Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Espada Plaga.jpg

Desde el más insignificante lamebulbos al más famoso heraldo del desastre, todo querido por de Nurgle tiene una Espada de Plaga (Plaguesword en inglés) propia. Forjadas de hierro antiguo, aunque muy oxidadas y supurantes con mil enfermedades, el corte más ligero de una de estas armas corroídas puede condenar a un mortal en un instante. Algunos contraen la temida infección del alma conocida como Putrefacción de Nurgle, transformándoles poco a poco en Plaguebearers, otros por otro lado les afecta alguna de las miles de enfermedades creadas por el dios de las plagas como el Noxious Squirm o el Sevenfold Sloughing. Tan virulentas son estas infecciones que pueden causar que criaturas sobrenaturales se marchiten y se desvanezcan, ya sea talando dríadas como árboles carcomidos y devorando la esencia etérea de los fantasmas y fantasmas hasta que sus lamentos desesperados se desvanezcan en la nada. Los Plaguebearers, en particular, se enorgullecen de sus Plagueswords, asegurándose de que siempre estén manchadas con capas de suciedad contagiosa y embotando cruelmente sus bordes en rocas cubiertas de limo.

En la Batalla de Athelwyrd, muchas Dríades Sylvaneth se volvieron polvo blanco a manos de Wrech Gab'larr y sus compañeros heraldos. Tan potentes eran las energías de Nurgle sobre ese conflicto que incluso los Stormcast Eternals golpeados por este tipo de espadas fueron infectados con enfermedades. Muchos heraldos miraban con un morboso interés cómo se convulsionaban los cuerpos de sus víctimas, antes de que las energías de la plaga y la tormenta desgarren a los guerreros en explosiones de luz azul y líquido verdiblanco.

Fuentes[]

  • The Quest for Ghal Maraz.
  • Battletome Magottkin of Nurgle (1ª edicion)
Advertisement