FANDOM


Logo lagarto trueno
En los lugares antiguos habitan los Seraphon del Lagarto Trueno, guardianes de los mayores tesoros de los Ancestrales. En sus esfuerzos por mantener las tierras libres de la mancha del Caos, estos Seraphon utilizarán cualquier herramienta a su disposición, desde desatar las tecnologías de los dioses perdidos hasta crear las bestias más brutales para servir su voluntad.

La Constelación del Lagarto Trueno se asentó por primera vez en medio de las mercuriales tierras exteriores de Chamon. Como la mayoría de las Constelaciones Materializadas, fundaron ciudades doradas alrededor de los ejes de la Astromatriz, pero el Lagarto Trueno también cumplió con un segundo deber más especializado. Dentro de sus grandes templos almacenaban los artefactos y maquinaria más poderosos de los Ancestrales.

No está claro por qué el Lagarto Trueno posee tanta alta tecnología de los Ancestrales. Quizás su papel en El Gran Plan sea acumular estos tesoros hasta que sean más necesarios, o tal vez sus zigurats oculten dispositivos capaces de estabilizar los nodos arcanos más salvajes. Ciertamente, muchas de sus fortalezas se han establecido en el peligroso borde de los Reinos. Si esto por sí solo tenía la intención de disuadir a los buscadores de tesoros, no ha tenido éxito, porque todavía acuden con avaricia en el corazón. El Lagarto Trueno, sin embargo, tiene una respuesta a esta amenaza.

Es en los extremos de un Reino donde su poder mágico se encuentra más concentrado. Un subproducto natural de establecerse en estas tierras es un mayor acceso a Piedra del Reino. Los sacerdotes del Lagarto Trueno han estudiado exhaustivamente estas sustancias y tienen acceso a tecnología antigua capaz de refinarlas en una forma algo más estable. La Chamonita, un acelerador de mercurio que se encuentra dentro del Reino del Metal, es particularmente apreciada. El Sacerdocio Eslizón de la Constelación se ha vuelto experto en introducir cantidades diminutas de Chamonita refinada, transportando alijos de Piedra del Reino a través del Vacío Etérico mediante la tecnología de translocación que se encuentra dentro de sus zigurats, a las máquinas de incubación de los criaderos de sus Ciudades-Templo. A través de esto, dan lugar a monstruos reptiles de un poder verdaderamente asombroso.

Estas criaturas empoderadas forman la punta de lanza de las huestes de guerra de la Constelación y portan algunos de los ejemplos más poderosos de la tecnología de los Ancestrales. El armamento solar y los legendarios Artilugios de los Dioses son visiones comunes en los ejércitos del Lagarto Trueno, y los Eslizones que los tripulan están bien entrenados para operarlos. Estas armas no solo son devastadoras en combate abierto, sino que cuando aquellos que han robado los tesoros de la constelación buscan esconderse detrás de las murallas de una ciudad, el potencial de estas reliquias para sacudir la realidad, junto con la fuerza física de los monstruos que las portan, hace del Lagarto Trueno la principal fuerza de asedio de los Seraphon.

La relación más compleja del Lagarto Trueno es con los místicos Sylvaneth. Cuando los huestes de guerra de gran alcance de la Constelación llegan para purgar y reasentar un sitio corrupto de poder natural, ellos y la gente del bosque comúnmente se encuentran con un enemigo compartido. Pero tras la batalla, los hijos de Alarielle a menudo no están de acuerdo con la imposición del Lagarto Trueno de un rígido orden celestial sobre la naturaleza. Estos desacuerdos se convertirán regularmente en guerras. Los ejércitos que recientemente lucharon por una causa similar se volverán unos contra otros sin piedad, los Treelords chocando con los Estegadones en un combate trascendental mientras los bosques resuenan con el clamor de la guerra.

Fuentes Editar

  • Tomo de Batalla: Seraphon (2020)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.