Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Reino Caos.jpg

Los Daemonios son las criaturas nativas de los Reinos del Caos. Cada uno de ellos está vinculado a una deidad del Caos. Existen Daemonios de diferentes tipos, y su apariencia, poderes y habilidades depende del dios al que estén vinculados. Todos los Daemonios son criaturas mágicas, y su conexión con el plano material puede aumentar o menguar según las circunstancias. Es por ello que no suelen poder mantener una forma física durante mucho tiempo. Si esta forma física es destruida, un Daemonio volverá a reformarse tras un tiempo en los Reinos del Caos. Es por esta razón que se les suele considerar inmortales.

Conseguir la daemonicidad es un don que los Dioses del Caos pueden otorgar a sus elegidos. Es por esto que la mayoría de seguidores de los poderes ruinosos aspiran a convertirse en Príncipes Daemonio para así poder liderar vastas legiones demoníacas durante toda la eternidad.

Algunos Daemonios consiguen mantenerse en los Reinos Mortales sin desvanecerse, ya sea a causa de algún evento mágico catastrófico o de una invocación no revertida. Generalmente se mantienen en los bordes de los reinos subsistiendo gracias a las energías caóticas que se acumulan en estas zonas mientras cazan a las criaturas de sangre y hueso que cometan la imprudencia de acercarse a sus dominios.Se dice que incluso algunos Príncipes Daemonios recorren los límites de cada mundo regocijándose en su poder o aliviándose de la angustia derivada de su secreto temor a regresar al Reino del Caos.

Los más poderosos Daemonios son los Grandes Daemonios, enormes y poderosas criaturas que sólo responden ante su deidad.

Conocemos los siguientes tipos de Daemonios:

Daemonios de Khorne

Daemonios de Tzeentch

Daemonios de Slaanesh

Daemonios de Nurgle

Daemonios Skaven

Fuentes[]

  • Reglamento Age of Sigmar segunda edición
Advertisement