Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Logo lumineth 6.jpg

El Hysha-Mhensa es el mandala rúnico en el que los Lumineth centran su sistema filosófico. Este tiene dos lados distintos que hacen eco de los hemisferios de Hysh.

El lado izquierdo, o "tyiriónico", del mandala se caracteriza por la emanación de brillo. Es uno con el sol o, en el caso de Hysh, el borde deslumbrantemente mágico del reino que forma su Perímetro Hostil. Representa inspiración, pureza y rapidez de acción, sin complicaciones por la reflexión y sin filtro por la duda. Como tal, es sinónimo de los guerreros de esta raza, aquellos que atacan con rapidez y seguridad sin que la carga de la incertidumbre desvíe sus espadas. Es una agrupación cuyos miembros más consumados predican con el ejemplo, incluso en el campo de batalla. Sus mayores incluyen el señor y la dama regentes del ejército, sus campeones, mariscales y maestros de armas. Sus guerreros son inusualmente lacónicos para los Hyshianos. Comunicándose sólo con el escueto y preciso canto militar de los ejércitos permanentes de Hysh, se contentan con dejar que su excelencia hable por sí misma. Entre sus filas se encuentran falanges de arqueros, lanceros, aurigas, caballeros, especialistas en artillería y exploradores que luchan en sincronía experta, y sus patrones entrelazados resultan muy hermosos para aquellos que han sido educados en las artes de la estrategia y la maniobra táctica.

El lado derecho, o "tecliano", se caracteriza por la reflexión, el refinamiento y la deliberación.  Debido a esto, se cree que es la provincia de la luna verdadera Hyshiana, Celennar, que refleja la luz del Borde del Reino para actuar como un faro de iluminación incluso cuando se alza la influencia oscurecedora de Ulgu.  Este hemisferio es el territorio de los pensadores profundos, y sus mayores incluyen filósofos, hechiceros, magos, bardos, adivinos, heraldos y escribas.  Los de una inclinación más práctica toman las lecciones de estos pensadores teclianos y las adaptan al negocio de la creación.  Los orfebres, leñadores, curanderos, artesanos, arquitectos y purificadores beben todos de la misma fuente de conocimiento meditado que los magos que se han aventurado más arriba en el Teclamentari.  Estas son las almas que canalizan y dan forma a la luz clara y radiante de Hysh hacia nuevas cotas de artificio, de la misma forma que un prisma canaliza un rayo de energía blanca pura en un espectro de colores deslumbrantes.

Están aquellas almas que existen entre los dos lados del mandala, que son tanto teclianas como tiriónicas.  Se encuentran al mismo tiempo a la luz del sol y de la luna, sacando fuerzas de ambos para vivir una existencia liminal.  Los más importantes entre ellos son los Buscadores de Conocimiento, que luchan tanto con espadas como con hechizos, a menudo fusionando los dos en una combinación devastadora.  Algunos antiguos idearios Hyshianos afirman que esta síntesis del sol y la luna es el estado más puro de todos.  Sin embargo, desde la llegada de Tyrion y Teclis al reino, los lados gemelos del mandala se han arraigado firmemente en la psique Lumineth.

El núcleo del Hysha-Mhensa es una combinación estilizada de los cuatro aspectos principales de la naturaleza de Hysh.  Estas son las fuerzas geománticas con las que los propios Lumineth han hecho causa común.  Al igual que los peldaños del Teclamentari, estos aspectos se vuelven progresivamente más difíciles de dominar cuanto más alto asciende el aspirante.  Aunque sintonizarse con una característica del paisaje es algo que requiere meses punitivos de súplica y pensamiento elevado, es más fácil comprometerse con los espíritus de elementos ligados al paisaje que con los que están libres en el viento. Escuchar el río es bastante simple, pero comunicarse con la luz misma es casi imposible.  Hay decenas de miles de guerreros del río en las Grandes Naciones, y hay al menos mil Alarith que suplican por sí mismos a las montañas.  Estos parientes son numerosos en comparación con aquellos que han encontrado un acuerdo con los vientos Hyshianos.  Los más raros de todos son aquellos que alcanzan el cénit, esa zona muy por encima de la capa de nubes del arcanostrato donde la luz pura llena la bóveda superior de Hysh.  Habiendo trascendido las preocupaciones mortales, estos Aelfos son tanto seres de pensamiento como de carne y hueso.  Al igual que las encarnaciones en forma guerrera de los propios elementos, disfrutan de un estatus legendario dentro de las filas de los Lumineth.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Lumineth Realm-Lords (2020)
Advertisement