Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Fortaleza Agragris.jpg

El gigante industrial de la Fortaleza Aguagris se eleva desde el centro de un vasto lodazal maldecido por la magia. Aunque reside en el Reino de la Vida, esta no es una ciudad de jardínes verdes; esta se cierne sobre el paisaje como un gran escarabajo de metal, es un lugar de refinerías agitadas, guaridas envueltas en humo y fundiciones de armas de los Ironweld.

Una franja de hierro contundente e intransigente con baterías de cañón y asfixiado con el humo de los complejos de fábricas en expansión, Fortaleza Aguagris se erige en medio de una tierra de nadia devastada de árboles destrozados y pantanos burbujeantes.

En los años transcurridos desde su fundación, este gran centro de la industria y la invención se ha mantenido obstinadamente desafiante ante numerosas amenazas. Sus fábricas de humo producen algunas de las mejores armas de pólvora negra y piezas de artillería en los reinos, y los comandantes de los campo de batalla de Sigmar valoran mucho las formaciónes de líneas de armas de Aguagris. Sin embargo, tal poder y autonomía han tenido un alto precio.

Durante la Temporada de Guerra, las baterías de cañones Ironweld de la ciudad fortaleza y los conjuntos de Luminark de la Collegia Arcane diezmaron las hordas bestiales que amenazaban con derribar la ciudad, pero el cataclismo que desataron hizo que la tierra alrededor de la ciudad fuera casi inhabitable. Esta región, conocida como la Ghoul Mere, está poblada por espíritus vengativos de los bosques que se aprovechan de los mortales lo suficientemente tontos como para alejarse de las carreteras comerciales fuertemente vigiladas. Dirigidos por el misterioso Treelord conocido como Pale Oak, los Sylvaneth que habitan aquí se han enfrentado varias veces con los ejércitos de Aguagris. Solo la amenaza de los invasores no muertos y las bandas de guerra del Caos han evitado el estallido de una guerra total entre estas dos culturas aparentemente incompatibles.

La guerra es la fuerza todopoderosa que impulsa la expansión de la Fortaleza Aguagris. Llena los cofres y las bóvedas de los maestros gremiales de los Ironweld y los señores albañiles Dispossesses y mantiene los fuegos de las fundiciones de armas siempre ardiendo. La demanda de armas de Aguagris y pólvora refinada es increíblemente alta, y los clanes duardin que operan en los complejos de forja más prósperos de la ciudad se han vuelto inmensamente ricos e influyentes. Muchos se han ganado un puesto en el Consejo de la Fragua, una gran reunión de señores y jefes de clan que ejerce más poder que incluso el Gran Cónclave de la ciudad. Impulsado por un deseo avaro de más y más recursos en bruto con los que alimentar sus máquinas de guerra experimentales, el Consejo busca cualquier excusa para hacer la guerra a los vecinos de Greywater.

Pocos de los ejércitos mortales de Sigmar pueden rivalizar con la pura fuerza destructiva de un batallón de Aguagris. Los regimientos de élite de Handgunners, conocidos como Greycaps debido a su distintiva elección de sombreros, se unen a bandas de escudos veteranos de Ironbreakers e Irondrakes dispossessed para formar una línea de batalla casi impenetrable. Estas tropas implacablemente perforadoras están respaldadas por toda la potencia del Ironweld Arsenal: cañones de todo tipo, morteros, organ gus y baterías Helblaster Volley Gun junto con escuadrones de bombarderos flanqueados por girocopteros que giran para proporcionar cobertura de aire. Existe una doctrina marcial simple a la que se adhieren todos los generales de Fortaleza Aguagris: la aplicación decisiva de una potencia de fuego abrumadora, y a menudo extravagantemente excesiva.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla - Ciudades de Sigmar
Advertisement