Brokk Grungsson luchando contra los Tzeentch Arcanites.

Brokk Grungsson es el Lord-Magnate de Barak-Nar. Se necesita pura audacia para alcanzar el rango de Admiral en las flotas de los Kharadron Overlords. Ser nombrado Lord-Magnate de Barak-Nar requiere aún más audacia y decenas de triunfos provechosos. A pesar de lograr estos honores, Brokk Grungsson todavía se esfuerza por más. Cada vez que Brokk Grungsson regresa a su puerto celeste lo hace con las bodegas de sus aeronaves tan llenas de tesoros que hacen que los contenidos de las cámaras de Azyrheim parezcan calderilla. No hay duardin vivo que se lucre a un ritmo tan vertiginoso como el Lord‑Magnate de Barak-Nar, quien lleva la máxima “el botín es para el vencedor” hasta las últimas consecuencias en los Reinos Mortales.

Descripción[editar | editar código]

Brokk Grungsson ejemplifica el corsario de los Kharadron Overlords hecho a sí mismo. Es ávido en la caza de aeter-oro y audaz en sus exploraciones de las maravillas del cielo de Chamon. Brokk Grungsson es el único Admiral que ha dirigido con éxito una flota alrededor de la Aguja, el legendario Cuerno de Chamon. Es aclamado como el vencedor de la Batalla del Cráneo Stratis, y cuando todos los puertos celestes unieron sus fuerzas para romper el cerco de Barak-Zon, fue Brokk el elegido como Alto Almirante de las flotas combinadas. También lideró los contraataques que acabaron la estación de luchas con Barak-Mhornar, y el Daemon conocido como el Señor de la Llama de Cristal murió por su mano. La reivindicación del Anillo de Nubes de Dharz, rico en aeter-oro, el botín más rico jamás devuelto a Barak-Var, es otra de la larga lista de logros de Brokk.

Cuando Brokk era joven, su padre Grung no había conseguido enrolarse durante su tiempo en la Academia de Arkanauts y en vez de eso buscó trabajo en los muelles. Como resultado de ello, Grung siempre estaba contando a su hijo historias de la vida aeronáutica que siempre había anhelado. Alimentado con todas las historias de los capitanes famosos, Brokk se comprometió a dejar su huella y se propuso el objetivo de ascender al rango de Gran Almirante del Concilio.

Desde sus días en la Academia, Brokk se atuvo a un principio central del Código Kharadron: "El botín es para el vencedor". Su atrevimiento era ilimitado, y mientras ascendía a través de las filas, sus acciones pronto le hicieron ganar medallas, elogios y, lo mejor de todo, más acciones. Después de tan sólo una década a bordo de las flotas aéreas, Brokk fue nombrado Capitán, cuando su predecesor desapareció durante el ataque de un harkraken.

Tras dirigir una flota para expulsar a los pielesverdes que habían invadido la isla flotante de Madralta, Barak-Nar nombró Lord-Magnate a Brokk Grungsson. Aparte de ser ascendido al Consejo de Admirals, este es el mayor honor al que puede aspirar un comandante Arkanaut. Esto le dio derecho a llevar un zhaktopper, un símbolo de gran estatus entre los Arkanauts.

A pesar de llevar muchas riquezas a Barak-Nar, Brokk Grungsson todavía no ha logrado su objetivo de conseguir un asiento en el Consejo de Admirals. Aunque aún no ha igualado los niveles de ganancias generados por los seis miembros actuales, se está acercando rápidamente, y el hecho de que los actuales titulares hayan acumulado su riqueza durante varios siglos, mientras que Brokk sigue siendo joven para los estándares de vida de los duardin, ha hecho que su ascenso meteórico sea aún más espectacular. Estar al mando de una Flota Celeste es un trabajo peligroso, y muchos de los que estaban destinados a reclamar un asiento en el consejo gobernante del puerto celeste han caído y sus nombres han sido solemnemente tallados en las Rocas de la Memoria. Sin embargo, como Brokk siempre dirige desde el frente, sus habilidades aeronáuticas naturales y su naturaleza agresiva le han llevado a muchas glorias, y los maestros de la flota escuchan constantemente relatos de sus hazañas.

Aprovechando su creciente riqueza, Brokk encargó un magnífico traje a medida al Maestro de Endrinas Durek Coghammer de Barak-Zilfin. Esta exoarmadura alimentada por aeter no sólo le otorga el poder de volar, sino que incorpora una serie de armas avanzadas, incluyendo un par de lanzaéteres montados en su bigote, una pistola multicañón que él llama Patente del Magnate y un cañón de tamaño considerable denominado Alarde de Grungsson. El propio traje está completamente cubierto de todo tipo de tuberías, válvulas, engranajes y celosías tal y como esperarías de un duardin capaz de pagar por el mejor equipo, incluso incluye un sistema de filtración personalizado y asistencia energizada para sus miembros. Brokk Grungsson es un duardin poderoso y antes de que sus enemigos mueran, quiere que lo sepan...

Brokk ha perfeccionado el arte de aterrizar en medio de un combate cuerpo a cuerpo, dejando caer el peso considerable de su traje volador sobre su objetivo, mientras acuchilla a todo lo que hay a su alrededor con la hoja de su sierra aetermática. En la batalla, la estrategia preferida de Brokk es dar las órdenes a la flota antes de dirigir a sus Aparejadores Celestes en maniobras audaces para acabar con la mayor amenaza enemiga, ya sea comandante, nave o monstruo.

Armamento[editar | editar código]

Mientras surca los cielos en su magnífica armadura dirigible hecha a medida, Grungsson abre fuego con el gran cañón Alarde de Grungsson, el arma de múltiples cañones Patente del Magnate y con los lanzaéteres fijados sobre su mostacho. Si tiene que intercambiar golpes con el enemigo lo hace con su sierra aetermática.

Miniatura[editar | editar código]

Fuentes[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.