Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Auric Runesmiter.jpg

Los Auric Runesmiters han sido bendecidos por Grimnir con el poder de percibir y potenciar el ur-oro. Las retumbantes oraciones de un Runesmiter en el campo de batalla pueden infundir en los guerreros de la logia un vigor ardiente, pero también pueden agitar la sangre fundida de la tierra. Los ríos de magma se desvían a su orden, creando túneles subterráneos que los Fyreslayers pueden usar para flanquear a sus enemigos.

Descripción[]

Los Runesmiters son los sacerdotes de guerra de su logia. Es en el fragor del combate donde hacen su trabajo, ya que su patrón es un dios de la guerra, no una deidad benigna y contemplativa. Solo en medio del choque de armas, los gritos de los moribundos y el hedor cobrizo de la sangre están los Runesmiters verdaderamente en su elemento. Cantando invocaciones y blandiendo sus armas de oficio, invocan el poder de Grimnir. A medida que su canción de guerra se desarrolla en un creciente crescendo, da vida a las energías de su dios caído. Las runas ur-oro cercanas brillan intensamente, imbuyendo a los que las soportan con poder caído.

Ya sea a pie o montando un Magmadroth, los Runersmiters prefieren cargar en la vorágine del combate cuerpo a cuerpo, donde sus habilidades son más necesarias. Para ellos, el calor de la batalla es literal, ya que su canto hace que los Runesmiters irradien ondas de energía abrasadora. Tal es la intensidad de estos sacerdotes guerreros que su propia vehemencia, una especie de alegría de batalla, se irradia hacia afuera, provocando runas de oro y un brillo chispeante que llena los Fyreslayers cercanos con vigor y furia.

La liberación de las energías de Grimnir solo puede ocurrir en el fuego de la batalla. Es este acto al que los Fyreslayers han dedicado sus propias vidas, porque este es el apogeo de su religión: un pináculo de feroz alegría por la liberación final del espíritu atrapado de su dios. No es suficiente simplemente liberar las energías del ur-oro, sino usar esa fuerza en combate: este acto solo es un tributo digno de Grimnir. Varias logias reaccionan a tales agitaciones divinas de diferentes maneras. Los guerreros de la logia Vostarg alzan sus voces para unirse a las de sus Runesmiters, mientras que Greyfyrd se inspira para gritar sus propios juramentos de guerra y lanzar maldiciones a sus enemigos en su lengua dura e implacable. Otros, como los de la logia Lofnir, son vencidos por una manía, crujiendo los dientes y haciendo ruidos salvajes subrayados por el silbido de las llamas crecientes que arden con mayor intensidad en los ejes de sus hachas de fyresteel.

Más allá de la capacidad de encender las energías latentes dentro de las runas ur-oro, los Runesmiters han desarrollado otros poderes más elementales. Desde su comprensión del metal y la roca, son capaces de controlar las fuerzas mágicas, convocando tormentas de ceniza o envolviendo las garras de sus Magmadroth en llamas. Con sus pies en contacto con el suelo, pueden entrar en un estado de trance, usando sus mentes para mover rocas fundidas y perforar túneles temporales a través de la tierra. Usando esta habilidad, los Runesmiters a menudo lideran una formación de Fyreslayers para atacar a los ejércitos enemigos desde un cuarto inesperado, mientras el duardin carga repentinamente desde un brillante túnel subterráneo que se abre justo ante los ojos de los enemigos.

Armamento[]

Todos los Auric Runesmiters blanden un hacha llave, y muchos llevan consigo también hachas arrojadizas de fuegoacero. Algunos también llevan un hierro rúnico, que es tanto un arma como una herramienta de su oficio. Si un Runesmiter se muestra lo bastante digno, puede llevar en su lugar una Llave de la Forja, un artefacto de puro ur-oro forjado a partir de los restos de un Auric Runefather fallecido, el cual tiene poderes tanto místicos como simbólicos.

Los Runesmiter pueden ir a la batalla sobre un altar rúnico rematado por un brasero, del que saltan chispas cuando despierta las runas de ur-oro de sus hermanos Fyreslayers, colocado a lomos de un terrorífico Magmadroth, una criatura volcánica con llamas en las venas. Es su deber sagrado despertar al espíritu de Grimnir adormecido en el interior de los guerreros de la logia, una tarea que lleva a cabo incluso en medio del furioso combate, al tiempo que derriba enemigos con su hacha llave o hace que su montura los inmole con su aliento de horno.

Miniaturas[]

Auric Runesmiter en Magmadroth

Auric Runesmiter a pie

Fuentes[]

  • White Dwarf Weekly nº 103.
Advertisement