Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Teclis junto con Celennar

Celennar es la luna verdadera de Hysh. Desde los tiempo de la Reinvención, ha tomado forma física y se ha convertido en el espíritu afín de Teclis. En su aspecto físico es una enorme esfinge alada que oculta su rostro tras una mascara ceremonial, porta unos enormes cuernos decorados y un collar con runas Lumineth demostrando su unión a este pueblo.

Tras el Ocari Dara y con los Diez Paraísos divididos por la guerra, Teclis buscó desesperadamente una forma de hacer que los Lumineth estuvieran unidos una vez más. Buscó en lugares cada vez más esotéricos, y hasta que no subió al Teclamentari no encontró su respuesta. Estaba mucho más allá, en la oscuridad del vacío etérico. Allí, Teclis habló con el espíritu de la luna verdadera de Hysh, porque razonó que tendría el desapego necesario para ofrecer soluciones que nunca encontraría en los Reinos Mortales.

Como poco más que una proyección astral de su propia alma, Teclis suplicó a Celennar durante muchos días y noches. Fue recompensado sólo con silencio y duda. Cuando el cuerpo lunar fue eclipsado por Ulgu, pasando a la oscuridad a medida que se acercaba al punto crucial entre los Reinos de la Luz y la Sombra, Teclis se sintió acosado por tal desesperación que contempló arrojarse al vacío para nunca regresar. Sin embargo, cuando la luna verdadera emergió de la sombra una vez más, allí encontró una criatura extraña y maravillosa. La esencia de Celennar había tomado forma, manifestándose como una bestia leonina alada con una máscara serena en lugar de rostro.

La criatura miró profundamente en la psique de Teclis. Celennar lo involucró en un largo debate, hablando palabras directamente a la mente del archimago en la lengua del antiguo Ulthuan aunque, en realidad, no hablaban en absoluto. Al principio, la luna era completamente inescrutable y casi indiferente a los hechos de los Lumineth. Lo que ocurriera en el corazón de Hysh era de poca importancia para quien vivía tan lejos de él. Sin embargo, Teclis siguió hablando, hablando de realidades ya perdidas por el flagelo del Caos. El rostro del ser, enmascarado y con una sonrisa gentil, se entristeció cuando Teclis contó las tragedias de la gente de abajo y cómo la supervivencia de los reinos pendía de un hilo. Algo debajo de la fría lógica de sus conclusiones le hablaba a la esencia lunar. Las cicatrices de los apocalipsis anteriores habían herido profundamente a Teclis, y su voz tenía una profunda emoción y convicción que despertó algo dentro de Celennar. Una profunda inquietud se instaló en el alma de la criatura lunar al escuchar el nombre de uno de los Dioses Oscuros en particular: Slaanesh.

Algún aspecto del espíritu del vacío se estremeció de repulsión ante la mera mención del nombre del dios. Celennar prometió que viajaría junto a Teclis a la esfera del reino de Hysh, tomando forma física y abandonando su hogar espiritual para dejar la verdadera luna de Hysh como nada más que un orbe de roca sin vida. Una mayor vocación le había sido revelada y no la abandonaría. A través de las artes geománticas, podría enseñar a Teclis y sus parientes a vivir en armonía con las tierras de Hysh. Con ese juramento, Celennar convirtió ese último rayo de esperanza dentro del corazón de Teclis en un rayo de iluminación que alumbraría el camino para toda su raza.

Desde ese día, Teclis y Celennar han sido casi inseparables. A menudo comulgan en silencio muy por encima de la arcana estratosfera de Hysh, pero cuando descienden, alteran el curso de la historia. No es raro que el dúo lidere una fuerza de vanguardia y dé un golpe contundente que cambiará el destino de los reinos. El aura de luz de la luna de Celennar inspira a los que están cerca a realizar grandes hazañas de heroísmo mientras Teclis teje obras maestras de artificio mágico.

Miniatura[]

52a1c2b1.jpg

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Lumineth Realm Lords (2020)


Advertisement