Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Logo orden ilustracion 1.jpg

La Batalla de la Puerta de la Ira fue uno de los grandes enfrentamientos de las Guerras por los Portales. No solamente por la cantidad de tropas implicadas, sino por la relevancia de la batalla puesto que determinó tanto la expansión futura de las fuerzas sigmaritas en Aqshy como la seguridad e integridad del Reino de Azyr.

 Antecedentes[]

La Batalla del Portal Susurrante

Durante la Batalla del Portal Susurrante Vandus Hammerhand tuvo una visión en la que descubrió que su oponente, el campeón de Khorne Korghos Khul controlaba un portal que conectaba con los reinos infernales. Aún contraviniendo las órdenes del propio Sigmar, Vandus partió con sus tropas en dirección a la fortaleza de Korghos para destruir el portal antes de que se viera comprometida no solo la conquista de la Península Brimstone, sino la seguridad de la propia Azyr.

Vandus le confió su plan al Lord-Relictor de los Hammerhands, su camarada y amigo Ionus Cryptborn. A Ionus se le había encomendado la misión de dirigirse al mando de una Cámara Ejemplar a conquistar los distintos torreones de vigilancia que tachonaban la Península Brimstone. El Lord-Relictor, aunque confiaba plenamente en Vandus, no se atrevía a desobedecer las órdenes del propio Sigmar en pos de una visiones de dudosa procedencia. Sin embargo Vandus le recordó que ocho de los torreones que debía atacar rodeaban la fortaleza de Khul con lo que Ionus podía ayudarle y seguir sus órdenes simultáneamente. De esta manera Vandus ganó un importante aliado para su causa y debilitó enormemente a su enemigo ya que más tarde se descubriría que los ocho torreones estaban situados en lugares de enorme poder mágico y tenían la función de mantener el portal al reino de Khorne abierto indefinidamente.

Ionus Cryptborn

Mientras Ionus se dirigió directamente en dirección a la fortaleza de Khul, Vandus ejecutó con su Hermandad del Trueno un movimiento en pinza a través del Delta Ígneo con la intención de atacar en dos direcciones la fortaleza. Durante su trayecto encontró una fuerte oposición enemiga, aunque también obtuvo un nuevo aliado tras ayudar al ejército de su camarada Jactos Goldenmane. En la Batalla de la Cresta Volatus el ejército de Jactos se encontraba rodeado de enemigos, pero con la ayuda inesperada de las tropas de Vandus derrotaron al enemigo. Ambas fuerzas se dirigieron hacia la fortaleza por rutas paralelas, aunque Jactos Goldenmane aceleró el paso de su ejército para llegar el primero a la fortaleza enemiga y compensar sus anteriores errores de mando eliminando a Korghos Khul en combate singular.

Ionus Cryptborn por su parte triunfó en la conocida como Batalla de la Torre de Bronce y partió junto a sus tropas supervivientes para apoyar el ataque de Vandus y Jactos. Además, otros destacamentos de Stormcast Eternals habían sido desplegados cerca de la fortaleza de Korghos con la orden de impedir que llegaran refuerzos enemigos. En concreto una hueste de Leones de Sigmar​ habían sido desplegados al noroeste de la fortaleza, mientras que un destacamento de Anvils of Heldenhammer fue enviado a defender el Puente de Obsidiana.

Korghos Khul

La visión de Vandus fue acertada. Korghos Khul había sobrevivido a la batalla anterior y no solo había puesto en funcionamiento un portal al reino de Khorne conocido como la Puerta de la Ira, sino que ya había empezado a recibir refuerzos demoníacos. Sin embargo la naturaleza belicosa de las fuerzas de Khorne hizo que estas se dispersaran por toda la Península lanzándose al ataque contra los diversos ejércitos que Sigmar habia desplegado en la región, prestando apenas atención a la defensa de sus posiciones. En este contexto, la maniobra de flanqueo de Vandus fue exitosa y le permitió llegar hasta el corazón de la misma fortaleza enemiga.

Pero por su parte Korghos Khul tenía un plan propio. Consciente de que las fuerzas sigmaritas se acercaban a su fortaleza no le importaba este hecho, sino que lo esperaba con avidez. Su gigantesca Pirámide Roja estaba casi completa. Solo neesitaba conseguir el cráneo de un oponente inmortal para completar la ofrenda definitiva a su dios, ofrenda con la que aspiraba a conseguir la demonicidad.

Fuerzas en Combate[]

Vandus Hammerhand

Fuerzas del Orden[]

Por parte de las fuerzas del orden uno de los contingentes estuvo compuesto por una Hermandad del Trueno formada por miembros de la Cámara Guerrera de los Hammerhands. Al mando estuvo el Lord Celestant Vandus Hammerhand, acompañado del Knight Heraldor Laudus Skythunder. Sus oficiales fueron el Retributor Prime Sagus, el Liberator Prime Dacanthos, el Judicator Prime Malactus, y sustituyendo al Prosecutor Prime Anactos Skyhelm, el cual había muerto en la Batalla del Portal Susurrante, el Prosecutor Kyrus.

El segundo contingente estuvo compuesto por miembros de la Cámara Guerrera de los Goldenmanes. Al mando estuvo el Lord Celestant Jactos Goldenmane. Su lugarteniente fue el Lord Castellant Neros. Entre sus oficiales conocemos al Retributor Prime Priandus.

El tercer contingente de las fuerzas del orden estuvo compuesto por una Cámara Ejemplar. Al mando estuvo el Lord-Relictor Ionus Cryptborn. Sus oficiales fueron el Retributor Prime Theodrus y el Prosecutor Prime Sturmannon.

Un contingente de Leones de Sigmar, del que sabemos contaba con bastantes Judicators, fue desplegado en el noroeste del portal para evitar que llegaran refuerzos enemigos.

Finalmente al Puente de Obsidiana fue enviado un destacamento de Anvils of Heldenhammer con la misión de que fuerzas enemigas no cruzaran el Rio Magmus.

Fuerzas del Caos[]

Korghos Khul

Defendiendo el portal se encontraba una enorme hueste formada por miembros de la Goretide al mando de Korghos Khul.

Durante toda la batalla, fueron llegando refuerzos demoníacos desde la Puerta de la Ira.

En la otra orilla del Rio Magmus, intentando cruzar el Puente de Obsidiana se encontraban fuerzas de la Goretide, destacando varias tribus de bersekers Wrathmongers.

Finalmente al noroeste de la fortaleza habían asimismo fuerzas de la Goretide, destacando un destacamento de Khorgoraths liderados por Vekh the Flayer.

Terreno[]

La batalla tuvo lugar tanto dentro como en las inmediaciones de la Fortaleza de Korghos Khul. Los puntos clave para la batalla fueron la Puerta de la Ira, la Pirámide Roja de Khul, y el Puente de Obsidiana.

Desarrollo de la Batalla[]

Movimientos efectuados por las distintas fuerzas durante la batalla

Dado que Jactos Goldenmane decidió forzar la marcha para llegar al combate antes que sus camaradas Hammerhands, fueron sus tropas las primeras que tomaron contacto con tropas enemigas. Korghos Khul, al ver llegar a sus enemigos, supo que no se encontraba Vandus Hammerhand entre ellos. Sin embargo para completar su pirámide le bastaba con el cráneo del líder de los Goldenmanes, por lo que ordenó a sus tropas que permitieran que este se acercara a su posición. Jactos Goldenmane interpretó erroneamente esta situación y, viendo la posibilidad de enfrentarse al líder enemigo, se dirigió hacia el mismo dividiendo en dos su hueste.

Korghos Khul desafió y derrotó a Jactos Goldenmane

Cuando los líderes enemigos se encontraron frente a frente, tuvo lugar un frenético combate entre ambos. Jactos era un espadachín consumado, pero finalmente la fuerza y veteranía de Korghos se impuso y terminó decapitando a su enemigo. El Lord Castellant Neros contempló angustiado como su líder fue derrotado y, rodeado de enemigos, preparó a sus tropas para la última resistencia.

Mientras tanto las tropas de Vandus Hammerhand habían llegado finalmente a las inmediaciones de la Puerta de la Ira para comprobar que sus aliados se habían adelantado, poniendo en peligro toda la estrategia conjunta. Aun así Vandus, consciente de lo que estaba en juego, ordenó a sus tropas que fueran en auxilio de los Goldenmanes.

Vandus Hammerhand fue trasladado mediante un relámpago a la base de la Pirámide Roja de Khul

Fue en ese momento cuando las tropas de Ionus Cryptborn aparecieron por el sur, salvando a Neros y sus camaradas de una muerte segura. Fue Ionus quién se dió cuenta de que Korghos Khul había derrotado a Jactos Goldenmane y se disponía a situar su cabeza en su Pirámide Roja, con lo que conseguiría convertirse en un Príncipe Demonio. Alertó a Vandus de este hecho y, viendo que le iba a ser imposible llegar a tiempo, invocó un rayo con el que trasladó a Vandus y su montura justo debajo de la base de la pirámide, con lo que el general sigmarita pudo retar a Korghos Khul a un combate singular. Gracias a este hecho pudo detenerse el sacrificio antes de que se consumara.

Por su parte Vandus estaba horrorizado, dado que había interpretado erróneamente parte de sus visiones y era su amigo Jactos el que había sido decapitado por el señor del Khorne. Además su camarada sería el primer Stormcast cuya resurrección no sería posible al haber sido su alma atrapada por el hacha de Khul.

Finalmente Korghos Khul consiguió derrotar en combate singular a Vandus Hammerhand.

Vandus Hammerhand y Korghos Khul se batieron en duelo en la base de la Pirámide Roja de Khul. Esta vez la suerte parecía del lado del seguidor de Khorne, el cual de un potente golpe consiguió desarmar a su oponente. Fue en ese momento cuando Vandus, haciendo uso de una astucia y determinación propia de los más grandes héroes, saltó hacia la base de la Puerta de la Ira e imploró a su dios que le lanzase uno de sus rayos. Gracias a este hecho Sigmar pudo determinar el lugar exacto donde se encontraba el portal y, canalizando en un solo golpe todas sus energías, lanzar un poderoso trueno que destruyó la Puerta de la Ira. Vandus fue trasladado hacia Azyr en el mismo instante en el que el rayo fue lanzado, salvándose así de la muerte.

Mientras tanto, al noroeste de la fortaleza Vekh the Flayer, al mando de un enorme número de Khorgoraths se enfrentó a un contingente de Judicators de los Leones de Sigmar. Aunque los sigmaritas sufrieron grandes bajas en esta contienda, salieron victoriosos de la misma siendo Vekh el único superviviente de su bando.

Por su parte los Anvils of Heldenhammer se enfrentaron exitosamente en el Puente de Obsidiana con varias tribus de bersekers Wrathmongers, consiguiendo impedir que fuerzas enemigas cruzaran el Rio Magmus.

Los Stormcast Eternals se alzan con la victoria.

Sin la capacidad de pedir refuerzos, Korghos Khul tuvo que aceptar finalmente su derrota y ceder su fortaleza. Finalmente, los Stormcast Eternals se alzaron con la victoria.

Consecuencias[]

La victoria en la Batalla de la Puerta de la Ira fue un triunfo clave en el coontrataque de Sigmar tras su derrota en la Batalla de los Cielos Ardientes.

Por una parte, permitió destruir la propia Puerta de la Ira. Con las protecciones de la cercana Puerta Susurrante anuladas, tener abiertos de forma simultánea y a relativamente poca distancia sendos portales habría conducido a una guerra de desgaste que probablemente habrían ganado las fuerzas demoníacas pero que, en todo caso, habría comprometido seriamente la integridad de Azyr y probablemente habría comprometido toda la operación militar que estaba llevando a cabo Sigmar en los Reinos Mortales.

Por otra parte, la astucia de Vandus Hammerhand consiguió terminar con las aspiraciones de Korghos Khul y dió pie al establecimiento de una base sigmarita estable en la Península Brimstone. La península constituía un terreno fácilmente defendible, y abrió las puertas a la posterior extensión por la Meseta Llagaígnea.

Finalmente, la derrota de Korghos Khul lo sacó de la inopia en la que se había instalado tras encontrarse prácticamente sin oposición en todo el sur del Gran Erial. A pesar de su derrota en la Batalla de la Puerta de la Ira y su retirada de la Península Brimstone, Korghos no perdió el favor de Khorne. De hecho sus ansias de venganza contra Vandus Hammerhand y su búsqueda de oponentes dignos lo llevarían a él y a su Goretide a nuevos y desafiantes horizontes.

Fuentes[]

  • Warhammer Age of Sigmar 1 edición
Advertisement