Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Dhom-hain.png

Feroces y orgullosos, los otros enclaves de Idoneth Deepkin consideran que los Dhom-hain son salvajes o, incluso, bárbaros. Independientes y testarudos los Dhom-hain han abandonado desde hace mucho tiempo las asambleas, confiando en su propia habilidad e ingenio frente a adversidad. Otros enclaves creen que los Dhom-hain exhiben grados de salvajismo impropio de sí mismos, comparándolos con las razas menos iluminadas. En verdad, los Dhom-hain ignoran voluntariamente los otros enclaves, considerándolos arrogantes, equivocados y demasiado entrometidos. Sin embargo, esto no les ha impedido ser el pueblo mas numeroso de su raza.

Los antepasados ​​de los Dhom-hain estaban entre los de los Cythai que se separaron con sus parientes en Hysh. Siguieron los remolinos para establecerse en Ghur, el Reino de las Bestias, rechazando las advertencias justas de los antepasados ​​de Ionrach. Allí, los mares estaban llenos de las criaturas más salvajes, y cuanto más bajaban, más horribles se volvían los monstruos. Es de este viaje que los Dhom-hain tomaron su nombre, ya que significa "buscadores profundos".

Durante su emigración, los Dhom-hain fueron atacados por gyrfins, criaturas hibridas entre un lobo y los enormes krakigon. Las anguilas resbaladizas de Fangmora salieron de las cuevas, apretando las mandíbulas alrededor de los guerreros y arrastrándolos a sus guaridas para ser devorados. Gigantes Carcinclaws acecharon el fondo del mar, con su armadura tan gruesa las hacían casi invulnerables y sus pinzas dentadas fácilmente podían cortar un aelf en dos.

Aunque más de la mitad de su población fundadora fue asesinada durante el viaje, los Dhom-hain perseveraron. Eran demasiado orgullosos para buscar ayuda y no podían admitir que las advertencias de sus familiares sobre los peligros de Ghur eran ciertas. En cambio, se volvieron hacia adentro, protegiéndose mutuamente con gran fervor.

Finalmente, los Dhom-hain descubrieron el Canal Negro, una trinchera de kilómetros de largo en la parte más profunda del Mar de Ominod. Allí, establecieron Rúndhar, la Ciudad Secreta, construyéndola en las cámaras naturales que cubrían las paredes del cañón.

Sus Isharann ​​fueron de los primeros en aprender a dar forma a los corales vivos, y utilizaron este conocimiento para erigir elegantes torres y ciudadelas para proteger su nuevo reino.

Hasta el día de hoy, los Dhom-hain permanecen ferozmente leales a sus propios clanes. Son reconocidos como luchadores especialmente salvajes, una necesidad para la supervivencia en el Reino de las Bestias, aunque otros Idoneth los ven como regresando a un estado más primitivo. Son maestros del ataque de golpear y huir, y sus ejércitos se construyen alrededor de sus bestias de enlace Akhelianas, especialmente las Anguilas Fangmora que aún viven en abundancia a lo largo de las empinadas paredes abisales. Los ejércitos de los Dhom-hain se han ganado la reputación de luchadores feroces. Su brutalidad, sin duda, proviene de su insistencia en ganarse la vida entre las aguas más infestadas de monstruos de Ghur. Todos los lugares profundos tienen muchos peligros, pero los monstruos marinos del Reino de las Bestias son inigualables en número, tamaño y salvajismo. Es a partir de esta proliferación de criaturas que los Dhom-hain adquieren sus bestias de enlace, y sus falanges regularmente cuentan con criaturas más y más rápidas, particularmente Anguilas Fangmora, que cualquier otro enclave.

Los Dhom-hain usan una armadura con un tono verde suave similar a la misteriosa bioluminiscencia emitida por muchas criaturas de aguas profundas, mientras que su ropa tiende a ser de coloración oscura.

Fuentes[]

  • Order Battletome: Idoneth Deepkin.
Advertisement