Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Cuando el caos del Arcanum Optimar se apoderó de los Reinos Mortales, las largamente ocultas Criptormentas de Sigmar quedaron expuestas y los tesoros que contenían quedaron al alcance de aquellos lo suficientemente valientes o temerarios como para reclamarlos. En la región de Rondhol de las Torres Centrales de Ghur, Skragrott el Rey Chiflado reunió una gran horda de destrucción tan vasta que Gordrakk, el Puño de Gorko, accedió a liderarla. Un Pisotón gigantesco, dirigido por Broguph Murgg con sus hermanos Slorgo y Mangor como sus lugartenientes, formó la vanguardia. El objetivo de su ataque era Criptocolmillo, en las Rondhol Scarland, pues Skragrott había adivinado que esta fortaleza montañosa contenía el Fragmento de Basha, uno del garrote del mismísimo Gorkamorka y que se había roto en su duelo con Sigmar. La leyenda decía que cualquiera que empuñara el garrote podría canalizar la inmensa fuerza del dios pielverde, y aunque Skragrott era demasiado pequeño para hacerlo, un Megagargante bajo su hechizo sería un aliado formidable. Cuando la Luna Mala se elevó, tal como lo había previsto, el Rey Chiflado convocó una lluvia de meteoros irregulares con forma de dientes para estrellarlos contra la Criptocolmillo, destruir sus mecanismos de protección y forzar la puerta entreabierta.

Mas la Criptormenta estaba lejos de estar indefensa. Los bosques en la ladera de la montaña se estremecieron cuando una fuerza de Sylvaneth salió en su defensa, acompañada por una hermandad de los elegidos de Sigmar moviéndose en apoyo. Touramos, Lord-Arcanum de los Martillos de Sigmar, condujo a varias cámaras de sus parientes desde cielos tormentosos para evitar que la alianza de Skragrott lograra entrar a la bóveda. Reforzados por Fyreslayers de la logia Vostarg, los Stormcast Eternals hicieron retroceder a los orruks que Gordrakk envió a la refriega, incluso cuando una horda de Spiderfang Grots emboscó a los Sylvaneth. La magia celestial de Touramos hirió gravemente a Broguph, electrocutando violentamente al gargante mientras intentaba meter al Lord-Arcanum en su red. Maltrecho, Broguph se vio obligado a subir pesadamente hasta terreno seguro.

Slorgo Murgg atravesó la batalla, frunciendo el ceño cuando las flechas de los Judicator sobresalieron de su piel. Parecía imparable, hasta que una carga montada desde la Cámara Extremis, liderada por Sargassus Hueste Celestial y el propio Celestant-Prime le derribara con la fuerza meteórica de su asalto. Con todo, Mangor llegó a las puertas de Criptocolmillo. Después de golpearlas una y otra vez con una piedra del tamaño de una letrina, comenzó a abrirlas aún más, cortando el estruendo de la batalla con el chirrido de mecanismos de relojería e hidráulicos torturados.

Fue suficiente. Aunque Mangor se vio obligado a retroceder, rechazando a los Fyreslayers que le atacaban los tobillos, Skragrott y un enjambre de Moonclan Grots con túnicas se escabulleron lejos de la multitud de Prosecutors que hacían llover fuego sobre ellos y lograron entrar en Bóveda Colmillo. Momentos después, los Stormcast Eternals y Duardin fueron acosados ​​por el precipitado asalto de Gordrakk. Por un momento horrible, pareció como si las bandas de grots de Skragrott aseguraran su premio. Luego, los líderes Fyreslayer invocaron sus hechizos más potentes, dando forma al magma de la tierra para que se abriera paso a través del techo montañoso de la Criptormenta. Bael-Grimnir le gritó su plan a Touramos, y el mago se elevó a los cielos sobre su corcel alado, lanzando rayos a Mangor mientras defendía la puerta. Enfurecido más allá de lo razonable, el megagargante subió la ladera de la montaña en su persecución. Con el inmenso peso de Mangor sobre el techo debilitado por el magma de Criptocolmillo, este cedió. La ladera de la montaña se derrumbó, enterrando la Criptormenta bajo miles de toneladas de escombros. Aunque Skragrott ha resurgido desde entonces, y Mangor y los hermanos Murgg se han recuperado en gran medida, el Fragmento de Basha ha sido sellado una vez más. Solo el tiempo dirá si alguna vez será desenterrado.

Fuentes[]

  • Destruction Battletome: Sons of Behemat (2.ª Edición)
    • Pág. 17
Advertisement