FANDOM


Greatsword

Todos los miembros de los Freeguilds se preparan para la guerra, valientes defensores de las ciudades de Sigmar. Aunque son meros mortales, sin fuerza sobrenatural ni poder mágico, ponen valientemente su acero frente a lo monstruoso y lo daemónico, confiando en su fe y en el glorioso sueño del imperio que se extiende por todo el reino del Rey Dios.

Descripción Editar

Armados con nada más que su fe y el largo y fiable acero, los guerreros de los pueblos libres se adentran en campos de batalla dominados por monstruos y dioses vivientes. De pie unos junto a otros formando filas, colocan sus lanzas contra la carga de abominaciones deformadas por el Caos, berserkers que babean sangre y enormes campeones orruk. A medida que corre la sangre y caen los cuerpos, rugen sus gritos de batalla y ondulan sus estandartes de guerra, desafiantes hasta el final.

Aunque son los Stormcast Eternals, campeones del Rey Dios, quienes se quedan con la mayor parte de la gloria y el renombre debido a sus valerosas acciones, el imperio de Sigmar se construye sobre la sangre y el sacrificio de millones de humildes seres humanos, duardin y aelves. Estos héroes no serán recordados por sus nombres, excepto los que figuren grabados en monumentos dispersos y desgastados, pero no luchan por su reconocimiento. Luchan para proteger a sus familias, amigos y su forma de vida.

Soldados de los regimientos de los Freeguilds vigilan las grandes ciudades de Sigmar. Cada una de estas honorables compañías desciende de las doce grandes tribus que regresaron a Azyr al lado del Rey Dios durante los oscuros días de la Era del Caos. A lo largo de su larga ausencia de los reinos, mantuvieron sus tradiciones de excelencia marcial, entrenándose en batallas simuladas y ejercicios interminables, preparándose para la hora en que regresarían a los grandes reinos para hacer la guerra contra los odiados servidores del Caos. Los descendientes de estas grandes tribus todavía llevan sus antiguos símbolos: la Calavera Coronada de Penumbra, el Toro de Hierro de Tarso, la Dama Sanguínea de las Llamas. Sin embargo, sus filas ya no están formadas exclusivamente por reservas de Azyr. Las despiadadas matemáticas de la guerra en los Reinos Mortales requieren una constante afluencia de nuevos reclutas y muchos de los Recuperados -aquellos descendientes de las pocas culturas nómadas dispersas que sobrevivieron a la Era del Caos- ahora llevan los uniformes de los soldados de los Freeguilds. Aunque la tensión entre los Azyritas de sangre azul y los Recuperados sigue latente, estos últimos han demostrado con creces su valía al proporcionar a los bien entrenados regimientos de Freeguild unos conocimientos regionales y unas especializaciones auxiliares de incalculable valor.

General freeguild

General Freeguild montado en un Grifo

Cada una de las ciudades libres cuenta con al menos un puñado de Freeguild, organizados en distintos regimientos bajo el mando de un General Freeguild. Los soldados operan como guardias de la ciudad y como soldados de a pie, a menudo desarrollando su propio estilo de lucha para adaptarse a su entorno. En algunas ciudades, cada regimiento mantiene sus propias tradiciones y colores, mientras que en otras funcionan como una fuerza más unificada bajo las mismas banderas y con los mismos uniformes. En cualquier caso, las tácticas empleadas por los Freeguilds difieren de un reino a otro. La Guardia de Costanegra de Lethis, por ejemplo, lleva baratijas benditas y gewgaws para protegerse de los enemigos etéreos que merodean las tierras que los rodean, y dispara mosquetes con balas de plata encantada, marcadas con signos de destierro. Los Freeguilds de Fortaleza Aguagrís son famosos por ser las mejores tropas cañoneras de los reinos, mientras que los de Anvilgard son apreciados por su habilidad para abrirse camino a través de los ambientes más hostiles.

La Guardia Freeguild hace muy buen uso de su mayor fuerza: la mano de obra. Incluso en las escasas generaciones desde que Sigmar regresó a los reinos, la población de las ciudades libres se ha expandido enormemente, habiendo sido complementada por los nuevos Recuperados y por colonos de Azyrheim. Cuando los regimientos se reúnen para la guerra, lo hacen en grandes cantidades, cada compañía de primera línea a menudo compuesta por decenas de hombres y mujeres, una mezcla de canosos veteranos y novatos de ojos lozanos. No todos estos guerreros son reclutas voluntarios -el reclutamiento es una realidad en el imperio de Sigmar y se espera que cada distrito de la ciudad proporcione un diezmo de nuevos miembros cada temporada de campaña. Soldados de carrera se juntan con hijos nobles y matones de callejón de baja estopa. Sin embargo, los lazos del compañerismo crecen rápidamente y, ya lleven la mejor de las armaduras o sean tan pobres que no tengan en su haber ni un cálido abrigo ni un par de botas resistentes, la humanidad que comparten los soldados y su inquebrantable fe en el Rey Dios los une y hace que se conviertan en una fuerza que debe ser respetada en el campo de batalla.

Para guiar a sus fieles guerreros al fragor de la batalla, Sigmar exige comandantes de excepcional cualidad. Cada General Freeguild es un veterano de innumerables batallas, un maestro de la estrategia y la táctica que ha estudiado el arte de la guerra en una de las famosas universidades marciales de las ciudades libres. Maneja sus ejércitos como un maestro duelista maneja una espada, explotando todas las debilidades de la defensa de su oponente con una habilidad despiadada. A los generales se les concede a menudo el honor de cabalgar sobre un grifo, un cazador alado de las llanuras de Azyr. Con garras como cimitarras y un pico que puede pelar el hierro, estas monturas se convierten en compañeros leales y mortíferos. Sentado a horcajadas sobre una bestia así, el General Freeguild sobrevuela el campo de batalla, analizando el flujo y reflujo del combate. Si su presencia es necesaria para apuntalar un flanco vacilante, el General atacará desde los cielos como un cometa. Mientras el grifo se lanza sobre docenas de enemigos en una nube de pelo, sangre y garras azotantes, el guerrero que lo domina da un grito de guerra y levanta un arma con runas marcadas para hacer avanzar a sus tropas.

Freeguild guard

Guardia Freeguild

La Guardia Freeguild son reclutas que hacen la función de patrullas de vigilancia por las calles de sus ciudades de origen y de bloque defensivo en el campo de batalla. Su armamento es tan diverso como los propios soldados. Lanzas, espadas y alabardas son comunes entre las unidades mejor equipadas, pero los regimientos pobres de menor renombre a menudo se arman con todo lo que pueden conseguir. Estas llamadas "armas de la milicia" pueden consistir en porras, espadas, arcos y tal vez un puñado de pistolas de percusión. El papel de la Guardia Freeguild en el combate no es glamuroso. Deben absorber las mayores concentraciones de fuerza enemiga, luchando codo con codo con los escudos levantados, incluso cuando sus camaradas son aplastados y descuartizados o inmolados por los torrentes de magia hechicera. Confiando en el peso de los números para parar el asalto del enemigo, la Guardia contraataca con lanza y espada, luchando como una sola entidad para derribar a los enemigos monstruosos que les sobrepasan varias veces en tamaño.

Arcabucero

Arcabucero Freeguild

Mientras la Guardia se mantiene valientemente en pie, las formaciones de Arcabuceros Freeguild desatan un temible aluvión de proyectiles de mosquete contra las filas enemigas. El armamento de pólvora negra es un activo potente para los ejércitos de Sigmar, ya que incluso los más altos y musculosos salvajes de Khorne pueden ser derrotados con una ráfaga certera de plomo. La ballesta es otra de sus herramientas preferidas; los Ballesteros Freeguild son enviados a menudo en grandes grupos, de modo que cuando sueltan sus pernos, llenan el cielo con una mortífera lluvia de letales puntas de hierro.

Los soldados veteranos más grandes y fuertes son elegidos para las formaciones de Grandes Espaderos Freeguild. Vestidos con una magnífica Armadura de Placas y empuñando Espadas a Dos Manos que pueden partir un Orruk en dos de un solo golpe, estos guerreros son las tropas de choque de élite de los ejércitos Freeguild. Son enviados a abrir huecos en la línea enemiga, una tarea que llevan a cabo con fervor. Muchas batallas se han decidido en el instante en que los Grandes Espaderos Freeguild se abalanzaron para dividir a sus enemigos, matando con una sonrisa sombría en sus caras y una canción entre sus labios.

Si las formaciones de infantería de los regimientos Freeguild son el yunque sobre el que se quiebra el enemigo, entonces su caballería de élite es el martillo que da el golpe aplastante. Herreruelos Freeguild y Batidores Freeguild montados sobre veloces corceles hostigan constantemente los flancos del enemigo. Los primeros manejan Pistolas de Mano, armas de fuego de cañón largo que pueden ser disparadas con precisión desde el caballo, incluso en medio del tumulto. Son bien conocidos por su coraje casi temerario, patrullando ansiosamente las fronteras de sus ciudades de origen en búsqueda de enemigos contra los que poner a prueba su valía. Los Batidores Freeguild suelen ser jinetes de mayor edad y más experimentados, a los que se les confían misiones de reconocimiento de larga distancia y otras misiones esenciales. Son los mejores tiradores de los regimientos de caballería y están armados con Arcabuces de Repetición, siendo uno de estos Batidores el elegido para manejar un trabuco que lanza granadas mortales -proyectiles explosivos que detonan en una tormenta de metralla que desgarra la carne.

Demigryph

Caballero en Semigrifo

El honor de dar el golpe de gracia al corazón del enemigo recae en los Caballeros en Semigrifo. Estos son los mejores guerreros de las ciudades libres, a menudo descendientes de nobles vástagos de las grandes líneas de sangre Azyrita, criados en la silla de montar para dominar el arte del combate de caballería. Las monturas Semigrifo -bestias de patas firmes, nativas de las grandes cadenas montañosas de Azyr- son un arma tan poderosa como los son las puntiagudas lanzas sigmaritas y las grandes hojas que manejan sus jinetes. Cuando estas intrépidas bestias atacan durante una carga, saltan por encima del alcance de las lanzas del enemigo, estrellándose entre sus presas en un frenesí asesino, desgarrando con sus picos ganchudos y rasgando con sus garras del tamaño de una daga.

Tropas Conocidas de los Freeguilds Editar

Los Freeguilds se componen de la siguientes unidades:

Dentro de los Freeguilds encontramos los siguientes rangos:

Fuentes Editar

  • Battletome Ciudades de Sigmar
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.