Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Nota de Traducción: Con el fin de facilitar y agilizar la lectura, se ha sustituido el nombre utilizado en el juego para esta unidad por su traducción utilizada en las novelas de Age of Sigmar o en el antiguo Warhammer Fantasy.

Gargantúas.png

Para un ogor, no puede haber un destino imaginable más terrible que no poder disfrutar de una buena comida.  Preferirían morir antes que ser sometidos a la temida maldición del Vientre Vacío.  Se dice que esta aflicción afecta a aquellos que de alguna manera han desagradado al Dios Tragador, haciéndolos incapaces de obtener ni siquiera un momento de satisfacción al consumir alimentos.  Se dice que los Gargantúas -como se conoce a los que padecen la maldición- no paladean más que cenizas incluso cuando devoran los más deliciosos trozos de carne, y que apenas se les resbala por la garganta un bocado de carne ensangrentada éste se deshace en nada.

Impulsados ​​completamente al salvajsmo y la locurasa por su insaciable hambre, los Gargantúas se mantienen alejados del campamento de una Glothorda confinados en jaulas, guaridas subterráneas sin luz y madrigueras llenas de suciedad.  Aquí gimen, lloriquean y gruñen en la oscuridad, devorando trozos de carne y hueso que les arroja el Matarife de la tribu, el único ser que puede conversar con estas salvajes criaturas.

Como corresponde a su condición de parias entre los ogor, los Gargantúas carecen de la panza abundante que aprecian sus parientes.  Son horrores nervudos, de extremidades largas, con garras rastrilladoras como cuchillas y bocas que cuelgan abiertas y gotean fluidos indescriptibles.  En su búsqueda desesperada pero condenada por llenar sus estómagos, los Gargantúas pueden separar sus mandíbulas como serpientes, estirando sus fauces increíblemente amplias para tragar presas de muchas veces su tamaño.  Sin embargo, no importa cuánto consuman, están destinados a no saciar nunca su hambre.  Esta espantosa existencia priva a los Gargantúas de cualquier atisbo de razón más allá del ansia desesperada de carne.

Aunque los Gargantúas son despreciados y menospreciados por todos los ogor que piensan correctamente, eso no significa que su utilidad se descarte por completo.  Las Mascatribus los utilizan a menudo como tropas de choque, atraídos hacia el enemigo con cubos de sangre derramados y jugosos trozos de carne podrida.  Emergiendo de sus cavernosas guaridas bajo la tierra, estas bestias degeneradas siguen el rastro de sangre, olfateando y probando el aire.  Cuando huelen el aroma de la carne fresca, corren locamente a la batalla, sus mandíbulas se dilatan horriblemente para revelar hileras y hileras de colmillos ennegrecidos mientras arrancan y desgarran a sus víctimas miembro por miembro.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Ogor Mawrtribes (2019)
    • Pág. 42
Advertisement