Logo hammers of sigmar.jpg

La primer Huestormenta en ser arrojada a los Reinos Mortales, los Hammers of Sigmar sangran y mueren cada día en nombre de Sigmar.  Máximos representantes del nuevo orden, cargan con la responsabilidad que conlleva ese honor con fuerza y ​​nobleza.

Descripción[editar | editar código]

De entre todas las Huestormentas, los Hammers of Sigmar son los que más batallas han conocido en nombre del Dios-rey. Una y otra vez son enviados desde las forjas del Sigmarabulum al frente de la gran guerra contra el Caos.  Saben poco de la paz, porque siempre están en medio de la batalla.  No querrían que fuese de otra manera.

Este combate constante le ha valido a la Huestormenta muchos elogios desde la época de las Guerras por los Portales.  Cuando los Pueblos Libres hablan de los Stormcast Eternals, generalmente se refieren a los Hammers of Sigmar.  Muchas son las estatuas que se han alzado en su honor.  La Península Brimstone, donde los Hammers obtuvieron la primera victoria contra la Goretide de Korghos Khul, tiene un gran monumento a aquellos que perdieron sus almas ante los vástagos del Dios de la Sangre ese día, con una estatua del perdido Lord-Celestant Jactos Goldenmane en su  parte superior.  Se pueden ver honores y monumentos similares en todos los reinos, y las ciudades libres de Aqshy y más allá representan sus victorias para inmortalizarlos y dar gracias por las bendiciones de Sigmar.  Las basílicas y los palacios están adornados con mosaicos y frisos con incrustaciones de pan de oro importados de los bosques más gloriosos de Chamon, y cada juglar o narrador conoce las canciones y cuentos de su grandeza.  Estos guerreros rara vez son vistos en los civilizados corazones de las nuevas ciudades, porque la guerra contra el Caos en las zonas salvajes es interminable.  Cuando los transfigurados Hammers of Sigmar caminan entre aquellos a quienes protegen, a los ojos de los mortales parecen estatuas doradas de alguna dinastía fantástica a la que se les ha dado vida, seres impasibles de relámpagos y Sigmarita que tienen más en común con los ángeles que con los hombres.

Liberator de los Hammers of Sigmar

Para muchos de ellos, esa descripción se está volviendo cada vez más cierta con cada Reforja.  Aquellos que luchan sin cesar en nombre de Sigmar corren el riesgo de morir todos los días, y la mayoría han sido asesinados más de una vez.  Los Hammers of Sigmar a menudo son Reforjados a toda prisa para que puedan volver a unirse a la guerra, y tal vez incluso brindar apoyo a sus hermanos y hermanas para inclinar la balanza en el mismo conflicto prolongado que los vio caer anteriormente.  Algunos de ellos, incluido el Lord-Celestant Vandus Hammerhand, han comenzado a pagar el precio de este ciclo constante de vida y muerte.

Los efectos de estas Reforjas son cada vez más notorios, ya sea para sus hermanos Stormcast o para las personas que buscan salvar.  Aquellos que se han reencarnado demasiadas veces se ven afectados por visiones celestiales, muestran rayos chisporroteando alrededor de sus cabezas o manifiestan energía celestial en sus puños cuando su temperamento se calienta.  Tales fenómenos no quedan son remarcables y sólo refuerzan los rumores de que, aunque poderosos, los Hammers of Sigmar no son humanos en absoluto.

Como una de las Huestormentas más grandes, los Hammers of Sigmar pueden recurrir a todos los tipos de guerreros forjados por la tormenta que Sigmar ha creado para su cruzada. Tienen la Cámara Extremis más grande de todas las Huestormentas, ya que incluso la Bestia Divina Dracothion supo de su valor y los bendijo con la ayuda de muchos de sus hijos Stardrake y Dracoth.  Son la máquina militar alrededor de la cual se modelan todas las demás Huestormentas y, por lo tanto, por naturaleza son formales y rígidos. Se han entrenado tanto tiempo en el Gladitorium que intuitivamente forman falanges, líneas de batalla, muros de escudo y perímetros circulares como si fueran uno sólo, y pueden adoptar formaciones más complejas con una sola palabra gritada por sus líderes. Cada guerrero tiene un don para las tácticas y sabe cómo apoyar mejor a sus compañeros.

Liberator de los Hammers of Sigmar

Los Hammers of Sigmar no temen a nada excepto aquello en lo que algún día podrían convertirse y la noción de su propio fracaso. Todos los hombres, mujeres y niños en los reinos confían en ellos para su salvación, y no pueden fracasar en este cometido. En los Reinos Mortales la esperanza es algo muy frágil, y los Hammers creen que incluso si se extiende un solo rumor de que no están capacitados para su tarea, pueden socavar todo el esfuerzo de Sigmar.  Este miedo al fracaso lleva a muchos de los comandantes de los Hammers of Sigmar a liderar a sus guerreros en circunstancias imposibles, cuando un líder más pragmático podría haber conservado sus recursos o haberlos retirado por precaución.  Aunque esta obstinada negativa a conceder el campo de batalla ha terminado en calamidad cuando las probabilidades en contra de ellos se han acumulado, también ha llevado a victorias arrebatadas de las fauces de la derrota.  Esos hombres y mujeres salvados por tan increíbles actos de fortaleza están tan atónitos, tan agradecidos que cuentan la historia de sus impresionantes salvadores cada vez que surge la oportunidad.  Y así, la leyenda de los Hammers se extiende aún más.

Celestant-Prime

A medida que las ciudades del nuevo orden de Sigmar se elevan, los Hammers se enfrentan a enemigos que no pueden ser derribados con la fuerza de las armas.  Las expectativas y los deseos de los líderes de la ciudad son de poca importancia para los Lord-Celestants, ya que responden solo ante Sigmar y el Celestant-Prime.  Con cada principito noble o arrogante que desaprueban, ganan otro enemigo, y ya tienen más que suficientes.  Muchos Stormcast Eternals tercos no han caído a causa de las hachas del Caos, sino bajo las cuchillas de asesinos pagados para sacarlos del camino de un señor ambicioso que prefiere gobernar con sus propios términos.  Esos conspiradores encontrarán a un Judicator o a un Lord-Veritant en su puerta, con lo cual sus almas serán pesadas, medidas y encontradas deficientes, ya que incluso la corrupción oculta en los corazones de los hombres nobles debe quemarse para que los Hammers of Sigmar tengan éxito en su deber para con el Dios-rey.

El líder espiritual de los Hammers of Sigmar es el Celestant-Prime.  Aunque esa figura parecida a un semidiós es, en muchos sentidos, el señor de todas las Huestormentas, los Hammers lo reclaman como suyo ya que fue el primero de todos los Stormcast Eternals, al igual que su Huestormenta fue la primera en ser forjada.  Los Hammers se esfuerzan por ser como él en todo lo que hacen.  Quizás, al hacerlo, inconscientemente aceleren su viaje para convertirse en criaturas de la tormenta.

Heráldica[editar | editar código]

Heráldica de los Hammers of Sigmar

Los Hammers of Sigmar visiten armaduras doradas con hombreras y escudos azules. En sus escudos y hombreras derecha puede verse el símbolo del martillo sagrado propio de las Huestormentas del primer golpe.

Estructura de Mando[editar | editar código]

Sabemos que el Lord-Commander de los Hammers of Sigmar es Vandus Hammerhand.

Conocemos asimismo el nombre de algunos de los ocho Templos de los Hammers of Sigmar que lideraron la Cruzada Heldenhammer:

Cámaras conocidas[editar | editar código]

  • Adamantine: Cámara Guerrera de los Hammers of Sigmar liderada por Lord Orius Adamantine
  • Annihilators: Cámara Guerrera de los Hammers of Sigmar liderada por Lord Andrus Nihilat.
  • Engloriams: Cámara Ejemplar de los Hammers of Sigmar liderada por Lord Octus Engloriam
  • Fulgurines: Cámara de Heraldos de los Hammers of Sigmar liderada por Lord Kaedus Fulgurine

Personajes Conocidos[editar | editar código]

Fortormentas Conocidas[editar | editar código]

Imágenes[editar | editar código]

Fuentes[editar | editar código]

  • Warhammer: Age of Sigmar Primer.
  • The Quest of Ghal Maraz.
  • White Dwarf Weekly nº 75.
  • White Dwarf Weekly nº 79 -- "The Wrath of Sigmar!" Article

Enlaces Externos[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.