Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca


La Dinastía Avengorii es una de las líneas de sangre y dinastía de los Necroseñores Pudrealmas. Se podría decir que son los Necroseñores más temidos. Ven la maldición Pudrealmas como una bendición y aceptan sus poderes bestiales. [1]

Tan retorcidos en mente como mutados en cuerpo, los Avengorii son un clan de monstruos y pesadillas. Su salvajismo es infame incluso a lo largo de las tierras depredadoras de Ghur; los pocos adversarios con valor suficiente para enfrentarlos en batalla son inevitablemente despedazados y consumidos en un hambre bestial.


Descripción[]

La Dinastía Avengorii esta compuesta por los vampiros más formidables de los Pudrealmas y suelen estar acompañados por bandadas de dragones zombies y huestes de Espiriterror.[1] Los vampiros Avengorii han abandonado su lado humano para rendirse ante la furiosa bestia de su interior. Sus integrantes son auténticos terrores de la oscuridad. Sus huestes de Espiriterrores dan rienda suelta a sus impulsos antinaturales alimentándose las sangre y las viseras de sus enemigos. Son abominaciones famélicas que creen que la bestia interior debe tomar las riendas. [2]

A diferencia de los Vyrkos, los Avengorii no hacen ningún esfuerzo para contener su aspecto monstruoso. Aunque las comparaciones son innegables, los Avengorii son una estirpe diferente a los Aberrantes de Ushoran; de hecho, se toman la comparación como una grave ofensa.[2]

Para alimentar su naturaleza monstruosa, los Avengorii han desarrollado varios rituales extraños que en su mente son pruebas y actos sagrados para mantener la comunión con la Maldición Pudrealma. Algunas son:[2]

  • El Mas'ranga: Ritual donde un vampiro no trasformado es atado voluntariamente con cadenas y suspendido en un estanque de sangre hirviente lo que aviva su sed de sangre intensamente.
  • El Korak'hor: Ritual donde el vampiro pasa diez días y diez noches meditando ante oleadas mágicas de amatista vinculadas a la propia Nagashizzar. Aquellos que resisten esta magia de alto poder se convertirán en Señores Vengorianos.

Procedencia[]

Se cuenta que los Avengorii fueron reunidos gracias a Lauka Vai luego de que destruyera a los suyos y adoptara a todos aquellos Necroseñores que no sentían miedo de usar su lado bestial contra sus enemigos.

Localización[]

Al aceptar su propia naturaleza primal, han demostrado ser más que capaces de sobrevivir en las salvajes tierras de Ghur. Viven bajo las arenas de ámbar en enormes cámaras laberínticas y cavernas.[2]



Capacidades Bélicas[]

Sus huestes están dirigidas por los monarcas bestiales llamados Señores Vegorianos. Cuando hay que ir a la guerra, dracos zombificados y horrores quirópteros reptan hasta la superficie a través de ancestrales túneles serpenteantes, conducidas por los Señores Vengorianos que buscan demostrar la superioridad de sus formas bestiales sobre los seres inferiores.[2] Caen sobre el enemigo sin titubear, desmembrándolo en una orgía de sangre y violencia. Para la mayor parte de la estirpe, la estrategia queda siempre es relegada a un segundo plano ante la oportunidad de saciar su hambre de matanza bestial. Si se les dejase a sus anchas, los Avengorii probablemente se inmolarían en la búsqueda descerebrada de matar y alimentarse de todo, pero aún arde una oportunidad de salvación en aquella que los gobierna: Lauka Vai, la Madre de las Pesadillas.


Trasfondo[]

Era del Caos[]

Durante la Era del Caos Lauka Vai recibió una emboscada en una misión para los Caballeros Vampiros, cayo a un pozo y emergió con con un cuerpo deformado y monstruoso. Tras matar a sus compañeros por discriminación ante su nueva forma, decidió exiliarse a las tierras de Ghur.[3] Mientras tanto muchos vampiros que habían cedido a su forma bestial vagaban por el mundo defendiéndose de las hordas del Caos.

Era de Sigmar[]

Tras el Necroseísmo, los Señores Vengorianos de la Dinastía Avengorii buscaron a Lauka Vai, quien era llamada en es momento como la Madre de las pesadillas. Habían oído hablar de sus hazañas y la consideraban un modelo a seguir, ya que los ideales Avnegorii siempre se inclinaron por abrazar la bestia interior. En ella veían una verdadera líder y decidieron convertirla en su campeona.[4]


Referencias[]

  1. 1,0 1,1 Warhammer Age of Sigmar: Libro Básico (3era Edición) - Necroseñores Pudrealmas | Pag 208-209
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Tomo de Batalla Soulblight Gravelords 2021 - Dinastía Avengorii | Pag 21 (Versión Castellana) / Pag 27 (Versión Inglesa)
  3. Tomo de Batalla: Soulblight Gravelords 2021 - Lauka Vai, La Madre de las Pesadillas | Pag 34 (Ed. Inglesa) / No disponible en la Versión Castellana.
  4. Tomo de Batalla: Soulblight Gravelords 2021 - Lauka Vai, La Madre de las Pesadillas | Pag 34 (Ed. Inglesa) / No disponible en la Versión Castellana.
Advertisement