La Omnipuerta de Ghur no es estática, como los otros portales que conducen a Ochopartes. En cambio, se encuentra dentro de la boca abierta y cavernosa de la Bestia Divina Fangathrak, el gusano-mundo; una bestia tan grande que a su paso, deja un rastro de devastación y valles. En el pasado, esta monstruosidad imposible fue atada y capturada por los Fuertes Reptantes, enormes bestias parecidas a cangrejos con Fuerteterrores del Caos sobre sus espaldas. Cada fuerte tenía una cadena divina que ayudó a unir a Fangathrak en su lugar. Sin embargo, al final de las Guerras por los Portales, el señor de la guerra orruk Gordrakk inició una batalla a tres bandas entre sus Klanes Orruks, los Stormcast Eternals y los adoradores del Caos que buscaban controlar a Puertasfauces. Enfurecido por la energía del ¡Waaagh!, Fangathrak rompió sus ataduras y se hundió rápidamente para escapar de los Fuertes Reptantes. Fue visto por última vez en las Tierras Centrales de Ghur, en dirección sur.

Fuentes[editar | editar código]

  • Destruction Battletome: Sons of Behemat (2.ª Edición)
    • Pág. 13
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.