Daughters of Khaine battletome art.jpg

Las Hijas de Khaine han forjado su propio imperio, alzándose desde ser un culto ancestral menor a un poder en alza. Este logro no ha sido a pesar de una violencia y conflicto constante, sino gracias a ello. Solo el conflicto puede fortalecer al fuerte, porque Khaine exige ofrendas de sangre.

La Era de los Mitos[editar | editar código]

Una época de dioses y leyendas. En esta era sombría se establecen los cimientos de las sectas Khainitas.

  • Expansión de Hagg Nar - Dirigidas por Morathi, las Hijas de Khaine se extienden desde la ciudad templo de Hagg Nar. El Alto Oráculo ha robado el secreto de la magia de los Senderos de la Sombras a Malerion, y estos caminos permiten viajar rápidamente a través de las vastas distancias de Ulgu. Luchando contra todo tipo de enemigos en los Trece Reinos, las Hijas de Khaine se expanden en secreto, estableciendo docenas de nuevos templos.
  • El Gran Sacrifico - Para purgar nuevas tierras donde asentarse, los monstruos y las tribus orruk son asesinados, junto a varios clanes de humanos. Cuando Sigmar viene a vengar a sus pueblos, Morathi señala que habían sido contaminados por el Caos y que sus muertes eran necesarias.
  • La Contienda de la Sangre - la expansión fuera de Hagg Nar no está exenta de errores en su crecimiento, ya que cada una de las sectas recién formadas de Khaine busca dominar a las demás y es independiente. Sin control alguno, las rivalidades naturales terminan en una guerra abierta. Morathi permite que la guerra civil siga su sangriento curso, y de hecho la usa para eliminar a los más débiles, así como a aquellos que considera demasiado ambiciosos.
  • El poder que rivaliza con Hagg Nar - El templo de Ironshard, que crecerá hasta convertirse en la secta principal de Khelt Nar, es fundado por Morathi. Esta proeza es conseguida mediante el uso de una potente magia de las sombras de forma que queda oculto y defendido. Para despejar las tierras circundantes, las Hijas de Khaine del santuario se ven obligadas a cazar y matar a cientos de las criaturas más monstruosas de las Tierras Sombrías, así como a docenas de tribus Bonesplitter. Es una tarea en la que se deleitan, y que ve a Khelt Nar desarrollarse rápidamente.
  • El Dios fragmentado - aunque secretamente sabe que posee el único fragmento de Khaine, Morathi les ordena a sus seguidores que aceleren su renacer con la búsqueda y descubrimiento de más pedazos perdidos. Cientos de aquelarres de guerra son envían en misiones sagradas para recorrer los Reinos mortales.

La era del caos[editar | editar código]

Los Dioses del Caos gobiernan los Reinos Mortales. Para las Hijas de Khaine, esta es una era de secretismo y guerra.

  • El comienzo de Cathtrar Dhule - aunque evitó la peor parte de la atención de los Dioses Oscuros en los primeros días de la Era del Caos, no pasa mucho tiempo antes de que comience un verdadero asalto a Ulgu. Docenas de campañas presionan hacia adentro, atacando a cada uno de los Trece Reinos. El mayor némesis de las Hijas de Khaine es el gran demonio Luxcious the Keeper.
  • El primer aquelarre de Caillich - a medida que crecen el Cathrar Dhule, Morathi, se ve obligada a llamar al primer aquelarre de Caillich, una convocatoria donde cada templo Khainita envía un diezmo de guerreros al Alto Oráculo. Las legiones de Luxcious se detienen en la Batalla de Druchxar; sin embargo, demasiado tarde para salvar el templo de Neff-Taal de la corrupción total a manos del Caos.
  • Las Guerras Skaven - Ulgu tiene muchos secretos. Encontrando sendas ocultas entre el laberinto de niebla que envuelve el reino, Morathi busca establecer una nueva colonia, pero en su lugar descubre una guarida de asesinos skaven. en ese instante comienza una serie de ataques de represalia que se intensifican en las Guerras Skaven, un conflicto que ve muchos templos Khainitas asaltados por los esquivos hombres rata. Desde pequeñas escaramuzas hasta grandes batallas, cada bando busca descubrir y destruir las fortalezas secretas del otro.

La era de Sigmar[editar | editar código]

Comienza una nueva era. Las Hijas de Khaine emergen de las sombras para ayudar a las fuerzas del Orden, pero solo lo hacen cuando mejor se adapta a sus propias necesidades y propósitos nefastos. Este es un momento de nuevas expansiones, y un momento en que los aquelarres de la guerra tienen que suprimir u ocultar muchos de sus codiciados ritos de sangre.

  • La tormenta de Sigmar - Sigmar lanza su nueva guerra contra el Caos, comenzando con un asalto a Aqshy, pero pronto envía sus ejércitos a todos los Reinos Mortales. Los enviados buscan a Morathi por Ulgu, pero sus hechizos de sombra mantienen a todos los templos Khainitas ocultos del Rey Dios. Cuando finalmente se adapta a su propósito, las dos partes unen fuerzas por primera vez en la Batalla de Dolmen Heights.
  • Asaltantes desde las profundidades - en Ghyran, bandas de Idoneth Deepkin emergen de las brumas para emboscar y capturar una Aquelare de guerra de las Kraith que está ayudando a Alarielle en la Guerra de la Vida. Al darse cuenta de que hay objetivos más fáciles, los misteriosos seres marinos intentan alcanzar una tregua, pero como siempre, las Kraith son implacables. Las Kraith persiguen a sus atacantes y se lanzan de cabeza a las brumas.
  • Alianzas crecientes - con la conclusión de la ofensiva de Sigmar conocida como la Guerra de los Portales, las fuerzas del orden han ganado muchos apoyos a lo largo de los reinos mortales. A medida que se fundan nuevas ciudades, los Khainitas están cada vez más dispuestos a unirse con las fuerzas del Rey Dios para hacer retroceder a los ejércitos del Caos. Las Hijas de Khaine luchan en docenas de campañas y cientos de batallas junto a estos nuevos aliados. De los diferentes  Stormhosts de los Stormcast Eternal, algunos nunca llegan a confiar en las Hijas de Khaine, especialmente en los Hallowed Knights, mientras que otros, como los Knights Excelsior, las aceptan con gusto, incluso elogian el celo de batalla de sus nuevos aliados.
  • Entre los sylvaneth, los del Dreadwood Glade luchan voluntariamente junto a los aquelarres de guerra. En cuanto a la gente de Azyrheim, son los Scourge Privateers quienes con mayor frecuencia encuentran una causa común con sus lejanos parientes aelves. Algunas batallas estallan entre las Hijas de Khaine y otras facciones del Orden, como la Atrocidad Excelsis o la guerra de tres días dentro de Vindicarum, pero Morathi se apresura a enmendar y castigar de la forma más atroz a sus propias fuerzas.
  • Ascenso de Draichib Ganeth - Draichi Ganeth se convierte en la secta Khainitas más rápida en crecer. Son los primeros en abrir santuarios en las ciudades recién construidas de la Orden, y rápidamente se convierten en las más conocidas de las Hijas de Khaine debido a sus batallas de gladiadores. Sus ejércitos con frecuencia luchan junto a Stormcast Eternals de Sigmar y los ejércitos que salen de Azyrheim. La destrucción por parte de las Draichi Ganeth de un ejercito orruks fuera de la ciudad de Kurnothea les gana muchos aliados.
  • El regreso de los buscadores - el breve respiro que sigue a la llegada de los Stormcast Eternals en Ulgu, pero con el tiempo más y más seguidores mortales e inmortales de Slaanesh llegan al reino. Con la corrupción de las  Sendas de las Sombra por las fuerzas del Caos, se reanudan las batallas del Cathtrar Dhule. Las invasiones lideradas por Slaaneshi atacan a más de una docena de templos Khainitas, e incluso Hagg Nar es asediado.
  • La campaña para controlar la red de Sendas de la Sombra comienza con la Primera Batalla de los Murkfields. Con invasiones rápidas, los ejércitos del Caos gobiernan los caminos inicialmente, pero los contraataques de los aquelarres de guerra reclaman muchas de las rutas principales. Al otro lado de las Tierras Sombrías, tales batallas aún continúan, absorbiendo gran parte de la atención de Morathi.
  • El alzamiento de la Muerte - Los malos presagios abundan a medida que las fuerzas de Shyish se juntan con fuerza. Dondequiera que haya una gran concentración de Scathborn, los espíritus de los muertos se levantan y atacan. Nagash, el Señor Supremo de los No Muertos, busca reclamar esas almas errantes, que han escapado de la muerte, porque las considera legítimamente suyas. Al mismo tiempo, las hijas de Khaine son convocadas por sus aliados de la Orden para ayudar a defender las principales ciudades de las terribles fuerzas que las asaltan. Solo donde se van a obtener ganancias políticas, territoriales o monetarias, Morathi ordena a los aquelarres de la guerra que se unan a la lucha. Sin embargo, hay excepciones: cada vez que el enemigo es Slaaneshi o de origen no-muerto, el Gran Oráculo ordena a sus parientes que entren en el conflicto con celo vengativo, porque ella nunca perdonará a los señores que dirigen a esos dos enemigos.

 Fuentes[editar | editar código]

  • Battletome: Hijas de Khaine 1ª edición
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.