Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Tzeentch icono.png

Los Cultos Arcanites son reservados, y sus operaciones clandestinas se ocultan tras ilusiones y engaños. Si bien están dedicados a la causa del cambio y la caída del Orden, hay un cierto método tras la locura de organización que mantiene unido a cada culto.

Descripción[]

Un Culto Arcanite es una gran amalgama de adoradores mortales de Tzeentch, pudiendo ser un centenar de almas o una vasta organización de miles. Cada culto está dirigido por un pequeño pero poderoso grupo de hechiceros-guerreros conocido como cábala, y puede tener aliados tales como sus secuaces o incluso invitados de renombre.

Todos en el Culto están dedicados a completar los planes de su deidad, pero, al igual que las asambleas de los demonios de Tzeentch, cada culto lo hace enfocándose en uno de los aspectos de su dios. Por ejemplo, aquellos que se arremolinan tras las banderas del culto de los Oracles sufren augurios precognitivos, portentos y profecías, y sus acciones, intrigas y guerras se basan en la naturaleza predictiva de su visión del futuro.

El culto de la Transient Form, sin embargo, favorece las mutaciones y magia cambia-formas para conseguir sus fines, mientas que el culto de los Mil Ojos prefiere trabajar tras un velo de secretismo, utilizando hechizos de manipulación y control. Es natural que todos los grandes cultos se consideren superiores al resto, y se esfuerzan por mantener esa situación. La guerra abierta entre cultos es rara, pero no es algo nuevo, y las traiciones son frecuentes.

Un Culto Arcanite viene a estar formado de tres a nueve aquelarres. Los aquelarres son distintivos grupos de devotos divididos, a su vez, en tres grupos, conocidos como sectas. Cuando un culto tiene más de nueve aquelarres se mantendrá en ese número sagrado dividiéndose igual que el ictioethéreo globular del reino de Tzeentch se divide en dos tras unirse a las puertas de la magia. Los nuevos aquelarres, entonces, adoptan un nombre e identidad nuevos. Estos cultos "escindidos" suelen mostrar la misma coloración en su armadura, toman aspectos variados de su iconografía de su culto padre, y lucharán a su lado con un mísero susurro de traición en el aire.

Secuaces y honrosos invitados[]

Arcanistas.jpg

Varios ritos importantes del culto son llevados a cabo no por la cábala, sino por sus tenientes y subordinados. Alguno de los rangos de estos individuos son exclusivos de ciertos cultos, pero otros se repiten a menudo en ellos. Puede que el más repetido sea el rango del maldito, también conocido como el Ojo de Tzeentch. Este es un mago cuyo cuerpo es anfitrión de un Tretchlet, un demonio menor injertado en su portador como un homúnculo, confiriéndole extraños dones y consejo en susurros. Su habilidad para detectar mentiras y descubrir los más profundos secretos de alguien hace que los malditos sean perfectos en su tarea de chequear a los aspirantes al culto. Las almas de aquellos considerados indignos se dan a comer al voraz Tretchlet, formándose así una simbiosis ente hechicero y espíritu. Aún más extraños son los Ogroid Thaumaturges, seres descomunales cuyo interior arde con una llama sobrenatural. Poco se sabe de estos brutos misteriosos, pero están versados en los saberes oscuros y su control de las llamas sólo está superado por Tzeentch. Los Ogroid, en los cultos arcanites, ostentan títulos como Thaumapriest o Master of Blueflame, ya que lideran rituales que invocan fuego disforme y le enseñan sus secretos a los Kairic Acolitos. Otros tipos de tenientes son menos frecuentes, como son los Totemshiekers y los Prophet-horns, y tampoco es extraño que los cultos invoquen demonios en su ayuda, aunque al final no se sepa quién controla a quién.

A veces, uno de los Gaunt Summoner puede asumir el mando de un Culto, o quizás sólo se les une un tiempo para llevar a cabo sus nefandos propósitos, los de Archaon el Everchosen o los del mismísimo Gran Arquitecto. Sólo hay nueve de estos seres terriblemente poderosos en la existencia, lo cual hace que su presencia sea muy reverenciada entre los cultistas.

Estructura de un culto[]

Mark of Tzeentch.jpg

Como organización dedicada al Dios del Cambio que es, un culto fluctúa en tamaño y en composición según sus miembros lo abandona para crear otros grupos o unirse a otras facciones. Tal fluidez oculta la verdadera naturaleza del culto, y asegura que la influencia de los servidores de Tzeentch se extiende.

El culto esta dirigido por un círculo de hechiceros llamado cábala que esta formada por Magisters, Chamanes Tzaangor y Fatemasters. Pero la autoridad total solo puede recaer en uno de ellos.

La cábala puede usar secuaces independientes como los Ogroid Thaumatuges o los malditos para conseguir sus objetivos arcanos.

Un culto típicamente comprende de tres a nueve aquelarres, cada una esta formado por tres sectas. Estos estan formados por Tzaangors y/o acólitos.

En raras ocasiones un Gaunt Summoner se alía con un culto o lo dirige de manera temporal (hasta que finaliza su objetivo), estos se les llama "honrosos invitados".

Cultos conocidos[]

  • Culto de la Forma transitoria (Transient Form).
  • Culto Pyrofane (están obsesionados con el fuego brujo)
  • Culto Cognita (este culto sabe la verdad de porque la ausencia de Slaanesh)
  • Culto de los Mil Ojos (Thousand Eyes), conocidos por sus espías en todos los reinos.
  • Culto del Destino Retorcido
  • Gremio de los invocadores (Summoners), tienen como objetivo atar no menos de nueve Señores de la Transformación al servicio de su culto.
  • Culto Pandemonio
  • Culto de los Oráculos (los cuales buscan quebrantar el orden natural de las estrellas).
  • El culto misterioso (susurran en los oídos de muchos frustrados y ambiciosos novicios del consejo misterioso).

Fuentes:[]

  • Chaos Battletome: Disciples of Tzeentch
Advertisement