Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Fyreslayer-0.jpg

Aquí se pueden encontrar los principales hechos de los Fyreslayers después de la pérdida de Grimnir, y a través de las edades de los reinos. Cada logia mantiene sus propias historias orales según lo recuerdan sus Battlesmiths. La narración de estas sagas es un evento en sí mismo, una celebración estridente en el salón principal con frecuentes brindis, fuertes pisadas y vítores.

Era de los Mitos[]

Para la mayoría de las razas, este es un momento de leyendas, cuando los dioses caminan entre los reinos y las civilizaciones aparentemente se alzaron de la noche a la mañana. Para los Fyreslayers, sin embargo, es un momento de dolor e introspección ya que llegan a un acuerdo con la realidad al perder a su dios. En muchos de los imperios en crecimiento los humanos, Sylvaneth, aelves y Duardin forjan alianzas estrechas, pero no así los Fyreslayers, ya que evitan el contacto y solo ayudan a otros, incluso a otros duardin, en tiempos de guerra.

  • La primera forja: Los seguidores de Grimnir se forman en comunidades familiares llamadas logias. Los primeros de estos se conocen como las primeras forjas, aunque algunas logias prefieren el término Hijos de Grimnir y afirman descendencia directa de su dios. Hay docenas de diferentes logias, siendo las más grandes y poderosas Vostarg, Drakendreng y Greygrend.
  • El rey brillante: Rumenar-Grimnir, el primer padre de runas de la logia Drakendreng, bebe un volcan lleno de lava y al hacerlo descubre el sitio perfecto para un magmahold. Así se funda Shimmerhold. Siglos después, Rumenar brilla como un volcán furioso.
  • La generación maldita: Por mala fortuna, líneas de sangre fallidas, conflictos civiles o beligerancia, la primera generación de logias se separa. Todos Runesons que se dispersan, solo uno asegura que el nombre de su antigua logia, Vostarg, vivirá en la próxima generación, aunque él y su gente abandonan su magmahold original de Vosforge y se establecen debajo del Pico Furiosos.

Era del Caos[]

A medida que aumentan los ataques e invasiones de los súbditos de los Dioses Oscuros también aumenta la corrupción y las luchas internas en las civilizaciones de los Reinos Mortales. Durante los largos siglos de esta era, los Fyreslayers de sangre caliente crecen en número, en riquezas y en truculencia.

  • Las puertas están cerradas: A medida que las amenazas se vuelven más frecuentes, los magmaholds, cierran sus puertas. Si bien esto mantiene a los Fyreslayers a salvo de la invasión, también bloquea a los refugiados de los karaks rotos.
  • Hermanos de sangre: La logia Fyrdhand se vuelve loca con el primer caso de lujuria del oro afectando a su Runemaster y cediendo por completo a un hambre insaciable de oro. Durante décadas, los Fyrdhands asaltan otras logias en todo Aqshy, arrancando las runas doradas de los restos de sus hermanos. No realizan ritos funerarios ni en sus propios muertos ni en los de otros Fyreslayers, e incluso profanan templos de forja en su saqueo frenético. Solo una alianza de una docena de logias lideradas por el Vostarg lleva a los Fyrdhands a la justicia. El Runefather de la logia traidora está enterrado vivo en escoria fundida como castigo por traer deshonra a Grimnir.
  • La fortaleza eterna: La logia Grumnir, Los hijos de Harrworld, ataca la Fortaleza Eterna, creada a partir de las raíces de un roble de Ghyran. Sin embargo, cada vez que los defensores Sylvaneth son eliminados, vuelven a crecer rápidamente. No dispuestos a romper su juramento, la Logia se niega a retroceder y opta por librar una batalla interminable en lugar de aceptar la derrota. Finalmente, el Runefather y sus hijos son asesinados, y la logia se fractura. Los pocos sobrevivientes hacen votos para convertirse en Doomseekers.
  • La vergüenza de Shadespire: En incumplimiento de su juramento, los Vostarg, no pueden evitar que ocurra un desastre en la ciudad de Shadespire. Así comienza una odisea para encontrar la Ciudad Espejada y terminar con la maldición que Nagash le impuso.
  • El tiempo de las llamas: Muchas generaciones después de la muerte de Grimnir, una época de erupciones volcánicas cataclísmicas sacude el Reino del Fuego. Algunos magmaholds son tragados por las tierras agrietadas y tambaleantes. Sin embargo, los terremotos también se ven como una señal de que el espíritu de Grimnir está luchando por ser libre. En la estela del desastre, toneladas de ur-oro salen a la superficie, y muchas nuevas logias nacen durante la cosecha de oro que le sigue.
  • Las guerras de los magmahold: Los ejércitos del Caos buscan destruir a los Fyreslayers. Todos los principales magmaholds y muchos más pequeños se mantienen en un estado constante de asedio. Motores demoníacos y zapadores de skavens golpean y se abren camino en algunas Logias, cometiendo innumerables atrocidades. Sin embargo, después de más de un siglo de guerra, los Fyreslayers permanecen, habiendo resistido a todo lo que los Dioses Oscuros han podido arrojarlos.
  • La guerra de la pira: Los skaven demuestran ser los más expertos en asediar magmaholds. La mayoría de las invasiones se detienen, pero varias logias menores se destruyen en la lucha. Durante estas feroces campañas, los hombres rata descubren algo del poder de ur-oro. Aunque no son tan valiosos para ellos como la piedra deiforme, los skavens comienzan a consumir a los duardin muertos, sus runas de oro y su poder, con la esperanza de imbuirse de energías poderosas. Los Fyreslayers aseguran que las piras funerarias se construyan lo antes posible a raíz de cualquier conflicto, para evitar esta profanación atroz.
  • La llamada del Ur-oro: Se descubren nuevas y ricas vetas de ur-oro en los Reinos de Ghyran, Ghur y Shyish. Prestando atención a la llamada de la sirena, cientos de Runesons se lanzaron con las bendiciones de sus Runefathers para fundar nuevas logias, lo que provocó la mayor migración de Fyreslayer desde el Tiempo de las Llamas. A través de los reinos, los ejércitos se venden con mercenarios duardin mientras nuevas logias dan a conocer su presencia.

Era de Sigmar[]

La tempestad de Sigmar se siente incluso en las magmaholds más profundas. Atraídos por la batalla y la perspectiva de nuevos contratos mercenarios, los Fyreslayers se unen a los innumerables conflictos.

  • Un juramento relámpago: Los Fyreslayers de la logia Tangrim se paran junto a los Hammers of sigmar defendiendo una Puerta del Reino oculta de un ataque sangriento. Se les paga en moneda de Azyr que contiene trazas de Ur-oro, noticia que rápidamente llega a todas las logias.
  • Estableciéndose en el Azyrheim: Por primera vez, las logias migran a Azyr en busca de oro. Algunos de ellos susurran que el regreso de Grimnir está al alcance de la mano.
  • Asediar las Fortalezas de hierro: El Runefather Hursgar-Grimnir hace un juramento de oro para ayudar a los Stormcast Eternals a tomar las Fortalezas de hierro y apoderarse del Portal Mecurial, el enlace entre Chamon y Ochopartes. Formando una coalición con media docena de logias relacionadas, el patriarca de Greyfyrd encarga una reunión de Runesmiters con la apertura de un túnel debajo de las Fortalezas de hierro para acercarse a las puertas principales. El plan casi funciona, hasta la llegada de la bestia zodiacal conocida como la Silver Wyrm y, finalmente, Archaon el Everchosen. Cuando Dracothion llega y destruye el último puente, Hursgar no puede completar la tarea, y no tiene más remedio que liderar a sus fyrds en la lucha para huir, dejando a los Stormcast Eternals morir solos. Un día despues regresa y cumple su juramento.
  • Presagios malignos: Pesadillas y visiones de ruina acosan a los reinos cuando ocurre el solsticio de la oscuridad. Los muertos se levantan en números sin precedentes para atacar a los vivos.
  • Asesinos de tiranos: Existe un acuerdo general entre la mayoría de las logias sobre el valor de cualquier tipo de empresa mercenaria, pero algunos Fyreslayers se quejan de que los Hermdar son infravalorados. La reputación de Hermdar se consolida cuando se sabe ampliamente entre los Zharrgrim que aceptaron un pago sorprendentemente bajo para destruir la fortaleza de la prisión de Blackiron mientras también se embarcaban en la agotadora campaña de Cracked Plain para terminar con la tiranía de Thogbrute, y sin siquiera exigir oro. A los Hermdar no les importa que las tribus humanas que habitan cerca de la Cadena Adamantina hayan comenzado a llamarlos Asesinos de Tiranos, ya que los duardin consideran que es un apodo adecuado para sus negocios.
  • Guerras del alma: El necroseismo envía ondas de magia de muerte que atraviesan los reinos. Todas las Logias de Fyreslayer pronto son asaltadas cuando los muertos se despiertan y los anfitriones fantasmales acechan las tierras. Magmaholds caen a un ritmo inaudito en la larga historia de los Fyreslayers. Todas las logias en Shyish sufren pérdidas, con varias destruidas y otras obligadas a desalojar cuando se violan sus fortalezas. Varias logias toman el voto de grimnir. Además de los asaltos a sus magmaholds, muchos fyrds de Fyreslayer están comprometidos como mercenarios en los Reinos Mortales. Con el aumento de las energías mágicas, los sacerdotes Zharrgrim también encuentran mejorados sus poderes mágicos.
  • El alzamiento de la Luna Malvada: Un presagio sombrío llena los cielos a medida que el cuerpo celestial conocido como la Luna Malvada aparece de forma mas habitual que nunca. Docenas de magmaholds son asaltados por hordas de grots. Algunas invasiones, como el débil ataque a los Picos Furiosos se contrarrestan con facilidad. A otras logias no les va tan bien, ya que varias logias más pequeñas están siendo invadidas. Estos son solo el comienzo y se teme que el poder de la Luna Malvada crezca.
  • El duardrazal: Durante la Batalla de Tormenta Negra en los límites de Hammerhal Aqshy, los heroicos Fyreslayers de la logia Vostarg aseguran no solo la victoria sino también el doble de pago de esa ciudad. Durante el Ghuzfest de las semanas siguientes, los Fyreslayers, invitan a sus primos duardin de la ciudad a unirse a las festividades, e incluso extienden la oferta a una flota aérea aliada de Kharadron Overlords. Fluye tanta cerveza y muchas canciones se cantan en el idioma antiguo, pero el joven Runeson Rolth deja que las copas lo superen, divulgando la verdad de ur-oro y Grimnir. Para sorpresa de los Fyreslayers, tal conocimiento solo les gana apoyo y finalmente conduce al duardrazhal, las conversaciones de unificación que se extienden a través de las poblaciones de duardin de Azyrheim a los puertos aéreos de Chamon.
  • El maestro hacedor: Los rumores sobre el regreso de Grungni se extendieron por las facciones de duardin, desde las logias de Fyreslayer hasta los dominios aéreos de Kharadron, así como las guarniciones de los duardin que habitan las ciudades de sigmar en los Reinos Mortales. Se dice que el patriarca del panteón duardin ha regresado de su exilio autoimpuesto y fundó una nueva fortaleza oculta bajo las montañas de Chamon. Hay quienes susurran que, en soledad, el Dios de la fragua está creando algo maravilloso que reunificará a sus hijos dispersos. Los informes difieren sobre lo que podría ser, desde una nueva línea de sangre Duardin hasta una gran máquina, o incluso una forma de traer de vuelta a la diosa desaparecida del hogar. Se desconoce si tales afirmaciones son verdaderas o simplemente el resultado de demasiada cerveza y la necesidad de esperanza.

Fuentes[]

  • Battletome: Fyreslayers.
Advertisement