben reclutar y entrenar nuevos cultistas, y aquellos que pasen las pruebas rituales deben ser formados en aquelarres. Todos los cultistas y los lugares de reunión deben estar ocultos de ser detectados a través de la ilusión, la mala dirección y el asesinato. El secreto está en el corazón de la cábala y una gran parte de los poderes mágicos de los líderes están dirigidos a ocultar el creciente número de su culto. De esta manera, se han sembrado muchos cultos en los Reinos Mortales, y solo Tzeentch sabe el número exacto y la ubicación de todos ellos.

A medida que los cultos se hacen más grandes, corren el riesgo de exponer su naturaleza encubierta, por lo que la metamorfosis se vuelve necesaria. Al llenar su cábala y aquelarres a un múltiplo de nueve, un culto se dividirá y sus miembros se ramificarán, justo cuando la orden de Tri'chlan sembró las semillas del Culto de la Bendita Transición, que adora las mutaciones. Tal es el camino de la ambición, y tal es el camino de Tzeentch. De hecho, son solo los ambiciosos los que buscan voluntariamente entrar en una de estas sociedades ocultas, ansiosos por aprender secretos, ascender de Acólito a Adepto, unirse a la camarilla interna y, finalmente, liderar un culto ellos mismos. Cada nueva etapa del avance de un cultista desbloquea más conocimientos, que absorben con voracidad. Mientras lo hacen, todos los miembros del aquelarre compiten por los elogios de sus líderes, al igual que la camarilla busca las bendiciones oscuras de poderes aún más altos, invocando a los Señores del Cambio o al todopoderoso Tzeentch.

Cultos secretos[editar | editar código]

Los cultos arcanitas son organizaciones secretas y clandestinas ocultas por la ilusión y el engaño. Aunque están dedicados al cambio y la caída del Orden, hay algún método para la locura que une a cada culto. A la cabeza siempre hay una camarilla, y debajo de ellos hay un grupo de tres o más aquelarres que cumplen sus órdenes.

Cada Culto Arcanita en toda regla es un gran conjunto de adoradores mortales de Tzeentch, que van desde facciones de noventa y nueve almas hasta vastas organizaciones que se cuentan por miles. Cada culto está dirigido por un grupo pequeño pero poderoso de guerreros hechiceros conocidos como una camarilla, y puede tener más aliados en forma de secuaces e invitados de honor.

Cada uno de los cultos arcanitas está completamente dedicado a cumplir los objetivos de su deidad, pero al igual que las convocatorias de los demonios de Tzeentch, cada culto lo hace favoreciendo uno de los muchos aspectos de su dios. Aquellos que acuden a las banderas del Culto de los Oráculos están impregnados de presagios, portentos y profecías precognitivos; sus acciones, intrigas y guerras se basan en la naturaleza predictiva de su visión del futuro. El Culto de la Forma Transitoria, sin embargo, favorece las mutaciones y la magia de cambio para lograr sus fines, mientras que el Culto de los Mil Ojos prefiere trabajar detrás de un velo de secreto, lanzando hechizos de manipulación y control. Naturalmente, cada uno de los grandes cultos se considera superior a sus hermanos y se esfuerza por mantener su ascendencia. La guerra abierta entre las sectas es rara pero no inaudita, y las traiciones y las luchas por el poder son frecuentes.

Un culto arcanita generalmente contiene de tres a nueve aquelarres. Los Aquelarres son grupos distintos de devotos formados, a su vez, por tres grupos separados conocidos como sectas. Cuando un culto tiene un múltiplo de nueve aquelarres, se mantendrá en el número sagrado dividiéndose, tal como un Horror se divide o un pez éter globular se divide al hartarse de la pura magia del reino de Tzeentch. Los aquelarres extraños adquieren entonces una nueva identidad y nombre. Estos "cultos astillados" a menudo compartirán los mismos colores de armadura y aspectos de iconografía que su culto padre, y lucharán junto a ellos con escasos pensamientos de traición.

Muchos rituales de culto importantes son llevados a cabo no por la camarilla sino por sus lugartenientes y subordinados. Algunos de estos secuaces están aliados exclusivamente con ciertos cultos, pero otros se pueden encontrar en todo el espectro. Quizás el teniente más visto es el Maldito, también conocido como Ojo de Tzeentch. Este es un mago cuyo cuerpo alberga un Tretchlet, un demonio menor que injerta o brota de su portador, confiriéndole dones extraños y susurrando consejos. La capacidad del Tretchlet para detectar mentiras y recoger los secretos más íntimos de una persona hace que los Curselings sean excelentes en su papel de probar a los aspirantes al culto. Las almas de aquellos considerados indignos se alimentan del siniestro Tretchlet, creando así una simbiosis entre hechicero y espíritu. Más extraños aún son los Ogroid Thaumaturges, seres descomunales que arden desde dentro con llamas sobrenaturales. Poco se sabe de estos misteriosos brutos, pero están impregnados de un saber oscuro y su dominio de las llamas de Tzeentch es insuperable. Dentro de los Cultos Arcanitas, los Ogroid Thaumaturges tienen títulos como Thaumapriest o Master of Faneflame, ya que lideran los rituales que invocan el fuego de disformidad y enseñan sus secretos a los Kairic Acolytes.

Existen otros tipos de lugartenientes, como los Totemshriekers y los Cuernos Profeticos. Tampoco es inusual que los Cultos Arcanitas ayuda del Reino del Caos o incluso soliciten la ayuda de un Príncipe Demonio, aunque no siempre está claro quién controla a quién.

De vez en cuando, uno de los Gaunt Summoners puede asumir el mando de un Culto Arcanita, o tal vez simplemente unirse a él por un tiempo para servir a sus propios propósitos nefastos. Como sólo existen nueve de estos seres terriblemente poderosos, todos los cultistas de Tzeentch los veneran enormemente.

 Leer más[editar | editar código]

Categoría: Personajes Arcanitas de Tzeentch

Categoría: Rangos Arcanitas de Tzeentch

Categoría: Tropas Arcanitas de Tzeentch

Fuentes[editar | editar código]

  • Battletome Disciples of Tzeentch (2020)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.