Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

99800201043 Fatemaster03.jpg

Un Fatemaster es un Chaos Lord dedicado a Tzeentch. Es tanto un feroz espadachín como un talentoso hechicero. Algunos Fatemaster comandan cultos arcanitas completos, otros lideran aquelarres, mientras que algunos realizan roles más especializados, como ejecutor, guardián de la puerta del reino o agorero.

Para alcanzar el rango de Fatemaster, un guerrero no solo debe demostrar su devoción por Tzeentch, sino que también debe demostrar la astucia y la rapidez de pensamiento favorecida por el señor del destino. Después de todo, los cultos arcanita son los elegidos por Tzeentch; estos no son ejércitos de Esclavos de la Oscuridad malolientes y bárbaros, sino guerreros eruditos y clandestinos que luchan en una guerra de guerrillas, a menudo instalados en lo profundo del territorio controlado por el enemigo. De hecho, un aspirante a Fatemaster debe realizar pruebas que ciertamente matarían a hombres menores.

Se requiere más que mera valentía y habilidad marcial para pasar las temidas Nueve Pruebas del Destino. Se necesita una cantidad increíble de suerte o una intuición que supera la anticipación. Para esquivar la espada que se mueve más rápido que la reacción humana, para espiar al aliado traicionero antes de su traición, esto es necesario no solo para tener éxito en las pruebas, sino también para sobrevivir. Los pocos que completan las tareas son ungidos como Fatemaster y enviados para liderar los enclaves secretos de los Cultos Arcanitas. Antes de hacerlo, sin embargo, reciben poderosas bendiciones: una guja de fuego, un escudo ligado al alma, una armadura del Caos y un Disco de Tzeentch.

En la batalla, un Fatemaster se lanza a la refriega, dejando atrás una estela de cadáveres desmembrados: las horripilantes consecuencias de los golpes de guja de precisión y las zambullidas en picado del Disco con cuchillas que montan. Los hechizos hostiles brotan como agua del escudo reluciente de un Maestro del Destino. Quizás su don más poderoso es el aura que cambia el destino: la capacidad de torcer las mismas leyes de la causalidad a favor de Tzeentch, haciendo que las flechas enemigas golpeen la armadura en lugar de la carne, potenciando los hechizos de un aliado o guiando a las espadas amigas para que golpeen a casa en lugar de desviarse. .

Fuentes[]

  • Battletome: Disciples of Tzeentch 2020
Advertisement