Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Evento de los Reinos Rotos

El Ritual de la Vida es un conflicto cuyo objetivo era la purga de las huestes del Caos en los alrededores del Roble de las Edades Pasadas a favor de los Sylvaneths de Alarielle. Termina con la purificación del Rio Vitalis, la recuperación del Árbol de la Edades Pasadas y la expansión de poder de la vida hacia los Reinos Mortales siendo las más importante la Destrucción de la Prisión de Kragnos, provocando los acontecimientos de la Era de la bestia.[1]


Introducción[]

Tras la derrota de Nagash, Alarielle usó toda su fuerza para convocar una canción y así despertar el moribundo Roble de las Edades Pasadas. El árbol estaba invadido por las fuerzas del Caos desde la Guerra por los Portales. Un grupo de Bestias del Caos habían logrado reconstituir el poderoso artefacto Cuerno Pútrido. Gracias a él usaban el poderoso ruido para enviar sonidos aterradores sobre los reino. [1]


Personajes[]

Sylvaneth

Bestias del Caos

  • Ghorraghan Kai
  • Grupo de Bullgors
  • Grupo de Gorgones (Ghorgons)


Historia[]

La Canción de la Vida[]

Para contrarrestar al Cuerno Pútrido, Alarielle comenzó a cantar una melodía de la vida que luchaba contra los chirridos del cuerno. La lucha de sonido fue cada vez mas poderosa. Los hombres bestias eran dirigidos por un poderoso Chamán llamado Ghorraghan Kai. Del lado de los Sylvaneth se encontraba un grupo de Spite Revenants dirigidos por Drycha Hamadreth. Varios Sylvaneth caía muertos a los píes del Arbol de las Edades tras la constante batalla contra los hombres bestia.[1]

El Renacimiento del Roble de las Edades Pasadas[]

Los cadáveres de los Sylvaneth caídos eran absorbidos por las raíces del Roble de las Edades Pasadas.

El chamán de los Himbres Bestias atacó a las huestes de Sylvaneth convirtiéndolas en cenizas, Alarielle sufrió la muerte de sus camaradas aun sabiendo que debía de ser así para revivir el Árbol.

Poco a poco el árbol comenzó a moverse gracias al poder de los sacrificios de los Sylvaneth. Alarielle usó la Lanza de Kurnoth para purificar las aguas del Río Vitalis. el árbol haciendo florecer nuevamente el legendario árbol.

Mientras Drycha y un grupo de Sylvaneth Aterrabosques defendían el lugar contra los hombres bestias, Un grupo de Treelords atacaron a los Gorgones haciendo caer el Cuerno pútrido a la ciénaga ensangrentada y así deteniendo el poderoso chirrido. Con la caída del Cuerno, el Árbol comenzó a crecer a mayor velocidad dando flores blancas envueltas en polen. Se destruyó la maldición que asolaba el río y de las bellotas que caían comenzaron a nacer nuevos y jovenes Sylvaneths. [1]

Fin de la Batalla[]

Algunos Sylvaneth comenzaron a tocar melodías llevando instrumentos musicales a la boca. Los bosques comenzaron a nacer poco a poco mientras se expandían los árboles y la vegetación por el lugar. Ante eso Allarielle le vino un recuerdo del Mundo Pretérito. Convocó a su corcel insectoide, Wardroth. Junto a su Montura cargo contra el Chamán hasta atravesarlo en el pecho y se lo llevo mientras corría para destrozar con su Lanza a toda la hueste de hombre bestia. El Chamán escapó chillando en el Rio Vitalis.[1]

Tras el escape del chamán, Alarielle dio la bienvenida a los nuevos hijos Warsong quienes comenzaron a crear una marcha de cantos alejándose del lugar en busca de esparcir la vida por todos los reinos. El Cuerno pútrido fue destruido nuevamente a los pies del Arbol de las Edades Pasadas.


Consecuencias[]

Las notas de los Warsong Revenats viajaron por los reinos donde cada uno tuvo un efectos distintivo:

  • La magia de la vida se extendió profundamente como las enredaderas de una rosa, Los zarcillos de una planta sedienta, en busca de tierra nueva, Llevada por los retornados que la Reina Eterna había convocado desde el Roble de las Edades Pasadas.
  • La canción espiritual se llevó a lo largo de Ghyran, extendiéndose desde el portal y la puerta hacia los otros reinos. Continuó, su irresistible melodía. Atrapando en las mentes de aquellos a quienes tocó.
  • Para las criaturas menores de los mundos, fue alimento, Para los heridos en cuerpo y mente, bendito alivio. Para las criaturas del Caos, fue un tormento: solo escucharon los gritos de ira de las tierras. La canción se convirtió en Arma y bálsamo a la vez. Bendición y maldición por igual. La trama y el tejido del destino rehechos. Donde una vez hubo estancamiento, ahora vino una oleada.
  • En Ghyran, una vez hermosa, las plantas se volvieron feroces, Desgarrando la carne de lo antinatural y vil.
  • La luz de Hysh tomó formas de solarita.
  • Incluso Shyish, con un frío sepulcral, encontró el toque de vida en él.
  • El feroz Aqshy vio miles de fuegos recorrer la tierra.
  • En el Chamon mercurial, extrañas mareas moldearon plata y oro.
  • Los ojos se abrieron en medio de las brumas de Ulgu, siniestras y crueles.
  • En Azyr, un rayo viviente cayó y no se desvaneció.
  • Sin embargo, fue Ghur el que más tembló por la tensión. Sus paisajes bestiales, tan cercanos ya a la sensibilidad, engendraron una vida nueva y furiosa. Mientras cede lo que había dormido durante mucho tiempo. Las montañas se estremecieron y se partieron, Y la tierra se dividió con ellos.
  • Desde lo profundo de esos picos, una antigua prisión se rompió y un dios primordial apareció.


Referencias[]


  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Broken Realms: Kragnos - Prólogo - El Ritual de la Vida (Pag 4-5 Versión en Español) (Pag 5-9 Versión en Ingles)
Advertisement