Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Los Osiarcas Cosechahuesos provienen originalmente de entre las ciudades de los primeros habitantes que se asentaron en los Reinos Mortales. Son la principal fuerza militar en la necrotopia de Nagash, aunque fue solo cuando Katakros se convirtio en el principal teniente del nigromante que marcharon en masa hacia los reinos y cambiaron el curso de la historia para siempre.

Era de los Mitos[]

  • La llegada de Nagash: Tras ser liberado por Sigmar de su encierro, el Gran Nigromante reclama a Shyish como su dominio propio. Idea un intrincado plan que se extiende por milenios, pero Nagash no teme ser ambicioso, y esta completamente convencido de que el Reino de la Muerte es suyo por derecho. El Gran Nigromante pone en marcha planes para conquistar todos los inframundos, ya sean infernales o paradisiacos. Para hacerlo, consume a todos las deidades de la muerte rivales que rigen estos lugares de descanso para los fieles, convirtiendose en el unico gobernante de Shyish.
  • Las ciudades de Azyr: La alianza entre Sigmar y Nagash logra la creacion de cientos de ciudades a lo largo de los Reinos Mortales, algunas de las cuales de magnitudes espectaculares. Son terminadas en un sorprendente corto periodo de tiempo gracias a los esfuerzos combinados de la experticia de humanos, duardin, y aelfos, apoyados por incansables legiones de esqueletos que trabajan incesantemente por las noches mientras sus contrapartes vivientes descansan. A espaldas de Sigmar y sus lideres civiles, estos no muertos construyen tanto arriba como por debajo del suelo, donde crean catacumbas en areas que serian mortales para los vivos.
  • No muerte en la oscuridad: Trabajando en absoluta oscuridad y saturados con magia mortal, Nagash crea los primeros Osiarcas Cosechahuesos dentro de sus ciudadelas y laboratorios. Aunque muchos de los nigromantes que usa como asistentes mueren en el proceso, los supervivientes cambian a nuevas formas. Sus almas son arrancadas de sus cuerpos, fusionadas en espiritus compuestos, y divididas nuevamente, solo para ser instaladas en cuerpos fabricados con hueso viviente. Estos desafortunados se convierten en la primera orden de Mortisanos, con la inmortalidad que siempre desearon pero carentes de cualquier voluntad mas que la que Nagash les permite. Empiezan el trabajo que el Gran Nigromante ordena, un gran acto de creacion que ve el nacimiento de una nueva raza de no muertos a partir de huesos robados y almas perdidas de una nacion militar que conquistara mundos.
  • Las tribus de Shyish: Las subculturas humanas que han prosperado gracias a Sigmar se expanden, dan pie a nuevas generaciones, y se expanden nuevamente por los Reinos Mortales. Shyish no es la excepcion, pues Sigmar moldea decenas de los inframundos mas inhospitos hasta que los vivos pueden hacer su hogares junto a los muertos. Algunos de estos inframundos reciben con los brazos abiertos el color y la alegria que los vivos traen a sus oscuras realidades, mientras que otros los ven como usurpadores e invasores. En Ossia, el mortisano-asesino Zandthos jura solemnemente ver hasta al ultimo de los invasores vivientes asesinado.
  • La caida de Katakros: En la republica ghuriana de Fleizch, el señor de la guerra Orpheon Katakros concluye una eficaz campaña de "quemar y matar" contra los hombres bestia que infestan un bosque cercano. Arrancado de su carro de guerra, es asesinado en los fuegos de la batalla final por un Ghorgon desatado.
  • Asi en la vida como en la muerte: El espectro de Katakros encuentra su lugar en las fuerzas militares de Ossia, ascendiendo rangos bajo los Tutores de la Tumba hasta convertirse en el amo de las defensas de los inframundos shyishianos. Mira con ojos ambiciosos a Necros al norte, evaluando sus defensas y hallandolas debiles, pero contiene su espada por ahora.
  • La conquista de las tierras interiores: El azote del Caos se cierne sobre las Tierras Interiores, el anillo de territorios que rodea el templado centro de Shyish. Katakros esta mas que preparado para ello. A lo largo de los barrancos y promontorios de Garra de Bruja, Katakros hace retroceder a los hombres rata que infestan Cadavaris al mar. Sus tacticas de pinza sobre las montañas al norte de Espina Fuegonocturno lo ve reduciendo a las orgullosas tribus Darkoath a poco mas que esclavos. A lo largo de las Tierras Interiores, sus recien formadas filas ganan victoria tras victoria. El nombre de Katakros es pronunciado con reverencia y asombro en un puñado de inframundos desde Fin del Satiro hasta Atanasia. No obstante, gradualmente se vuelve claro que Katakros esta consolidando su posicion en cada una de las regiones que ha "liberado", y que practicamente los ha estado anexando a Ossia.
  • Victoria, sin importar el costo: Un enorme ejercito de tribus guerreras provenientes de Morthaven, Hallost, y Cadavaris, creado en una alianza forzada a partir de la deconstruccion de sus independencias como resultado de las campañas de Katakros, desciende sobre las fortalezas exteriores del abandonado Imperio de Ossia. En ese momento, Katakros esta ausente, conquistando a las tribus de jinetes en Equuis Main. Sin embargo, gracias a los Aviarcas, una red de espias que usan aves veloces para pasar informacion de un comandante a otro, se le envia un mensaje tan pronto como los ejercitos de la Alianza Cadavarana aparecen en las fronteras de Necros. Katakros responde con un pergamino, donde ordena a los Tutores de la Tumba que pongan en practica aquello que han enseñado durante siglos. Si no lo hacian, decia el pergamino, sus cuerpos serian exhumados y sus espiritus expulsados o esclavizados por los nigromantes mascota de Katakros.
  • El estudiante se vuelve el maestro:


Advertisement