Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Hedonitas Slaanesh 2.png

Algunas de las guerras y atrocidades más horrendas que jamás hayan caído sobre el hombre, aelf y duardin han sido diseñadas por los inventivos hedonitas de Slaanesh. Para ellos, provocar la caída de los imperios es tanto una recreación como un acto de adoración.

Era de los Mitos[]

  • Una hermosa simetría: El culto hishiano de los videntes de Demian se obsesiona con la simetría. Sus miembros se someten a una extraña biomancia quirúrgica conocida como doppelfleisch para asegurarse de que la mitad de sus cuerpos sea una réplica exacta del otro, pero fundida en metal vivo. Durante un tiempo, este arte se considera muy de moda, pero en realidad Slaanesh ha manchado la práctica. El lado carnal del cuerpo comienza a pudrirse con el tiempo, y los videntes Demian malditos se ven obligados a usar pomadas y perfumes para cubrir el hedor de su propia corrupción. Aquellos cuyos cuerpos rechazan la cirugía doppelfleisch caen en pánico, buscando una forma de arreglar su anatomía rota. Cuando el heraldo demoniaco conocido como Litheclaw susurra que el Príncipe Oscuro puede salvarlos de esta espantosa desaparición, rápidamente consienten, esculpiendo vastos sellos de Slaanesh en las playas de Demia como pago por su prolongada esperanza de vida. Justo cuando Lord Tyrion se entera de esta parodia y moviliza sus fuerzas para erradicar los sigilos de Slaanesh, miles de Daemonettes atraviesan cada sello, lo que afecta enormemente a la caballería aelven antes de que finalmente sean expulsadas.
  • El saqueo de Threnstice: La ciudad capital de la Isla Resplandeciente, conocida como Threnstice, Ciudad de los Perdonados, se ha considerado durante mucho tiempo inexpugnable. Es inalcanzable por tierra, su armada es fuerte y espíritus de luz viva protegen sus cielos. Solo cuando un culto secreto dentro de sus muros comienza a adorar al Toro Pálido, su caída se acerca. Invocado por el olor a carne quemada marcada con los iconos de Slaanesh, el Doombull Ghor-Garghorr nada a través del Estrecho de Narrid para llegar a Threnstice, seguido de sus hermanos Bullgor. Escala sus muros en la oscuridad de la noche, escapando de la atención de la escasa guarnición en las murallas. Solo cuando las figuras con cuernos trepan por las almenas, los ciudadanos se dan cuenta de que una nueva era de guerra está a punto de sobrevenirles. Los guerreros de Ghor-Garghorr se abren paso a través de la guardia de la ciudad y corren desenfrenados en el Barrio de las Joyas, atiborrándose de sus enemigos derrotados y adornando sus cuerpos con las mejores ropas y baratijas que puedan encontrar, antes de llevar a cabo un potente ritual de corrupción alrededor del Portal del Reino de Threnstice. Horas más tarde, la hueste hedonita de Jau Gangrel sale del portal, convirtiendo una defensa de la ciudad ferozmente luchada en un motín. Threnstice cae tres días después.

Era del Caos[]

  • El culto de la Ciudad Granid: Con poco más que un deseo de aliviar su propio aburrimiento, la joven noble Vaela Angelica atrae a un carnaval de Slaanesh a la Ciudad Granid envuelta en niebla en Ulgu. Con el velo de sombras de Ulgu protege las tierras disipadas por sus brebajes de incienso, deja la ciudad abierta al ataque y se une a la consiguiente invasión de forma apática. Vaela comienza una nueva vida como campeona del exceso, su hastío es un recuerdo lejano. Se ve envuelta en una guerra cada vez mayor con las Hijas de Khaine, conocidas como Kraith, y se encuentra en una feroz rivalidad con los trillizos mutantes, los Tres sin rostro.
  • El tesoro del gigante: En Varanspire, esa ciudadela del Caos que domina los OchoPartes, tribus de saqueadores guerreros buscan a un colosal botín. Se dice que dentro de las entrañas del gigante hay joyas y piedras preciosas de un imperio, que ha devorado durante sus viajes. Cada vez que el sistema digestivo del gigantesco se rebela contra esta desagradable fuente de alimento, hace que la criatura gigante vomite la recompensa de nuevo, dando a las tribus cazadoras de tesoros la oportunidad de escudriñar sus desperdicios en busca de objetos de valor con los que cambiar su suerte. Cuando se corre la voz de las riquezas que se pueden obtener, el sitio se convierte en el centro de una batalla en continuo crecimiento.
  • La guerra de los trece reinos: Las Hijas de Khaine lanzan una cruzada sagrada conocida como Cathtrar Dhule, con la intención de eliminar para siempre a los seguidores de Slaanesh de Ulgu. Es un objetivo imposible, porque la propensión natural de las mentiras y las intrigas a prosperar en Ulgu lo convierte en un territorio fértil para que florezca la influencia del Príncipe Oscuro. No obstante, las fuerzas ascendentes de Morathi logran eliminar a la hueste de Krulla Sha'vhr, Bovaxx el Saqueador con tentáculos y el enorme demonio conocido como Glittus, que estaba atrapado en un laberinto de mirada que cubre el Velo Umbral. La venganza de los hedonitas tardó en llegar, pero con el olor de Slaanesh recogido en los trece reinos, se han visto cada vez más huestes hedonitas invadiendo las tierras del interior de Ulgu.

Era de Sigmar[]

  • La perdición de Stygxx: El Gran Pretendiente de Stygxx impulsa sus planes para resucitar a Vultza, la diosa de la abundancia, con la intención de casarse con ella y engendrar docenas de descendientes mitad dios y mitad demonio que consolidarán su reclamo al trono de Slaanesh. Solo una larga y costosa guerra con los Anvils of Heldenhammer del cercano lago Lethis le impide esclavizar a la población alrededor para promover sus extraños rituales.
  • El comerciante de la carne de Odrenn: Khelorastius van Bardo, un príncipe comerciante de Odrenn, atesora tanta carne como puede, porque en Chamon el oro es abundante y la comida decente escasea. Su dinastía se enriquece mediante el monopolio sistemático del comercio de la carne y el consiguiente hambre de sus rivales. Sobrevivió a la Era del Caos por medios justos y sucios, entre ellos recolectando y vendiendo carne de las fuentes más dudosas imaginables. Van Bardo comienza a valorar su propia riqueza hasta el punto de la adoración, personificada en la forma de las seis estatuas de vacas de plata que se erigen como centinelas fuera de su palacio. El olor del exceso del comerciante se filtra a través del vacío, atrayendo a un Guardián de los Secretos conocido como Anacrucia, la Sinfonía del Tormento. El demonio acude a van Bardo disfrazado de vidente mortal y lo convence a él y a sus aliados de que su ganado está muriendo de hambre y en peligro de morir. Engañados por el disfraz y temerosos de la advertencia, los van Bardos aceptan el tratamiento alquímico que ofrece el Guardián, dándolo a sus animales y bebiendo gran parte de él. En la próxima luna nueva, cada miembro de la dinastía van Bardo se transforma en una bestia humilde con cabeza humana, mientras que sus animales se convierten en feroces hombres bestia albinos. Con cada uno de los extraños híbridos balando "¡Sla-a-a-a-nesh!" Una y otra vez, desatan la guerra en las ciudades de Odrenn al lado de Anacrucia.
  • Una oscura alianza: La Reina de Guerra Darkoath conocida como Marakarr Blood-Sky hace causa común con Reshevious, un campeón de Slaanesh que lidera su Cabalgata Escarlata siguiendo el olor del dios Slaanesh. Con la nariz mutante y sobrenaturalmente aguda del ser conocido como Inhilus para guiarlos, se apresuran a Shyish, porque allí Marakarr afirma que hay pistas sobre el paradero de Slaanesh. En realidad, aprovecha a los buscadores de dioses para su propia agenda, que consiste en sabotear las obras de Nagash antes de que pueda destrozar el cosmos. Antes de que pueda llegar a Nagashizzar, Marakarr cae cayendo en un abismo mientras lucha contra el Lord-Ordinator Vorrus Starstrike, y Reshevious se hace cargo de la horda del Caos reunida en su lugar. Sin embargo, se cansa rápidamente del ritmo lento de la infantería y lleva a sus Pretendientes a las arenas al norte de Shadespire. Allí, el señor de la guerra encuentra un espejo magnífico en un montón de huesos de duardin. Provocado por el ser retenido dentro del cristal, Reshevious rompe el artefacto y pone en marcha una cadena de eventos que verán a Shyish enfrentarse a un nuevo mal.
  • Un camino a la maldición: La flota aérea del almirante Barrock Hoardsplitter se encuentra con una rica veta de éter-oro que no aparece en ningún mapa conocido de las vías de Chamon. Junto a sí mismo con regocijo, lo sigue para encontrar un palacio de marfil en lo alto sobre una vasta alfombra voladora de seda ondulante. Sospechando del inquietante sonido de la música de arpa en los vientos, el Almirante se tapa los oídos con queso duardin y hace que su tripulación haga lo mismo. Permaneciendo a una distancia segura, Barrock extrae el éter-oro hasta que sus Krontankers estén llenos, enviando un mensaje para enviar más buques de carga lo más rápido posible. Durante los próximos meses, más y más barcos siguen a la flota de Hoardsplitter, porque Barrock habla de riquezas inimaginables, y se demuestra que tiene razón una y otra vez. Continúa el palacio volador a su ritmo pausado, el éter-oro se derrama detrás de él en corrientes aparentemente inagotables. Los Kharadron Overlords canibalizan su puerto aéreo para construir más barcos, usando cada cuerpo capaz y cada fuente de metal que pueden encontrar para ayudarlos a cosechar la cosecha abundante. Los duardin incluso comienzan a sacrificar su propio equipo de guerra, luego su armadura y, en algunos casos, su propia carne para mantener sus motores en marcha. Cuando otra flota se mueve para reclamar el tesoro, se apuntan entre sí, defendiendo el palacio volador con todo lo que tienen. Solo cuando los demonios de Slaanesh comienzan a materializarse en los barcos Kharadron y caen sobre las tripulaciones duardin, Barrock se da cuenta de la magnitud de su locura. Realiza un aterrizaje de emergencia en el archipiélago Cloudline, una serie de islas voladoras, y se prepara para hacer una última resistencia. Divididos por su propia sordera a las órdenes de los demás, los Kharadron son asesinados por un duardin, y el éter-oro que utilizaban desaparece como si no fuera más que una niebla matutina.
  • La profecía de Morathi: La Reina de las Sombras Morathi advierte al panteón aelven del eventual escape de Slaanesh. Ella insiste en que, aunque los nuevos dioses aelven son realmente poderosos, se han enfrentado a una entidad mayor que ninguno de ellos comprende realmente, ni tiene el poder de contener. No es la primera vez que predica que la supremacía del Dios del Caos es inevitable. En respuesta, su hijo Malerion muestra una abierta falta de respeto y Tyrion una simple indiferencia. Solo Teclis escucha sus afirmaciones, y luego busca su sabiduría en secreto, porque escucha un poco de verdad en sus palabras. Mientras Morathi extrae cada vez más Scáthborn del vientre de Slaanesh para la guerra que cree fervientemente está en el horizonte, Teclis comienza a reunir sus propios ejércitos. Reúne las órdenes marciales del Reino de la Luz e invoca antiguos pactos con los espíritus de Hysh para reforzar a sus relucientes huestes de guerra para la nueva era de conflictos que se avecina.

Fuentes[]

  • Battetome Hedonites of Slaanesh
Advertisement