Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Gorkamorka es el dios de dos cabezas de los Orruks y los Grots, que tuvo que ser combatido hasta que respetó la voluntad de Sigmar al inicio de la Era de los Mitos. En su origen, Gorkamorka era un dios bicéfalo, una mole que blandía un gran garrote, pero más tarde se dividió en dos entidades diferentes, una que se decantaba por la ferocidad (la mitad Gorko), y otra que prefería la astucia (la mitad Morko). Así pues, en ocasiones Gorkamorka es visto como dos seres enfrentados, y en otras como un único dios. Más tarde se rebeló, lo que facilitó al Caos hacerse con el control de los Reinos Mortales.

Seguidores de Gorkamorka[]

Las distintos seguidores de la distracción logran manifestar el poder de su deidad de formas diferentes según su particular visión. Algunas de las manifestaciones mayoritarias pueden ser:

Gloomspite[]

Esas razas que adoran a Gorkamorka típicamente canalizan sus energías primarias de una manera u otra. Esto no solo sirve para energizar las hordas de Destrucción, sino que también hace que surjan extrañas manifestaciones sobrenaturales a su alrededor.

¡Los Orruks, por ejemplo, siente las energías de lo que llaman Waaagh! dentro de ellos cuando llega el momento de marchar a la guerra. Esta fuerza se reúne donde las pieles verdes más grandes se vuelven beligerantes y excitables, y sirve para hacerlas cada vez más agresivas hasta que los relámpagos verdes crepitantes se elevan en el aire y el paisaje en sí mismo se convierte en un frenesí de violencia. Incluso los árboles intentan desarraigarse y unirse a su carga, mientras las rocas se rompen unas contra otras, y los gritos de guerra de los orruks resuenan durante días antes de que finalmente se disipen.

Los grots son demasiado débiles para obtener un Waaagh adecuado. Sus voces, pequeñas y agudas, simplemente no pueden gritar lo suficientemente fuerte, y sus inclinaciones naturales son más rencorosas que agresivas. Por lo tanto, su equivalente de este extraño fenómeno es el Gloomspite, el impulso de la violencia frenética que los atrapa cuando la Luna Malvada se cierne sobre sus cabezas.

Las grots que pertenecen al Gloomspite sienten que sus mentes giran con planes y ambiciones con la que pretenden enseñar una lección a la superficie. Las sombras se arrastran y se agitan a su alrededor como insectos, y extraños hongos brotan espontáneamente antes de arrojar esporas alucinógenas. La espuma se escapa de las fauces de las grots más afectadas, y sus ojos brillan mientras balbucean y chillan. En este estado, los grots se convierten en una horda antes de que, con alguna señal tácita, se abalancen hacia arriba como una marea verde para comenzar el ataque.

Fuentes[]

Extraído y traducido de Lexicanum Fantasy.

  • White Dwarf nº 76.
  • Battletome Gloomspite Gitz
Advertisement