Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Slave to Darkness-0.jpg

Registrar una fracción de las batallas libradas por los Slaves to Darkness llenaría las bibliotecas más grandes de Azyrheim muchas veces. Innumerables campeones se han alzado y caído a lo largo del Sendero a la gloria exigido por los Dioses Oscuros, y cuando sus ejércitos se unen, las guerras resultantes marcan el tejido de los Reinos Mortales.

Era de los Mitos[]

  • Regalo de los cielos: Sigmar comienza a traer los dones de la civilización a las tribus de la humanidad. Gradualmente, las ciudades se fundan en los Reinos Mortales, y el Panteón del Orden gobierna como protectores divinos. Es un momento de abundancia, pero no todas las formas antiguas son olvidadas
  • Susurros desde el mas allá: A medida que las grietas comienzan a aparecer en el Panteon del Orden a lo largo de los siglos, en la creciente debilidad mortal germina una semilla de oscuridad que los Dioses del Caos explotan con vehemencia. Bajo el disfraz de de antiguas deidades tribales, alimentan estas emociones negativas, atrayendo a muchas culturas a sus cultos a cambio de promesas de poder. Los ritos malignos se realizan adorando deidades cuyos nombres no se han pronunciado durante milenios. Los muros de la realidad se debilitan a medida que aumenta el poder del Caos.
  • La realidad explota: Mediante su devoción, los fieles de los Dioses Oscuros debilitan la barrera entre los Reinos Mortales y el Reino del Caos, lo suficiente para que las legiones demoniacas irrumpan a través de ella. El Panteon del Orden se tambalea cuando la realidad es asediada por los ejércitos de los Poderes Ruinosos. Millones de mortales se comprometen con el Caos para evitar ser asesinados por las huestes demoniacas, deshacerse de las cadenas de la civilización y convertirse en los primeros Slaves to Darkness.

Era del Caos[]

  • La senda de la ruina: Los Slaves to Darkness se extienden por los Reinos Mortales cuando estalla la Era del Caos, aniquilando a todas las civilizaciones que se interponen a su paso. Los primeros campeones en abrazar el Sendero a la gloria consiguen recompensas divinas por cada acto horrible que cometen. Para dominar su conquista de la realidad, los Dioses Oscuros invocan al Elegido, prometiéndole el dominio sobre todas las tierras que se encuentren bajo su mandato. Poco después, un reino tras otro cae con quistado por Archaon y sus legiones.
  • Cielos Ardientes: En las Llanuras de Fuego de Aqshy, los ejércitos del Orden, la Muerte y la Destrucción se encuentran con las hordas de Archaon en una batalla apocalíptica. Siete veces la carga de Sigmar amenaza con ganar día, el pero, el Elegido ha planeado tal eventualidad. En el octavo asalto, una ilusión conjurada por Archaon atrae a Sigmar para que arroje su martillo bendito, Ghal Maraz, que es absorbido por una herida de la realidad y re corre el cosmos a toda velocidad para aterrizar en Chamon. Desprovisto de su arma más poderosa, Sigmar se ve obligado a retirarse, la risa de Archaon resuena en sus oídos.
  • Archaon triunfante: A raíz de la Batalla de los Cielos Ardientes, el Panteón del Orden se oculta. Sigmar se ve obligado a sellar las Puertas de Azyr, enviando a la muerte a millones de mortales u obligándoles a vender sus almas para sobrevivir. En el transcurso de las Guerras Nexus, Archaon conquista Todaspartes y levanta la torre de Varanspire. Muchas culturas caídas se embarcan en peregrinaciones oscuras a estas tierras malditas, luchando por el derecho de unirse a los ejércitos conquistadores del Elegido.
  • El abandonado: Al darse cuenta de que no puede haber victoria contra las hordas en masa del Caos, el Rey Khalid Kol-Mehn del reino de Sol lidera a su pueblo en una huida desesperada a través de Aqshy. Buscan una de las legendarias Puertas de Azyr, pues tras ellas el Dios Rey ha prometido un santuario donde ponerse a salvo del ataque demoniaco. Perseguidos y atacados constantemente por daemons de pezuñas doradas, sólo unos pocos miles de supervivientes alcanzan el reluciente Portal del Reino, con enemigos acechando por todos lados. Sin embargo, justo cuando el Rey Kol-Mehn alcanza el portal giratorio, su luz se desvanece y su aura de magia antigua se con vierte en da. Sigmar ha cerrado las Puertas de Azyr, y los últimos hijos e hijas de Sol están condenados. El Rey Kol-Mehn se arrodilla, maldiciendo al Dios Rey y ofreciendo su alma y las de los suyos a cambio de una oportunidad de venganza contra los traidores de Azyr. Los Dioses Oscuros oyen su plegaria y y en su capricho deciden contestar. De repente, hinchados de fuerza antinatural y su carne ondeando con bendiciones profanas, Kol-Mehn y sus seguidores se vuelven y matan a sus perseguidores demóniacos. Desde ese día, los supervivientes de Sol se llamaron los Abandonados, y se convirtieron en los perseguidores más salvajes y despiadados de los fieles del Dios Rey
  • Humo y espadas: El aquelarre Cabalista de Malcedex Vox se une a los anfitriones del Lord Hedonite Kalian el Insaciable. Invitados al palacio de aceroespejo del campeón Slaaneshi, las ilusiones envueltas en humo de Malcedex deslumbran a los que buscan placer en la corte de Kalian. Sin embargo, el placer se convierte en horror, ya que las formas humeantes adoptan una forma física; lo que parecían ser me ras ilusiones son, de hecho, la banda de Chaos Knights de la Estrella Negra llevada al corazón del palacio por la magia de Vos. La masacre que sigue es unilateral. Al final, Kalian ha sido dividido por los seguidores de Malcedex, mientras que sus suplicantes tribus quedan reducidas a forraje para alimentar los rituales de cabalistas caídos.
  • Aguas infectadas: Las tribus fluviales del norte de Invidia expulsan con éxito a una gran cantidad de Demonios de Nurgle de sus tierras, matando a cientos de personas en una gran batalla en el Tenedor del Minueto. Sin embargo, se derrama tanta sangre de PlagueBearer en las aguas que dan vida a estos canales que una vez fueron prístinos, que se obstruyen y se pudren. Incapaces de beber el líquido contaminado o de alimentarse de los peces podridos e hinchados que se encuentran en su interior, las tribus de Invidian se ven afectadas por una sed y hambre terribles. En su desesperación, rezan pidiendo la lluvia y alimento que tanto necesitan a cualquier dios o poder superior que pueda escucharles. Rotigus el Generoso escucha su llamada. La Great Unclean One invoca un aguacero pestilente de lodo que desborda las orillas de los ríos Minueto y se sumerge en las tierras de las tribus. Trae consigo abundantes enfermedades, mutaciones y otras bendiciones grotescas. Al elegir la condena en vez de la destrucción, los supervivientes de las tribus del río finalmente aceptan estos regalos. A partir de entonces, se refieren a sí mismos como el diluvio gris. Esta piadosa horda devastadora largo y tendido, exaltando las virtudes de su salvador, y matando a todo el que rechace las magnánimas ofertas del Padre de la Lluvia.
  • El señor de los pistones: Skar'torath, el Monarca de los Gritos, es desterrado de Chamon por los ejércitos de Prosperia. Enfurecido, el Daemon Prince hace el Juramento del Pacto de hierro y se transmuta en un Soul Grinder. Al volver a entrar en el Reino Dorado, Skar'torath se encuentra en las tierras exteriores de Chamon. El Soul Grinder pronto descubre tribus que han gravitado hacia los desiertos mercuriales. Muchos son asesinados mientras Skar'torath busca pagar la deuda del alma por su transformación, pero perdona a los que lo adoran como un semidiós férreo. Pronto, el Soul Grinder está en camino hacia el reino que lo desafió, acompañado por hordas de bárbaros que llevan todo tipo de implantes e injertos mecánicos.
  • El festín negro de Drom: El reino duardin de Drom, ubicado en medio de las montañas Pico ardiente de Aqshy, es una de las pocas civilizaciones que aún siguen en pie después de siglos de asaltos del Caos. Enojado por la resistencia de los defensores, Archaon desata el Séptimo Círculo de la Varanguard (los Hijos Malditos). Montados a la cabeza de una gran hueste, los Hijos Malditos pisotean a las multitudes envueltas en gromril para detener los. Sólo perdonan a los Runelords, en lugar de devorarlos en un festín sangriento. Mediante este rito canibal, los Hijos Malditos consiguen ver las cerraduras rúnicas talladas en la Puerta de Hierro de Drom. Armados con tal conocimiento, la Varanguard expulsa a las defensas con facili dad, mata a los duardin de Drom y cuelga sus cabezas cortadas en la Puerta destrozada.
  • Susurros en la oscuridad: Las siete Ciudades Sombrías de la Costa Simrulas son enemigos difíciles para los ejércitos del Elegido. Maestros de la ilusión y el subterfugio, los Umbral Lords de esas fortalezas oscuras atraen a las hordas de Saqueadores atacantes a una serie de matanzas terribles. Sólo a través de las maquinaciones de Be'lakor el Primer Príncipe, las Ciudades Sombrías sucumben finalmente. Susurrando promesas de salvación a cada señor para que se vuelvan contra sus compañeros, Be'lakor teje una compleja red de intrigas, asesinatos y tormentos que hace que sus enemigos caigan de rodillas Paranoicos y temerosos tanto de parientes como de las huestes invasoras que se reunen en sus fronteras los Umbral Lords son una presa facil cuando Be'lakor finalmente envia a sus legiones demonicas. Destruyen cada Ciudad Sombra devorando alegremente las almas de los ocupantes y levantando estatuas tejidas en la sombra en honor a su Maestro Oscuro.
  • La guerra del fémur: La horda Saqueadora de Gnarl Shar terskull se ve envuelta en una guerra brutal con los orruks Bonesplitter del clan Bonegrinz cuando roba la reliquia sagrada que llaman la Pata de Grummok, el hueso del femur de un Dragón de Magma aniquilado por un héroe orruk en épocas pasadas y que otorga una fuerza bestial a todos los que ponen sus manos sobre ella. Matándose unos a otros con abandono por los picos de la Montaña Hambrienta de Ghur, los dos enemigos manchan las alturas nevadas con su sangre. En los siglos siguientes, la Pata de Grummok cambia de manos cientos de veces, y el derramamiento de sangre no parece remitir.
  • Don de la mutación: En la remota isla de Din en Chamon las tribus guerreras adoran a una inmensa Mutalith Vortex Beast que habita en una caverna llena de arroyos de plata fundida y géiseres de la carne burbujeante. Tribus rivales y otros prisioneros capturados por los dineses son entregados a la criatura como sacrificios. La mayoria son devorados o transmutados en pilares de cristal aullante u otras formas horribles. A unos pocos se les otorga el gran honor de ser transformados en Chaos Spawn seres chillones con tentáculos y semimetálicos. Los dineses llaman a estos afortunados los Bienaventurados de Plata, y los siguen en la batalla con reverencia.
  • El enjambre furia: Miles de Chaos Furies se reúnen en una bandada inmensa, barriendo las llanuras de Aqshy como una plaga de langostas crueles y matando a todos los que encuentran en su camino. Muchas tribus y reinos caen ante el enjambre de daemons menores que se dispersa tan repentina y misterio samente como se formó.
  • La rebelión de Haradh: Con Archaon una vez mas ausente de Ochopartes, el inmenso Chaos Gargant conocido como Haradh, el Destructor, se atreve a levantarse contra Varanspire, afirmando que Solo él es digno de usurpar la corona del Elegido Haradh reune a su lado a un gran numero de Fomoroid Crushers, prometiendoles libertad si le ayudaban a derribar las Dreadholds que construyeron esclavizados. La hueste de Haradh llega a las puertas de la Ciudadela de la Ruina antes de que el Rey de Tres Ojos y la Varanguard de su Tercer Circulo desciendan sobre ellos, podrá ser un gobernante lejano, pero ningun indicio de rebelión dentro de su do minio escapa a Archaon El ejército de Haradh es destruido y el gargant huye su fortaleza en la cima de la montaña. Archaon lo persigue, y en una batalla rápida pero brutal abre el vientre de Haradh con la Matarreyes, dejandolo agonizar lentamente bajo el cielo despiadado de Ochopa tes. A partir de ese momento, el sitio en la cima de la montaña donde se sello el destino del traidor se conoce como el Tormento de Haradh.
  • La gloria de Nochseed: A pesar de que muchos de sus vecinos hyshianos son consumidos por las llamas infernales, la brillante ciudad ziggurat de Nochseed se mantiene orgullosa y sin mácula. Sus gobernantes enmascarados se presentan como seres de cultura honorable y en contra de la oscuridad, pero persisten los rumores de que practican bailes rituales en las profundidades de sus templos, y que de hecho fueron sus espías los que arreglaron la caída de sus rivales más cercanos haciendo pactos con patrones demoniacos misteriosos.

Era de Sigmar[]

  • El dios rey regresa: La Era de Sigmar se inicia con un relámpago. Desde el cielo, los Stormcast Eternals regresan a los Reinos Mortales para desatar la venganza de Sigmar. Cientos de tribus de Slaves to Darkness son asesinadas en el ataque inicial, aunque los servidores del Caos pronto comienzan a tomar la medida de sus enemigos celestes.
  • Un gambito horripilante: En lo más profundo de las junglas de Invidia, los Ogor warglutt conocidos como los Buches amenazan los rituales del hechicero Garathrax. Conociendo la terrorífica reputación de los Buches, el Juradestinos Caba lista negocia un acuerdo con la tribu Colmillo Astillado, prometiéndole ingredientes alquímicos de primera calidad a cambio de su ayuda. Cuando llegan los Buches, atraviesan las huestes del hechicero, aunque muchos caen ante los hechizos de Garathrax y sus secuaces. Cuando la cábala huye al final de la batalla, los Ogors se dan un festín con los caídos adoradores del Caos. Pronto se dan cuenta de su error cuando el veneno de acción lenta elaborado por el Colmillo Astillado, y que Garathrax ha infectado a sus propios guerreros, les corroe las entrañas. Ni siquiera la gran constitución de los Buche puede resistir las toxinas insidiosas. Cuan do el último Ogor se asfixia con su propia bilis, el engaño insensible de Garathrax, el último de una línea que abarca décadas, le hace alcanzar la daemonicidad por la voluntad de Tzeentch.
  • Domesticar una bestia divina: Durante las Guerras por los Portales, en las que los Stormcast Eternals buscan obtener el control de la red de Portales del Reino, Archaon lidera muchas batallas contra los elegidos de Sigmar. En el Monte Kronus, aniquila a los Hammerhands, pero Archaon tiene en mente grandes planes; liberando al daemon oráculo Kiathanus de su prisión, el Elegido adquiere el conocimiento de cómo atar a las bestias divinas zodiacales a su causa. Archaon envía a sus servidores para reclamar a Ignax, el Draco Solar y Behemat, el Titán del Mundo, en busca de su poder para destruir Azyr. En última instancia, el Elegido se ve frustrado por los Stormcasts, aunque se ven obligados a desatar el poder de los legendarios Grandes Rayos para matar a Behemat. Frustrado en sus ambi ciones e indignado por la posterior pérdida de varias Allgates, Archaon comienza a buscar nuevos medios de conquista.
  • El señor de los pozos: Archaon le otorga al Ogroid Myrmidon Skaraggos Ojopartido el título de Grand Pitmaster, tras ver cómo la criatura mata a un Skitterstrand Arachnarok en la arena. Este título elevado otorga a Skaraggos el poder sobre cada pozo de sangre y arena de matanza de Ochopartes.
  • Civilización bajo asedio: La Temporada de Guerra comienza cuando las fuerzas del Orden intentan consolidar las ganancias obtenidas durante las Guerras por los Portales. Las ciudades se fundan en el interior de muchos reinos, particularmente en Ghyran, donde el trío de asentamientos conocidos como las Semillas de Esperanza se establecen en Franja Siempreverde. Muchos Slaves to Darkness, especialmente los Saqueadores, se ofenden con este resurgimiento del Orden y descienden a estas ciudades nacientes para destruirlas en nombre de los Poderes Ruinosos. En última instancia, no logran derrocar las Semillas de Esperanza, aunque la Horda Ironsoul aniquila con éxito la floreciente ciudad Ghurish en Matarka, salando la tierra con la sangre derramada de los defensores.
  • La furia de los muertos: El oscuro plan de Nagash para envolver cada reino con el poder de Shyish se acerca a su realización. Muchos campeones reciben visiones divinas que los llevan a Shyish; La mayor de estos es la Darkoath Warqueen Marakarr Cielosangre. Rápidamente reúne una vasta horda alrededor del núcleo endurecido por la batalla de su propia tribu, absorbiendo a muchas otras bandas al matar a sus líderes. Cielosangre casi logra alcanzar Nagashizzar y detener las ambiciones de Nagash, pero es atacada en el último momento por una fuerza puritana de Stormcast Eternals. El necroseísmo de Nagash se extiende a través de la realidad cuando su gran ritual alcanza su clímax, invocando a los espíritus de los muertos a los Reinos Mortales, aunque Marakarr sobrevive y jura que un día destruirá Nagashizzar piedra por piedra.
  • Un castigo persistente: Al otro lado de los reinos, los espíritus de Nighthaunt se levantan para asaltar a los vivos. Los Slaves to Darkness están listos para reunirse con los gheists en batalla, ya que incluso los recordatorios tan severos de la mortalidad luchan por desestabi lizar a los que habitan en el dominio de la pesadilla del Caos. La horda de Expoliadores de Lavarious el Adulado disfruta con particular regocijo en regreso de estas almas perdidas. Su monstruosa horda busca campos de batalla pasados donde los que no se inclinaban ante ellos fueron sacrificados, el Daemon Prince se deleita con la oportunidad de vencer a sus enemigos por segunda vez mientras se levantan para vengarse.
  • Tesoros desenterrados: A raíz del necroseísmo, una oleada de magia pura brota recorre los reinos. En su estela, se revelan muchos secretos antiguos, y las ilusiones y encantamientos que los protegieron durante siglos se revelan en un instante. Entre estos misterios recién descubiertos están las Criptormentas, depósitos arcanos construidos por el Dios Rey y repletos de toda clase de secretos prohibidos. Deseo sos de reclamar Criptormentas para sí, los Dioses Oscuros conceden a muchos de sus adoradores más po derosos visiones del botín y la gloria que aguardan en su interior. Las hordas de Saqueadores, Cabalistas y Daemon Princes de los Expoliadores descienden sobre las Criptormentas, pero pronto descubren que no son los únicos que buscan las cámaras del tesoro del Dios Rey.
  • El torneo negro: En busca de los asesinos más feroces de los reinos, Archaon decreta que se realizará una gran batalla de sangre ante los muros de Varanspire. El Torneo Negro enfrenta a los mejores Chaos Knights y señores montados en bestias que se enfrentaron en duelos a muerte, y el premio es un lugar dentro de las filas de la Varanguard del Elegido. Miles de guerreros de todos los reinos viajan a Ochopartes para probar sus lanzas entre sí; entre ellos hay caballeros podridos de la Orden de la Mosca, Skullriders con placas negras de las estepas de Penultima, relucientes Caballeros del Espejo Roto y muchos otros. A lo largo de las llanuras sulfurosas de Ochopartes, estos jinetes se enfrentan en batallas cada vez más brutales y sangrientas ante una audiencia de Daemon Princes y Chaos Lords: el Rey de Tres Ojos no está presente, pero no hay duda de que está al tanto de cada muerte sangrienta y cada acto de brutal brutalidad perpetrada por los participantes. Pronto, el suelo está lleno de cadáveres desgarrados y se tiñe de rojo oscuro con la sangre derrama da. Tras muchos días de carnicería, se impone Desrachus del Corazón Pálido, empujando la punta astillada de su espada a través del ojo de Krasmus Cortagaznates. Se le concede el honor de unirse al Cuarto Círculo de Varanguard, a los temidos Reavers of Chaos, y comienza una gloriosa saga de matanzas y ruinas.
  • Un festín de secretos: La Torre Platinum de Chamon es una Criptormenta particularmente grande y muy disputada, donde los tomos de metal grabados con ácido llenos de estudios sobre magia oscura, nigromancia y ataduras de daemon se guardan en pilas de placas tan altas como árboles de roblehierro. Un trío de Mindstealer Sphiranxes busca esta abundancia de conocimiento ilícita, pero pronto se encuentran asaltados por guerreros de los guardianes de secretos, una Cámara Sacrosanta de los Hallowed Knights. Los Stormcast Eternals han venido a salvaguardar el repositorio oculto del Dios Rey, pero las Sphiranxes no tienen intención de renunciar a su premio Atrayendo a las tribus del Caos y los Tzaangor shamans a través de amenazas, dominación psiquica y promesas de poder, transforman la Torre de Platinum en un campo de exterminio de ilusiones, glifos que minan la mente y trampas mortales magicas que por más que intentan, no pueden penetrar.
  • Los cráneos robados: Los Saqueadores conocidos como los Vengadores de Sangre hacen una peregrinación a través del Gran Erial de Aqshy cada temporada para y ofrecer sacrificios ante inmensos zigurats cráneos. El mismo Korghos Khul, Señor de la Goretide y campeón favorito de Khorne, levanto estas imponentes moles para los Slaves to Darkness, tales sitios son lugares sagrados y por lo tanto, se indignan más allá de la razon cuan do descubren que los Recolectores de Gothizzar de los Crematorianos han comenzado a arrastrar grandes cargas de cráneos blanqueados para sus propios fines macabros. Los Blood Revenants lanzan un asalto total contra los  Ossiarch Bonereapers, que responden enviando una gran hueste de su propia volátil y flamigera Mortek Guard. Con el hacha y la espada, los Crematorianos son finalmente expulsados, pero no antes de que hayan reclamado un diezmo apropiado de huesos, incluidos muchos Blood Revenants recién asesinados.
  • Varanspire amenazado: La onda de choque del necroseismo alcanza incluso a Ochopartes, y la energia mórbida de Shyish choca con el poder puro del Caos. De brumas fantasmales surgen los espiritus vengativos de los que murieron en siglos pasados a manos de los Slaves to Darkness, presentando a las bandas en combate de Ochopartes un nuevo mortal desafío, Las luces extrañas y y los fenómenos mortales se observan con regularidad creciente alrededor del arco que conduce a Shyish. Con su maestro ausente, los señores de la guarnición de Archaon comienzan a preparar sus defensas contra cualquier amenaza que se avecine...

Fuentes[]

  • Tomo de batalla: Slave to Darkness (2019)
Advertisement