Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Corte 4.jpg

Los bestiales comedores de carne de la Gran Corte de Cartilagosangriento iniciaron sus cacerías en Ghur antes de atacar las tierras de otros Reinos Mortales. Se ven a sí mismos como parangones de la calma, cuando en realidad la realeza de Cartilagosangriento es un manifiesto salvajismo.

La Corte[]

Las Cortes de Cartilagosangriento fueron antaño reinos donde la introspección y el equilibrio con el entorno se contaban entre las virtudes más elevadas. En la espesura del Reino de las Bestias, donde animales, plantas e incluso la tierra misma mantienen una pugna constante y despiadada, estos pueblos buscaban la paz y armonía. Las familias reales perfeccionaron el arte del manejo de la espada porque, en caso de que la violencia entrase en sus dominios, podrían vencer al enemigo y evitar a sus súbditos los horrores de la guerra. Pero ni la destreza marcial de estos miembros de la realeza pudo impedir las atrocidades de la Era del Caos, ni la posterior locura.

Los nobles de la Gran Corte de Cartilagosangriento siguen creyéndose heraldos de la paz que sólo recurren a la violencia cuando es absolutamente necesario, lo cual no podría estar más lejos de la realidad. Los reyes aberrantes y cortesanos cargan sin restricción hacia todo enemigo que ven, arrancando órganos y cortando extremidades con sus golpes. Antes ayunaban durante largos períodos para centrarse, pero ahora se atiborran constantemente de la carne y los huesos de sus víctimas. Grupos de mordientes a veces se arrastran a su paso, lamiendo la sangre que se derrama en el suelo, pero sólo los monstruosos Dragones zombi y Engendros del Terror son capaces de igualar el ritmo frenético al que mata la nobleza.

Fuentes:[]

  • Tomo de Batalla: Muerte - Flesh-Eater Courts (2ª Edición)
Advertisement