Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Logo idoneth 1.jpg

Ecraviir Blacktide es el Akhelian King al mando del enclave Ionrach situado en la Senda Torbellino conocida como Haedrann Kar, situada al sureste del Inframundo Shyishiano de Stygxx. Ecraviir es principalmente conocido por su importante participación en el Asedio de la Pena. Siempre acude al combate a lomos de Savrentis, su Deepmare.

Los incursores de almas Idoneth de Haedrann Kar han frecuentado las costas de Stygxx durante largo tiempo, aunque su magia mantuvo oculta su presencia. Tras el Necroseísmo, enviados procedentes de este enclave buscaron audiencia con los gobernantes de la cercana Ciudad Libre de Lethis buscando una alianza. Tenían un motivo oculto para ello, puesto que les intrigaba la magia de los Penumbral Engines que se ocultaban en la ciudad y sus posibilidades para ayudar a mantener oculto su enclave. Para ello Ecraviir envió como embajador a su consejero, el Soulscryer Nammos.

Cuando Lady Olynder acudió a Stygxx al mando de su Legión del Duelo con la intención de conquistar Lethis, los Soulscryer de Haedrann Kar fueron los primeros en percibir la atormentada materia del alma de la vanguardia Nighthaunt que fue enviada a la ciudad encabezando el ataque. Para apoyar a los asediados habitantes terrestres se envió una falange de élite de la Akhelian Guard encabezada por el propio Ecraviir. Cuando en las aguas del Lago Lethis llegó el ataque repentino de la hueste de Nighthaunts, los aterrados pescadores que faenaban a la captura de la Anguila Luna y la Chicharrilla vieron asombrados como aparecía en ayuda de la ciudad la fuerza de los Idoneth Deepkin. Estos consiguieron empujar a la fuerza de asalto Nighthaunt contra la orilla del lago, pero se vieron rodeados por una nueva hueste que apareció de entre los oscuros palacios que bordeaban la orilla. Surgió de la ciudad en su ayuda un contingente de Anvils of Heldenhammer de la Cámara Guardaalmas al mando del Lord-Celestant Ossiach Vanderghule consiguiendo rechazar conjuntamente la vanguardia enemiga y retirándose posteriormente al ver que se acercaba el grueso de las fuerzas asediadoras. Fue entonces cuando llegaron a la ciudad el grupo de mercenarios Fyreslayer de la Logia Greyfyrd al mando del Runeson Graegar. La repentina llegada de los Fyreslayers permitió que los ejércitos Stormcast e Idoneth se pudieran retirar sin más problemas a la ciudad.

Fue así como Ecraviir y sus fuerzas restantes participaron el el Asedio de la Pena. Fueron situados en el Gran Mausoleo de Lethis, protegiendo la entrada de la Tumba de Medianoche junto a dos Cámaras Sacrosantas de los Anvils of Heldenhammer al mando del Lord-Arcanum Lynus Ghalmorian. Juntos se enfrentaron a la interminable oleada espectral en los jardines del Gran Mausoleo de Lethis. Organizaron una defensa gloriosa, una gran hazaña que aun así no fue suficiente para retener a la interminable oleada de espectros que los asaltó, puesto que se vieron privados de los refuerzos que tanto necesitaban. Lynus Ghalmorian ordenó a sus Evocators tejer una brillante red de rayos ardientes que perimitiera a sus fuerzas la retirada a las defensas secundarias situadas en las profundidades de la Tumba de Medianoche.

Fue entonces cuando Ghalmorian promulgó las órdenes secretas del Lord-Celestant, una última táctica desesperada a emplear sólamente si alguien penetraba en la Tumba de Medianoche. Ordenó a sus Evocators abrir varias cámaras secundarias de la Criptormenta, las que estaban llenas de reliquias potentes y artefactos de magia de amatista. Al rey Ecraviir le otorgó un obsequio poderoso: la espada Azotaespectros, mientras que el propio Ghalmorian tomó para sí El Escudo del Caballero Pálido. Armados con estos poderosos artefactos, se dispusieron a luchar en la defensa final.

Los Anvils of Heldenhammer formaron en la cámara central su último cuadro asaltados por doquier por oleadas de monstruos etéreos. Por su parte Lady Olynder instó a los suyos con una desesperación que irradiaba de ella con tal intensidad que incluso varios Sequitors fueron arrojados al suelo indefensos ante una agonía nacida del pesar. Desesperado por decapitar el liderazgo de la Legión del Duelo Ghalmorian encabezó una carga combinada de Evocators montados en Dracolines y caballeros de la Morrsarr Guard de élite del rey Ecraviir, pero ni siquiera esta afuerza formidable alcanzó a Lady Olynder. Fue entonces cuando la asfixiante soga de un Lord Executioner arrastró a Ghalmorian de su montura. Trataba de levantarse cuando decenas de Bladegheist Revenants lo rodearon, haciéndolo pedazos. El rey Ecraviir siguió peleando, tratando en vano de alcanzar a su aliado caído, pero no hubo nada que hacer.

Sabemos que Ecraviir logró sobrevivir finalmente a la batalla y que Lethis resitió, aunque Lady Olynder consiguió su ibjetivo y liberó a un poderoso ser que se encontraba preso en la Tumba de Medianoche. Posteriormente a la batalla, las fuerzas de Ecraviir se vieron asaltadas nuevamente por las fuerzas de Lady Olynder en la costa este de Bacanalia, una península situada al sur de Stygxx, y que pidió ayuda al Lord-Arcanum Lynus Ghalmorian, el cual acudió junto a parte de sus fuerzas a socorrerle.

Fuentes []

  • Guerras del Alma: Poder Prohibido
  • White Dwarf de Agosto del 2019
Advertisement