"Dadme un hacha, y mataré a cien hombres por Khorne. Dadme mi látigo, y mataré por él un millar."

Vorkas Despellejador, Atizador Sangriento de los Hachas de Skarbrand

1cb46754ac0f1dee99a2e193252c9ada.jpg

Como el que lanza aceite a un voraz incendio, el Bloodstoker dedica su látigo a alimentar las llamas de la furia. Este brutal campeón es un enemigo formidable, más que capaz de desollar la carne y quebrar los huesos, y sin embargo, es el uso de los demás así como sus armas lo que le eleva a la verdadera gloria ante los ojos de Khorne.

Bamboleándose hacia la batalla entre las rugientes hordas de los Vasallos de la Sangre, los astutos brutos conocidos como Atizadores Sangrientos golpean a amigos y enemigos por igual con sus retorcidos látigos. El chasqueo de cada golpe corta a través de la cacofonía de la guerra, acompañado de gritos de dolor cuando se abren desgarrones sangrantes en la carne y los huesos son brutalmente quebrados. Cuando los ataques de los Atizadores dejan enemigos destrozados en el suelo, el cruel beso de su látigo sirve para incitar a los aliados a nuevos niveles de frenesí de combate. Así ofrecen sus alabanzas a Khorne; no sólo mediante el derramamiento de la sangre de sus enemigos, sino con las matanzas alimentadas por la rabia a las que conducen a los Vasallos de la Sangre.

En el largo y retorcido camino a la gloria, los Portadores de la Muerte de Khorne deben enfrentarse a innumerables batallas salvajes. Muchos tratarán de recorrer su camino al poder a través de la simple aplicación de la fuerza bruta y el asesinato. Sin embargo, algunos son más astutos, buscando otras vías más sutiles hacia el poder. Convertirse en un Atizador Sangriento es una de esas vías, centrada sobre la revelación de que aquel que maneja a los demás como un arma puede cosechar muchos más cráneos para Khorne que cualquier guerrero en solitario jamás.

Así aprenden los Atizadores Sangrientos las artes del Látigo Sangriento y la Espada Torturadora, practicando a menudo sus habilidades sobre bestias resistentes como Khorgoraths o Troggoths corrompidos, con el fin de perfeccionarlas. Un atizador sangriento con talento es una bendición para cualquier Señor del Caos, pues podrá azotar a sus seguidores hasta sumirles en una locura homicida que les hará caer sobre las defensas del enemigo como una imparable ola de sangre. Así ofrecen los Atizadores sus oraciones a Khorne, junto a un notable recuento de cráneos.

Armamento[editar | editar código]

  • Espada Torturadora.
  • Látigo Sangriento.

Miniatura[editar | editar código]

Fuentes[editar | editar código]

  • Battletome: Khorne Bloodbound.
  • Warscroll del Bloodstoker.
  • Battletome: Blade of Khorne 2019
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.