Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca


La Dinastía Kastelai es una de las líneas de sangre y dinastía de los Necroseñores Pudrealmas. Se trata de un grupo de jinetes sedientos de sangre que emergen de la llamada Torre Carmesí. Esta torre aparentemente aparece de manera aleatoria en los Reinos Mortales.[1]

Los Kastelai son un linaje de guerreros vampíricos obsesionados con la pericia marcial. Cabalgando desde la macabra fortaleza errante conocida como la Torre Carmesí, sus huestes montadas se zambullen en las batallas más terribles imaginables en su entrega por perfeccionar el arte del combate cuerpo a cuerpo.


Características[]

Los Necroseñores de la Dinastía Kastelai se consideran los más enfocados en el dominio marcial, haciendo de la guerra su obsesión. Su nobleza queda definida ante la dedicación de la Batalla abierta, canalizando sus apetitos oscuros en honestas competiciones armadas. Sin embargo aun pueden caer en la locura depredadora del vampirismo como cualquier otro linaje vampírico.[2] Se encuentran liderados por el Príncipe Vhordrai, el Santo de la Masacre y el Puño de Nagash.

Son objeto de varias leyendas que los nombran como Castellanos de la Torre Carmesí o nómadas no-muertos. Su fortaleza de la Torre Carmesí es un terror sobrenatural surgidos de los mitos de Shyish más oscuros. Se trata de una aparición siniestra que se ve atraída por as acumulaciones de magia de la muerte de los Reinos Mortales. Dentro de los pasillos sinuosos de la Torre Carmesí, algunas sectas guerreas de los Kastelai rinden culto a dioses de la muerte. Esto es tolerado por Vhordai, siempre y cuando lo hagan fuera de la vista de Nagash.[2]

Los Kastelai son eruditos de la compresión de la guerra, pueden incluso perdonar a alguno de sus enemigos con tal de aprender una neva técnica de batalla o arte marcial.[2]

Procedencia[]

Se dice que los Kastelai son las estirpe del Príncipe Vhordrai quien intento revelarse contra Nagash y fue maldecido con la servidumbre eterna. Sus guerreros vienen de la propia línea de sangre, aunque también adopta a cualquier guerrero vampírico que sea lo suficientemente hábil en la batalla.[2]

Capacidades Bélicas[]

Los Jinetes Kastelai son amantes de la guerra y poseen unas masivas compañías montadas, cubiertas en armadura reluciente y alzando pendones que bailan al viento helado. En la guerra, encuentran excusas para dar rienda suelta a sus excesos más viles y sanguinarios. Sus huestes emergen de la aparición de la Torre Carmesí. Es difícil predecir dónde se manifestará la Torre Carmesí, pero siempre es entre las ruinas de castillos desmoronados y fortalezas en ruinas. Cuando hace su aparición emergen los Kastelai para arrollar ciudades y flancos de ejércitos enemigos desprevenidos.[2]

Dinastía Kastelai en Batalla contra los Forjados de la Tormenta.jpg

Las Huestes de los Kastelai son a menudo dirigidas por el Príncipe Vhordrai o pocas veces por el temido Circulo interior de Vhordrai, los Senescales Rojos. Los orígenes variados de los Kastelai no solo facilitan un gran abanico de destrezas de combate sino también el intercambio de creencias de muchas culteras militantes. Sus ejércitos se componen en mayoría de tropas montadas lo que refuerza su semblante caballaresco. Sin embargo las huestes Kastelai usan los caballos para llegar rápidamente devuelta a la Torre Carmesí antes de que desaparezca. Aquellos que quedan varados en un reino son abandonados y condenados a marchitarse y desaparecer.[2]

Los vampiros Kastelai levantan infantería a partir de túmulos locales y fosas comunes si lo ven necesario, pero esos soldados son considerados completamente prescindibles y se abandonan para que la luz del alba los desintegre. Los Kastelai golpean con fuerza y velocidad, ya sea ofreciendo su pericia como mercenarios a otras dinastías o cabalgando en gran número para imponer su propia opresión violenta sobre los vivos.[2]

Trasfondo[]

Caballeros Sangrientos de la Dinastía Kastelai.jpg

El Príncipe Vhordrai, un orgulloso Señor Vampirirco Pudrealmas se intentó rebelar contra el Gran Nigromante Nagash. Sin embargo, Nagash logro descubrir sus planes y le condenó a la servidumbre eterna. Desde ese momento quedo atado a la Torre carmesí, siendo este su hogar permanente. SI bien el legado de sangre de Vhordrai es parte de la Dinastía, no hace falta para unirse a sus filas. Cualquiera que jure lealtad al príncipe Vhordrai y supere las durísimas pruebas marciales que se le asignen puede convertirse en miembro. Estos vampiros "adoptivos" traen consigo las tradiciones de un millar de orígenes, que luego sus nuevos hermanos refinan.[2]

Personajes Destacables[]


Referencias[]


  1. Warhammer Age of Sigmar: Libro Básico (3era Edición) - Necroseñores Pudrealmas | Pag 208-209
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 Tomo de Batalla Soulblight Gravelords 2021 - Dinastía Kastelai | Pag 12 (Versión Castellana) / Pag 26 (Versión Inglesa)
Advertisement