Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Los grots de las Gitmob son un puñado de desagradables cortagargantas cuya cobardía sólo queda superada por su crueldad. Acechando en las sombras se aprovechan de los débiles, llenando a sus víctimas de flechas y acero afilado y rapiñando todas sus cosas.

Pequeños y físicamente más débiles que sus primos orruks, los grots compensan su estatura con pura maldad. Un grot individual no es un guerrero imponente. Sin embargo, cuando se reúnen en Gitmobs, pueden acabar incluso con las bestias más grandes. Como corresponde a su naturaleza malvada, los grots prefieren elegir enemigos a los que superan en número o en desventaja y son aficionados a las emboscadas. Las Gitmobs suelen luchar junto a los orruk, dejando que éstos lleven a cabo lo peor del ataque mientras ellos se cuelan por los flancos para apuñalar al enemigo por la espalda. 

Las Gitmobs están lideradas por grot bosses o chamanes engreídos, que han logrado engañar, traicionar o asesinar hasta llegar a la cima. Los Chamanes son especialmente astutos y a menudo inventan ser los elegidos personales de Gorkamorka para la grandeza y lanzan rayos a cualquiera que les contradiga. Bajo su mando hay un montón de grots de infantería, en carros o sobre lobos. Los rápidos atacan por los flancos y los lentos cargan al combate. Las Gitmobs también poseen muchas máquinas de guerra ya que las afiladas mentes grots pueden improvisar muchas cosas peligrosas a partir de poco más que chatarra e ingenio. Rock Lobbers, Spear Chukkas o incluso las Doom Divers, todas ayudan a que cuando las Gitmobs luchen estén acompañadas de una lluvia de rocas, lanzas y grots aterrorizados con sombreros puntiagudos.

Por último, están los snotlings. Estas diminutas criaturas traviesas se convierten en una molestia mortal en combate, mordiendo espinillas con sus dientes afilados y clavando palos puntiagudos. A veces construyen Pump Wagons, peculiares máquinas que ruedan por el campo de batalla hasta chocar con algo con terribles efectos.

Fuentes[]

Grand Alliance: Destruction. (2016)

Advertisement