Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

"El Espectro Glaive viene a por ti, te persigue. No hay escapatoria de lo que hará, pues Old Bones te ha descubierto."

Lyrian lullaby

Un Acechador Espectroguja (Glaivewraith Stalker en inglés) es una fuerza imparable. Su hoja siempre señala al corazón que palpita en el pecho de su víctima, igual que la aguja de una brújula arcana señala la mayor concentración mágica. Hay cierta inevitabilidad en el hecho de que el archa de este ser acabará perforando un día el pecho de la presa.

Descripción[]

No hay criatura que personifique el terror lento e inevitable de la muerte mejor que un Glaivewraith Stalker. Estos seres no se mueven con rapidez, porque para ellos el tiempo carece de importancia. Fueron en tiempos cazadores, jinetes magníficos que cabalgaron a lomos de rápidos corceles, disfrutando del placer puro de la caza. El hecho de que su presa fuese inocente carecía de importancia para ellos, aunque aquellas almas enviadas a la otra vida no perdonaron el modo en que murieron, ya fuese ensartadas por lanzas, perforadas por flechas o despedazadas por las fauces de los mastines.

Estas víctimas espectrales pidieron a los señores de la no-muerte cobrarse su venganza, y dado el peculiar sentido cómico de la justicia que tiene Nagash, suele concederles su deseo. Cuando los asesinos son ajusticiados les asignan una nueva caza, sumidos en una obsesión que los consume y de la que nunca descansan. Avanzan hacia su presa al son de un tambor hecho de piel humana, sustituida la diversión y la emoción depredadora por una fría certeza. No hay escapatoria, porque el Glaivewraith Stalker nunca ceja en su lento empeño, capaz de atravesar paredes y puertas cerradas con la facilidad de un haz de luz.

Un Glaivewraith Stalker es un perro de caza al que su amo ha asignado un objetivo concreto, y matará a cualquiera que pretenda estorbarlo con la indiferencia irritable de quien aplasta un mosquito. Su presa mortal puede apretar el paso, correr o montar un corcel raudo como el viento a las zonas más remotas o bien guardadas, pero no puede escapar a su destino. Sigue teniendo que comer, dormir y descansar, momento en que el Stalker se acerca. Quienes son conscientes de que uno les sigue la pista se han pasado años e incluso décadas rehuyéndolos, hasta que el recuerdo del ser empieza a borrarse. Entonces, cuando bajan por fin la guardia o no pueden seguir corriendo, caen presa de un sueño profundo. Tarde o temprano, la punta de la larga hoja del ser los encuentra, les atraviesa el pecho y su despertar es terrible. La faz monstruosa y su expresión maliciosa es lo último que ve la víctima.

Armamento[]

Un Glaivewraith Stalker está con una Guja de Cazador.

Miniaturas[]

Fuentes[]

  • Batalla por Forjaglymm (2ª Edición).
  • Death Battletome: Nighthaunt (2ª Edición).
    • Pág. 30
    • Pág. 81
  • Glaivewraith Stalkers Warscroll.
  • Games Workshop – Easy to Build Glaivewraith Stalkers.
Advertisement