Mapa de Bataar

Para los Bataari, la vida es un juego desafiante en el que gana quien se divierta más en el camino. Ampliamente famosos entre El Gran Erial por sus astutos comerciantes, corazones cálidos, trueques despiadados y naturaleza alegre, los Bataari son una contradicción inexplicable, que afirman mantiene la vida interesante. Su larga y amistosa rivalidad con sus vecinos aspirianos se remonta a antes de su historia registrada. Les gusta decir que hablaron con los Aspirianos sobre su punto de vista, mientras que los Aspirianos simplemente se ríen y afirman que los Bataari los desgastaron con generosos obsequios, fiestas lujosas y vino excepcional, seguidos de un sutil chantaje.

Las arañas de fuego, una de las fuentes más inusuales de la fortuna de Bataar, pueden haber sido masacradas por gente más corta de miras. Los siempre emprendedores Bataari han domesticado, entablado amistad o doblegado a estas bestias depredadores. Que y como lo han echo es un secreto muy bien guardado, con el cual han asegurando su suministro de red mágica para tejerla y poder convertirla en seda de fuego. Cálida en invierno, fresca en tiempos calurosos y capaz de contener cualquier cantidad de colores que ondean y parpadean en su superficie como llamas vivas, la seda de fuego de Bataar siempre ha tenido una demanda en los Reinos Mortales, desde las alturas de Azyr hasta las profundidades de Shyish.

Con la seda de fuego como base, los Bataari construyeron un imperio comercial en todos los reinos, uno que se hizo aun más poderoso una vez que comenzaron a actuar como intermediarios habituales para los Aspirianos y ocasionalmente comerciando con objetos fabricados por los herreros de los Fyreslayers del Monte Vostargi. El éxito de los Bataari fue tal que tuvieron motivos para construir una extensa ruta comercial desde sus reinos hacia el este, pasando por Gatelands y, finalmente, por Puente de la Bestia. La carretera pavimentada se conoció como "la pista dorada". Con sus inmensas fortunas, los Bataari construyeron la Armada de Hierro, y los agradecidos Aspirianos ayudaron a que su famoso Mercado Flotante se elevara por los cielos.

Con la llegada del Caos, Bataar fue casi destruido. Las fuerzas del Dios de la Plaga aniquilaron la Armada de Hierro. Tal fue el grado de destrucción, que sus tumbas oceánicas todavía se conocen como "La pesadilla de la Armada". Debido a su naturaleza aerotransportada, solo el Mercado Flotante sobrevivió, aunque fue gracias a que sus defensores recurrieron a cañones aspirianos y armas mágicas que rara vez se usaban.

Aquellos Bataari que no pudieron huir fueron esclavizados y forzados a caminar a lo largo de la afilada roca de su gran ruta comercial con los pies descalzos. Sus crueles captores los obligaron a llevar también sus bienes terrenales y se rieron de buena gana mientras los Bataari luchaban bajo el peso de lo que los esclavistas veían como oro sin valor. El camino pavimentado ahora se conoce como el Camino Ensangrentado, pero los Bataari supervivientes ven ese camino de una manera completamente diferente de lo que uno podría pensar, ya que las fuerzas del Caos subestimaron en gran medida la determinación de un pueblo que consideraban débil.

Los Bataari habían comerciado con los Fyreslayers durante más de mil años y sabían que su oro no era inútil. Lo que no pudieron cargar, lo enterraron en secreto, ocultándolo para usarlo en el momento oportuno. El Mercado Flotante finalmente se convirtió en la Ciudad Flotante, y durante muchos años, los relativamente pocos Bataari libres trabajaron para ayudar a sus hermanos esclavizados cuando y donde pudieron. Con la llegada de la tormenta de Sigmar, los Bataari ejecutaron su gran artimaña planeada durante mucho tiempo. Los emisarios de la Ciudad Flotante viajaron al Monte Vostargi y contrataron tantas logias de Fyreslayer como estuvieran dispuestas a ayudarlos a liberar a su gente así como cualquier territorio de Bataar que pudieran de las garras del Caos. Finalmente, después de tres años, tanto las fuerzas del Dios de la Sangre como las del Señor de la Plaga estacionada en los antiguos territorios de Bataar habían sido reducidas drásticamente, y los pocos Bataari que quedaban fueron liberados de la esclavitud.

Desde el final de las Guerras por los Portales, los Bataari han vuelto una vez más a su actividad comercial. Bataar sigue siendo un sitio peligroso para viajar, ya que muchas bestias salvajes y peligrosas habitan en la región, y las fuerzas de los Dioses Oscuros buscan activamente venganza por sus hermanos asesinados. Los hedonistas conocidos como los Scalped controlan partes del este, las bandas de guerra del Caos acechan por todo Bataar, y grandes bandas de la Goretide amenazan las Gatelands. Aun así, el Camino Ensangrentado está en uso una vez más y desde entonces se ha convertido en un símbolo del orgulloso Bataar, un reconocimiento tanto de su astucia como de su resolución, aunque aquellos que lo atraviesan generalmente viajan con mercenarios Fyreslayer de la logia Hermdar.

Los Comerciantes Lejanos de Bataar han comenzado a hacer incursiones en los Reinos Mortales y apenas pueden satisfacer las demandas de seda de fuego. Si bien los Bataari comercian felizmente con las ciudades Azyritas del este, han sido cautelosos al tratar con su gente. Los Bataari aprecian la ayuda de los Stormcast Eternals, pero en general, no adoran activamente a Sigmar. Los Bataari miran con recelo los sistemas monetarios usados por los Azyritas, prefiriendo el trueque, el comercio de bienes y el negocio de favores por encima de la moneda simple, aunque ciertamente no se oponen al oro. Los Bataari estuvieron encantados de conocer a los Kharadron Overlords, a quienes ven como una competencia digna. Los Duardin aerotransportados, por su parte, todavía no saben muy bien como tratar con los Bataari. Sin embargo, han aprendido a lo largo de los años que incluso si los Bataari se niegan a luchar directamente con las armas por cuestiones comerciales, terminan ganando contratos con regularidad, y sus sonrisas siempre son genuinas cuando pronuncian el antiguo lema de su tierra: Bataar Prospera.


Sitios importantes:[editar | editar código]


Fuentes:[editar | editar código]

AoS Soulbound Corebook (pág 211 -213)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.