Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Archaón age of sigmar art sigmaroteca.jpg

Archaón es la sombra del Caos que cae sobre los Reinos Mortales y su nombre solo se pronuncia en susurros temblorosos entre caudillos y reyes, puesto que él es el mayor de los campeones de los Dioses Oscuros. Es conocido como el Gran Mariscal del Apocalipsis, el Elegido, la perdición de todos, el Rey de Tres Ojos, la Cuchilla del Mundo, o el Depredador Sediento.

Ël es la voluntad encarnada de los Dioses del Caos, y el señor de cada guerrero mortal y demoníaco del Caos que marcha a la batalla a través de los reinos mortales. Al lado del Everchosen marchan a la batalla sus elegidos.

Historia[]

Entre los Campeones del Caos, Archaon es único. Él es el Gran Mariscal Exaltado del Apocalipsis, el favorito del panteón, y bajo su mando se rehacen los Reinos Mortales a la imagen del Caos. Detrás de él, los ejércitos de los Poderes Ruinosos marchan como uno solo, forjados en una sola fuerza aterradora por la voluntad de los Elegidos.

Cada adorador o bestia del Caos que camina, se desliza o trota le debe reverencia a Archaon. Es menos un hombre que un semidiós de los Poderes Oscuros, el comandante elegido de sus infernales huestes. Sin embargo, Everchosen no es una mera marioneta. Se ha ganado su posición a través del poder, la astucia y una determinación absoluta que ha visto la ruina de mundos enteros. Si los Dioses del Caos logran alguna vez conquistar los Reinos Mortales, es casi seguro que se deba en gran parte a Archaon.

Los orígenes de Archaon están envueltos en misterio. Pocas son las almas que conocen la verdad de su pasado. En la época del mundo que era, Archaon llevaba un nombre diferente y luchó como un devoto templario de Sigmar. Al leer los escritos apocalípticos del profeta Necrodomo, aprendió una verdad terrible sobre la divinidad del Heldenhammer que rompió todas sus certezas. Tomando el nombre de Archaon, juró alcanzar el manto de Everchosen y vengarse de su antiguo señor. Sin embargo, en todos los reinos se han difundido otras historias sobre Archaon. Algunos creen que fue un gran emperador azirita que gobernó antes de la llegada de Sigmar, y que juró al Caos igualar el poder del advenedizo Rey-Dios. Muchas tribus creen que Archaon es simplemente una manifestación de los Poderes Oscuros, que cuando surgió el Caos, también lo hizo su mayor campeón. Las tribus de las Bestias Indomadas lo honran como el Devorador de Mundos, mientras que los sombríos Corvus Cabal lo ve como un avatar de su avaricioso dios-demonio, el Gran Recolector.

El estatus todopoderoso de Archaon se demuestra a través de su porte de los artefactos legendarios conocidos como los Seis Tesoros del Caos. No se trata de simples baratijas; cada uno es un elemento antiguo impregnado de un poder terrible, y eso marca su estatus como Everchosen. Sobre la frente de Archaon arde la Marca del Ascendente del Caos, el más raro de los sigilos que denota el favor de todos los dioses. Dentro de un surco en la Corona de Dominación se encuentra el Ojo de Sheerian, arrancado del vientre del Dragón del Caos conocido como Flamefang y que le otorga al Everchosen un grado de previsión, un hecho que, combinado con la brillantez táctica de Archaon, lo hace casi imposible de superarse en la batalla. La Armadura de Morkar es casi impermeable a los golpes, y una vez fue usada por el primero en llevar el manto de Everchosen en las profundidades de la prehistoria. Quizás el más infame de estos artefactos es el Asesino de Reyes. Dentro de esta espada legendaria se encuentra la esencia del demonio U’zuhl, que se deleita, y sobresale, en devorar las almas de monarcas y campeones.

Aunque libra sus guerras y lidera sus ejércitos, los Dioses del Caos miran a Archaon con cierta inquietud, tal vez incluso con miedo. Tienen razón al hacerlo. Cada uno de los Hermanos en la Oscuridad ha intentado convencer a los Elegidos para su servicio exclusivo, y cada uno ha fallado, el más poderoso de sus sirvientes ha sido asesinado por Archaon o destrozado por su monstruosa montura, Dorghar. Dentro de los confines abisales de su alma, hay una parte de Archaon, o tal vez el hombre que alguna vez pudo haber sido, que mira las maquinaciones de todas las deidades, ya sean uno de los fracasados ​​panteones de Sigmar o sus propios supuestos maestros, con desprecio. . Muchos de los que juraron el Caos llevan la marca de Everchosen por encima de cualquier parte del panteón oscuro. Hay quienes susurran que si Archaon alguna vez logra su objetivo final de aplastar a los Reinos Mortales bajo su talón, no habrá dioses que jueguen con las vidas de los mortales, nada, salvo los estandartes negros de los Everchosen levantados a lo largo y amplitud de cada reino.

Descripción y Equipo[]

Cubierto por los dones de los Dioses Oscuros, Archaon viste la Armadura de Morkar y luce numerosas marcas del Caos inscritas, así como runas de protección y malicia. Su escudo muestra los símbolos de los Dioses Oscuros y en su diestra sostiene la legendaria espada demoníaca Matarreyes. Porta asimismo el Ojo de Sheerian y la Corona de la Dominación.

Su enorme montura alada Dorghar ha sufrido incontables mutaciones horrendas mientras consumía las almas de los enemigos a los que ha vencido Archaón: grandes alas, tres cabezas demoníacas, colas gemelas y los rostros de los desafortunados Eternos de la Tormenta cuyas almas ha consumido, que se retuercen en su piel. Cada una de las cabezas demoníacas de Dorghar posee un nombre y características propias:

  • Escupeinmundicias: La cabeza de Nurgle de Dorghar lanza vómitos inflingendo daño a los enemigos cercanos.
  • Devoracráneos: La cabeza de Khorne de Dorghar devora los cráneos de los enemigos curando las heridas de Archaón en el proceso.
  • Comehechizos: Al derrotar a practicante de magia, la cabeza de Tzeentch de Dorghar lo devora aprendiendo cualquier hechizo que conociera y enseñándoselo a Archaon.

Miniatura[]

Imágenes[]

Fuentes[]

Advertisement