Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca


Emelda Braskov es una humana de Bastión Luto y uno de los héroes que lucho contra la Radukar el Lobo durante la Rebelión de Ulfenkarn. Fue parte de la Familia Braskov, una de las primeras familias que llegaron de Azyr a la cuidad de Bastión Luto en Shyish.[1]

Descripción[]

Emelda Braskov es de naturaleza brusca y de una tendencia a ser sincera y muy ruda. Gracias a su inestable personalidad no pudo obtener un grado mayor en los ejércitos de la cuidad de Bastión Luto. Su familia entregaba a sus primogénitos al ejercito como parte de su cultura. Es considerada una guerrea valerosa, completamente leal a sus hombres y mujeres de armas.[1]

Cuando Radukar el Lobo tomo la cuidad fue una de la únicas supervivientes de su familia debido a que fue en una incursión durante la Conquista de Bastión Luto.

Historia[]

Era de Sigmar[]

Emelda Braskov nació en la cuidad de Bastión Luto antes de que fuera convertida en Ulfenkarn por Radukar el Lobo. Su padre fue Vratislaus Braskov y durante su niñez logro conocer a Radukar cuando era parte de la nobleza de Bastión Luto, donde espiraba un aura de terror.[2] Tras años de entrenamiento con su familia fue entregada al ejercito de la cuidad donde se convirtió en una poderosa guerrera. Sin embargo no pudo obtener puestos de alto mando debido a su naturaleza ruda y brusca. [1]

Regreso a Ulferkarn[]

📜 Información Obtenida de Relatos Oficiales de Warhammer: Age Of Sigmar
Emelda logró volver como una de las pocas sobrevivientes de la campaña regresando a la cuidad de Bastión Luto y encontrándose con el Dominio de Radukar y la conversión de la cuidad a Ulfenkarn. Allí se encontraría con un Monje llamado Grigori quien se había ocultado en un lugar llamado la Casa del Tiburón dentro de la cuidad y conocía a Emelda cuando era la Capitana de la cuidad. Allí descubrió que toda su familia había sido asesinada por las huestes de Radukar y no se habían visto.[2]

A pesar de lo dicho por Grigori, Emelda decidió ir en búsqueda de alguna pista de su Familia en la Mansión Braskov donde vivía su familia. Junto a Grigori marcharon en las sombras para llegar a las ruinas de su antigua casa. En el camino encontraron a un hombre llamado Vlandislav quien había trabajado para la familia Braskov anteriormente. Al llegar a la Mansión entro sola tras escuchar una melodía que tocaba su padre, obviando las advertencias de Grigori quien espero afuera. En el interior se encontró con más de una docena de zombis putreandantes que fuero a por ella. Allí encontraría a su padre, ahora convertido en un vampiro a las órdenes de Radukar el Lobo y parte de la Corte Sedienta. Tras el horror de ver a su padre convertido en un vampiro escapó del lugar junto a Grigori dejando a su único familiar atrás.[2]

Tras escapar de la mansión descubrieron que Vlandislav había huido y mientras intentaban alejarse lo mas posible de la mansión lograron encontrarlo. Sin embargo Vladislav soltó a un necrolisko que petrificó y asesinó a Grigori en un instante. Emelda fue en venganza de su amigo cuando se encuentra con Vlandislav, le perdona la vida a cambio de que le digiera la ubicación del sarcófago de su padre. Sin embargo es atacado y asesinado por un Vargskyr. Emelda escapó y marcho decidida para enfrentar a su padre directamente en la Mansión Braskov.[2]

Emelda enfrentó por última vez a su padre en su antiguo hogar. Usando el poder de un amuleto de SIgmar extraído del cuerpo de su amigo Grigori lo escondía dentro del sarcófago de su padre. Antes esto su padre no pudo ocultarse y logro cortarle la cabeza convirtiéndose en la última de los Braskov.[2]


Referencias[]

  1. 1,0 1,1 1,2 Warhammer Quest: Cuidad Maldita Libro de Búsqueda - Agentes de Desafio | Pag 14-17
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Thunderstrike & Other Stories - La Última de los Braskov | Pag 507-545
Advertisement