Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Saurio 2.jpg

Reptiles brutales que laceran a sus enemigos con sus colmillos y garras con tanta facilidad como despliegan sus mazas y lanzas de Celestita, los Guerreros Saurios despliegan un salvajismo que solo es igualado por su lealtad. Sus siniestros rugidos reverberan en el campo de batalla cuando lanzan sus feroces asaltos.

Cuando se da la orden de ataque, los Guerreros Saurios se centran en cumplirla sin dudas o piedad. Son un muro de furia imparable, un arma viviente que los Slann envían a destrozar la garganta de cualquiera que se encuentre en su camino.

Cada centímetro de un Saurio es letal.  Sus garras son afiladas como dagas, y tal es su volumen musculoso que a la carga la fuerza de su impacto es capaz de derribar a sus enemigos.  Las poderosas colas se arremolinan para romper huesos de las piernas, mientras que las mandíbulas de un Saurio son capaces de arrugar los cráneos o aplastar las costillas de una sola mordida.  Sus armas forjadas son aún más letales.  Algunas cohortes llevan mazas y cuchillas de Celestita, cada una de ellas con púas para destrozar mejor a las que golpean.  Otros están armados con lanzas de Celestita, formando un muro inexpugnable de puntas de cuchillas puntiagudas mientras desafían a los oponentes a cargarlos.  Incluso el escudo de un Saurio posee bordes filosos brutales.  Pocos puede resistir ante una cohorte de Saurios que avanza, ya que, como las fauces de algún monstruoso depredador, no se detienen hasta que su presa ha sido completamente destripada.

Saurio 1.jpg

Los deberes diarios de una cohorte de Saurios pueden variar, aunque todos están relacionados con la guerra.  A bordo de las Flotas-Templo de los Nacidos de las Estrellas, a los Guerreros Saurios a menudo se les permite deambular por las Cámaras del Mundo, pero en otro caso se les mantiene en animación suspendida hasta que llegue la llamada de la guerra.  A medida que se acerca la hora predestinada, los miembros del sacerdocio Eslizon activarán los motores de revivificación de las Naves-Templo a través de rituales precisos que realmente no entienden, calentando la sangre de los guerreros inactivos hasta que vuelvan a gruñir.  En destellos de energía Azyrita, llegan al campo de batalla, con la luz de las estrellas brillando a su paso mientras avanzan en perfecta sincronía hacia sus desafortunados objetivos, sus ojos ardiendo con un propósito salvaje.

Los Saurios Materializados, cuando no están en combate activo, forman las defensas exteriores de una Ciudad-Templo.  Se los puede encontrar estacionados inmóviles sobre las paredes de los asentamientos Seraphon, manteniendo sus habilidades de batalla afiladas cazando presas junto a sus hermanos de desove o patrullando incansablemente las profundidades de la jungla asfixiante.  Sus duras escamas y su determinación natural hacen que sea difícil que sean derrotados a causa de una emboscada. Con que sólo un Saurio sobreviva al ataque inicial, luchará sin pausa, ganando tiempo para que lleguen los refuerzos.  Los Saurios Materializados son ejemplos particularmente salvajes de su clase, con sus instintos depredadores naturales amplificados a medida que la luz de Azyr que los llena se une con las energías mágicas de los otros reinos.

Organización y Equipo[]

Las unidades de Guerreros Saurios se componen de al menos diez de estas criaturas, lideradas por un veterano conocido como Alpha. Van armados con lanzas o mazas de Celestita y escudos de borde aserrado, amén de sus potentes mandíbulas llenas de colmillos. Asimismo, varios integrantes de cada unidad pueden portar a la batalla iconos Stardrake (estandartes que palpitan con la esencia de un depredador celestial) y tambores de guerra.

Saurio 3.jpg

Miniaturas[]

Fuentes[]

Advertisement