Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca


La Batalla del Ritual de Hagg Nar o Batalla de Hagg Nar fue un conflicto de la Campaña de Broken Realms donde se enfrentaron tres frentes mientras Morathi comenzaba su ritual para convertirse en divinidad. Participaron las fuerzas de Morathi con sus Hijas de Khaine, y una flota aliada de Misthåvn, las fuerzas de los Profundos Idoneths y las huestes del Caos de Hedonitas de Slaanesh dirigidas por Glavia Corazón de Pecado.


Participantes[]

Fuerzas Aliadas de Morathi

Fuerzas de los Profundos Idoneths

Fuerzas del Caos


Preludio[]

Después de lograr tomar la varanita por la fuerza y escapar traicionando a sus aliados sigmaritas en la Batalla de las Fauces de Varanthax, Morathi regresó rápidamente a Hagg Nar, su fortaleza en la Convergencia de Shadrac. Allí supervisó el comienzo de un gran ritual, mientras sus ejércitos se preparaban para repeler a cualquier enemigo que se atreviera a interrumpir la tarea sagrada de la Alto Oráculo.[1]

El Asalto Abisal[]

Mientras las nubes de tormenta se acumulaban sobre las Fauces de Varanthax, en otras partes del reino los planes de Morathi se materializaban, en una escala mucho más pequeña pero no menos trascendental. En las más oscuras profundidades del Mar de Maithnar, los agentes de la Alto Oráculo de Khaine se acercaban a un premio largamente buscado.

Morathi había enviado a un grupo de Asechadores Nocturnos a encontrar un poderoso objeto llamado la Linterna Ocariana. Los Asechadores habian objetivo información de su ubicación de manos de Corsarios del Azote bajo el mando del Capitán de la Flota Taras Rastreanoche, un antiguo aliado de Morathi. El grupo de corsarios, tras una batalla logró capturar a un extraño sacerdote Profundo Idoneth quien había revelado la ubicación en las profundidades del Sarr Danoi.

Los encantamientos tejidos por Morathi le otorgaron a sus Acechadores Sombríos la habilidad de sobrevivir dentro de las hostiles profundidades lo suficiente como para llegar al Sarr Danoi. Sin embargo, era tan peligroso el camino de la llamada Red Umbría que cualquiera que se expusiera prolongadamente a su magia se convertía en un espectro sombrío. Tres decenas de las espadas más mortíferas de Morathi entraron en ese olvidado y silencioso santuario. Solo un único guerrero resurgió. Ciega y medio loca, agarrando la Linterna Ocariana en sus manos ampolladas.[2]


La Asamblea Idoneth[]

Ante la Gran Asamblea de los Porfundos Idoneths había llegado la noticia del asalto y violación del Templo de Sarr Danoi y el robo de la reliquia conocida como la Linterna Ocariana. Tras dicha información los líderes y reyes de los profundos se hundieron en rabia tras semejante ataque, culpando a las débiles defensas que que tenia el Templo. Sin embargo llegaron a la conclusión de que luchar entre ellos no valía la pena y trabajaron en conjunto para generar un asalto a las huestes khaenitas de Morathi. Los Idoneths debían recuperar el objeto para que su eterno némesis Teclis no la ocupara para desterrar a toda la raza Idoneth como lo intento alguna vez. Tras sonsacar información de una prisionera descubrieron que Morathi planeaba usar el artefacto en su hogar Hagg Nar. Un ejercito de Idoneths se Preparó para la batalla, invocando a los antiguos terrores de la profundidades para que los acompañaran en la batalla hasta el final. [3]


Aliados de Misthavn[]

Flota Rastreanoche

Morathi contrató a la Flota de Taras Rastreanoche a cambio de parte de la riqueza de Hagg Nar. Ante eso el Capitán de Flota de Misthåvn había reunido una enorme armada para defender la costa de Hagg Nar trayendo una de sus Arcas Negras junto a una gran flota de embarcaciones de asalto de los Corsarios del Azote y robustas barcazas de vapor tripuladas por marineros de Misthåvn. [4]

El Capitán de la Flota Taras Rastreanoche organizó su hueste para proteger el acceso principal a Hagg Nar, el estrecho de Hellemark. El Arca Negra de Nightscour , Agoniser se arraigó a al fondo del mar, abriendo sus puertas de hierro para liberar aún más naves. Luego, conjuraron una pesada niebla que se deslizó y posó a través del estrecho donde a apenas se podía ver más de una docena de metros en cualquier dirección.[5]


Batalla de Hagg Nar[]

Con todo preparado Morathi comenzó a preparar su ritual de ascensión. La hechis´ria d ela Alto Oráculo requeria presisión exacta, especialmnete para la maniaupación de la varanita extraida de la GFuaces de Vrantahx. El brebaje maldito se preparaba en el Máthcoir y cada fuente de poder se conectaba a través de las Senda Umbría con las lineas ley de Uglu y Uhl-Gysh, el Reino del Crepúsuclo.

Comienzo del Ritual[]

Para potenciar y completar el ritual existían las Torres de las Sendas Umbrías que se encontraban llenas de sirvientes de Tzeentch, Nurgle y Khorne capturados durante grandes batallas de la Era del Caos. Para defender el Ritual de Morathi se había convocado el Aquelarre Caillich, una reunión de los principales templos khanitas cuyo objetivo erar preparar las defensas de la cuidad. Solo las khaenitas de más alto rango conocían los planes de Morathi y a los otros se les había dicho de un importante ritual a Khaine que se estaba llevando a cabo.

Mientras preparaba todo Glavia Corazón de Pecado había seguido a Morathi hacia Hagg Nar y había recibido visiones de una batalla que se había librado anteriormente y que le daba el conocimiento necesario para atacar la cuidad.[4]

Guerra de los Mares[]

Con todo preparado para un posible ataque las huestes aliadas de Morathi esperaron con cautela cuando escucharon la llegada de una creciente ola a través de la niebla. Los batallones de los Profundos Idoneth aparecieron desde el mar con una primera hueste de doce Leviadones que lanzaron arpones travesando a varios marineros de las cubiertas y destrozando la maquinaria de las naves de Misthavn. A pesar del contrataque de los cañones de la Flota Rasteranoche, los enemigos estaban demasiado cerca y se estrellaron cómo arietes contra sus buques de guerra. Detrás venían los Jinetes Ankhelianos Allopexes sedientos de sangre que barrían las cubiertas y destripaban sus tripulaciones desde la profundidades. Los Eidolones de Mathlann se elevaron sobre grandes columnas de agua de mar antes de estrellarse contra la proa de los buques de guerra afectados.

Tanto los Aspectos del Mar como los Aspectos de la Tormenta desataron olas de pavor y tempestad contra los marineros quienes se lanzaban de la borda con terror y desesperación. Los Eldolones de Mathlann se elevaron en columnas de agua para estrellarse con los buques de guerra afectados.

Ataque de las Hijas de Khaine en la Batalla de Hagg Nar.

A pesar del repentino asalto de Idoneth, ni los corsarios de la Plaga ni los marines de Misthåvn cedieron al pánico ya que ambos se habían enfrentado antes a las profundidades del Mar Penumbral. A ellos se les unieron batallones de Gremios Libres que rechazaban olas de Namarti mientras las flotas desataban sus cañones contra las escamas y armaduras de coral Idoneth. La lucha se traslado pronto a las Bahía de Hagganal, cuando los guerreros Namarti atacando las Torres, mientras estas desataban llamas de fuego negro contra las huestes de las profundidades. Las formaciones fueron reforzadas por los bancos de Leviadons y Allpexes, mientras los defensores desplegaban Kharibdysses que aplastaron y destrozaron los caparazones de los Leviadons.

El Gray Rey Volturnos encabezaba su guardia real y atacó con lanzas de relámpagos que llenaron el cielo de destellos segadores mientras las anguilas Colmimoras atacaban con violencia sus presas. Con un poderoso ataque de las hueste Idoneths, lograron replegar a las Hijas de Khaine y sus aliados hacia la base de los acantilados donde fueron derribados por tormentas de flechas de los Saqueadores Namarti.[5]


El Asalto de Exultación[]

Aprovechando la oportunidad de la Batalla, Glavia Corazón de Pecado hizo sonar los cuernos de guerra desde el horizonte, trayendo consigo una hueste de juerguistas bajo el mando de Lord Gestharyx. Las Diablillas arrasaron con su terrible fuerza contras las Torres de Hagg Nar, mientras la Heraldo de Slannesh sentía los ojos del Dios del caos sobre ella.

Tras el ataque Idoneth, las flotas aliadas de Morathi estaban vulnerables y fueron aplastadas por la armada de Slaanesh. La flota se abrió camino hasta la parte trasera de las formaciones idoneth, desembarcaron un multitud de guerreros y carros con cuchillas en las costas de Hagg Nar. Lord Gestharyx conducía una multitud de Diablillas que se lanzaron a la batalla, mientras Glavia aceleraba por las arenas de la costa. Las Hijas de Khaine se lanzaron contra las huestes de Slaanesh con renovado vigor.

Tras ver una batalla de tres frentes, los Corsarios del Azote decidieron escapar de la batalla a la seguridad de la Arca Negra, Agonizadora. Tomaron prisioneros a varios Idoneths e incluso un par de Leviadons heridos.

Ahora la hueste de los Porfundos Idoneths se encontraba en una batalla de dos frentes ante la llegada del Caos. Ante esto el Volturnos ordenó formar una línea defensiva en la bahía de Hagganal al mando del Rey Ravarnos de Nutilar. Los Leviadon formaron barreras vivientes, mientras se generaban escudos de fuerza arcaba pata proteger a los guerreros e Invocamareas de Mor'phann. El propio Gran rey Voltunos lideró un cuerpo de caballería Ionrach junto a los Jinetes Sangrientos del Rey Akheliano Molpir. Esto lograron legar a las puertas de Drathi Coran en el Primer Templo para intentar reclamar la Linterna Ocariana. Delante se alzaban las agujas afiladas del Palacio del Gran Oráculo, la estructura más grande de Hagg Nar, una cúpula elevada formada a partir de los cuerpos cristalizados de los enemigos derrotados de Morathi, con vida y en un estado de agonía constante por el toque scáth de su Melusai. Debajo del Palacio estaba Khruthú, el vestíbulo donde se alojaba el Máthcoir.[6]


El Ritual[]

En las torres comenzaron los sacrificios de los campeones Dioses Oscuros para potenciar el ritual. Su esencia vital fue derramada en canales tallados de piedra que llevaban a Calderos de Sangre. Las almas de los adoradores del Caos genero un nexo de poder mágico entre Uglu con el Reino Crepuscular de Uhl-Fysh. Se genero un incesante torrente de almas que brotó del vientre del Dios del caos Slaanesh. Con repulsión sintió las almas de los adoradores de sus dioses hermanos, pero a la vez las barreras de su prisión rompiéndose.[7]

En el lugar del ritual, Morathi usó el Corazón de Hierro de Khaine y la Linterna Ocariana para usarlos como núcleos de poder mientras se posaba al borde del cuenco. Los colores se arremolinaban y gritos se escuchaban, formándose una conexión entre el Máthcoir y el vientre del Príncipe Oscuro. La piel de la Alto Oráculo se desprendió y cuando quiso gritar, la varanita se derramó por su garganta, lleno sus pulmones y recorrió sus venas como un fuego líquido mientras sus huesos se partían y cambiaban continuamente. Morathi se encontró en un océano de color con cielos rojos sangre donde se ubicaba un vasto portal reluciente. Usando el poder de la Linterna Ocariana, extrajo fragmentos de materia del alma de Slaanesh, mientras los espíritus que habían estado atormentados dentro del Príncipe Oscuro alcanzaban la libertad. Morathi busco entre los espíritus, almas de antiguos reyes de raza aelfica que portaban un destello de divinidad. Morathi se trasformo en una serpiente y tomo las almas de los reyes para absorber su poder hasta que finalmente quedo un único y radiante espíritu de alto poder. El espíritu atravesó el cuerpo de Morathi, cayendo en una inmensa oscuridad.[7]

Asalto del Primer Templo[]

La carga hacia el Primer Templo fue liderada por el Rey Nemmetar junto a sus Allopexes quienes atravesaron a los guardias del templo seguido del Gran Rey Volturnos. La puerta de metal forjado fue arrasada por el poder del Astra Solus y los Profundos Idoneths irrumpieron en la cámara siendo detenidos por los guardias de Morahti. Volturnos monto a Uasall abriendose camino hacia el Máthcoir golpeando el Caldero madre que se deshizo en un chasquido de metal retorcido y una explosión de sangre hirviente. La explosión envió al Gran rey a través de los pasillos y atravesó el techo de la fortaleza, mientras los khaenitas eran tragados por una marea de varanita. Una forma insitita salió hacia el cuelo con un ratrod de colores chillones y vapor caliente. Se alejó por el oceano y Corazón del Pecado chilló y llevo a los hedonitas a perseguir el extraño cometa brillante.[8]

De las brumas del caldero apareció una forma serpentina con alas y corona de serpientes con un gritó poderoso. Entre la base de la criatura serpiente apareció Morathi. Los Idoneths se lanzaron contra la Alto Oráculo con la dirección del Rey Nemmetar, pero fueron rápidamente repelidos por la monstruosa criatura que mando a Nemmetar y su montura volando, rompiendo la columna vertebral de su montura. Morathi ordenó que se liberara a los Idoneth restantes y la recién ascendida Morathi-Khaine pidió a sus asistentes Melusai que ordenaran a los ejércitos de Hagg Nar que retrocedieran. Se ofreció a formar una alianza y devolvió la Linterna Ocariana ahora rota, pero con los espíritus Cythai compañeros del Rey Supremo asesinados hace siglos. El Gran Rey, en lugar de dejarse llevar por la emoción, adoptó la fría visión práctica que le permitió sobrevivir a Idoneth y escucho su plan de alianza.[8]



Consecuencias[]

Tras le término de la batalla:

  • Morathi asciende como divinidad a Morathi-Kaine, como reencarnación del Dios del Asesinato Khaine. Su esencia se dividió en dos seres que viven al unísono. Una es una poderosa hechicera y la otra un monstruo colérico conocido como la Reina de las Sombras.
  • Se forma una alianza entre las Hijas de Khaine con los Profundos Idoneths.
  • Se liberan varias almas Cynthai y son devueltas al Gran Rey Volturnos, junto a una vacía Linterna Ocariana.
  • Del cometa perseguido por los adoradores del caos se formo una entidad llamada el Recién Nacido.


Referencias[]

  1. Broken Realms: Morathi - Acto II - Dominios de Shadrac | Pag 32-33 (Ed. Inglesa) / Pag 16-17 (Ed. Castellana)
  2. Broken Realms: Morathi - Acto I - El Asalto Abisal | Pag 18-19 (Solo Ed. Inglesa)
  3. Broken Realms: Morathi - Acto II - Relato de la Asamblea Idoneth - Pag 36-37 (Solo Ed. Inglesa)
  4. 4,0 4,1 Broken Realms: Morathi - Acto II - El Umbral del Triunfo | Pag 34-35 (Ed. Inglesa) / Amenaza desde el Mar | Pag 18 (Ed. Castellana)
  5. 5,0 5,1 Broken Realms: Morathi - Acto II - Sangre en el Agua | Pag 40-41 (Ed. Inglesa) / Los Idoneths Atacan | Pag 19 (Ed. Castellana)
  6. Broken Realms: Morathi - Acto II - Grito de Exultación | Pag 42-43 (Ed. Inglesa) / Los Idoneths atacan | Pag 19 (Muy Abreviado) (Ed. Castellana)
  7. 7,0 7,1 Broken Realms: Morathi - Acto II - El Ritual | Pag 44-45 (Ed. Inglesa)
  8. 8,0 8,1 Broken Realms: Morathi - Acto II - Morathi-Khaine | Pag 46-49 (Ed. Inglesa)
Advertisement