Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Aspiria-1-1024x773.jpg

Hogar de los Magos Brillantes más poderosos de todos los Reinos Mortales, la historia de Aspiria se remonta a la Era de los Mitos. Siempre parece que el destino de Aspiria ha estado ligado con el de su vecino, Bataar. Los Aspirianos son un pueblo reflexivo y se los considera entre los Aqshianos más tranquilos y bien hablados, aun así, esto no los hace menos volátiles según los estándares de los forasteros.

Los Aspirianos nunca fueron un solo reino unido, una vez fueron una serie de ciudades-estado magocráticas independientes. Cada ciudad enviaba a un miembro del consejo de magos gobernantes de la ciudad, para sentarse en El Consejo de la Pira, que dirigía todos los esfuerzos del conjunto de ciudades que conformaban Aspiria. Todas las ciudadelas, excepto Lumnos cayeron en la era del Caos, y hoy en día El Consejo de la Pira se ha convertido en un consejo de guerra. Se coordinan con los Stormcast Eternals y otros aliados en la guerra en curso con las fuerzas de Tzeentch.

La leyenda sostiene que una grupo de hechiceros brillantes y sus seguidores, que se habían separado del Imperio Agloraxi, fueron los fundadores de Aspiria. Los Arch-Domini solían subyugar a cualquiera que se atreviera a desafiarlos; pues solo respetaban el poder mágico, el cual tenían en abundancia. Quizás los Aspirianos simplemente eligieron bien su momento, partiendo justo después de que el Arch-Domini se despreocupase de ellos. Fuesen cuales fueran sus razones, los Agloraxi dejaron que los Aspirianos se marcharan sin luchar. Las relaciones entre los dos pueblos siguieron siendo lo suficientemente cordiales como para que siglos después, el Arch-Domini decidiera dejar una serie de ciudadelas encantadas, ubicadas a lo largo de la costa del Océano de Espadas, al cuidado de los Aspirianos. Sin embargo, y siguiendo el estilo típico de Agloraxi, solo se molestaron en explicar la función y el propósito de un pequeño puñado de las ciudadelas. El resto de ciudadelas, las dejaron a propósito como un desafío para que sus compañeros magos los superaran. Algunas de las ciudadelas siguen siendo acertijos místicos sin resolver incluso hoy en día.

Hay pocas formas de llegar a Aspiria desde el este por tierra. El único paso terrestre que une las tierras centrales de El Gran Erial con las tierras del oeste, es el Puente de la Bestia, que pasa por Vitrolia. Hace mucho tiempo, un enorme ¡Waaagh! de guerreros Orruk obligao a los Aspirianos a convocar a los espíritus de fuego, para incendiar los bosques inflamables conocidos actualmente como Los bosques encendidos. Estos bosques cubren una gran parte del Puente de las Bestias y siguen ardiendo hasta el día de hoy, dividiéndo El Gran Erial entre el este y el oeste. Aunque la barrera en llamas resultó ventajosa, ya que protegía el comercio entre los aspirianos y los bataari, los aisló del este de Aqshy. Si los gregarios Bataari y los constantes Aspirianos hubieran mantenido contacto con los testarudos Aqshianos orientales, la historia podría haberse desarrollado de manera diferente, y es posible que muchos no hubieran caído en las luchas internas y las tentaciones del Caos.

Muchos aspirianos nunca se han perdonado del todo lo que ahora ven como un terrible error de juicio de su gente, uno que todavía buscan enmendar. Los magos aspirianos ofrecen regularmente sus servicios para ayudar a quemar la mancha del Caos de El Gran Erial. Los magos de batalla aspirianos apoyan regularmente a los Stormcast Eternals y a otros ejércitos de las fuerzas del orden.


Sitios importantes:[]


Fuentes[]

AoS Soulbound Corebook (pág 208 -211)

Advertisement