Infernal Enrapturesses.jpg

Para un demonio de Slaanesh, no hay mayor placer que llevar a un alma mortal por el camino del exceso infinito, y en este empeño, las Infernal Enrapturesses son verdaderas virtuosas. Son creadores de música, tejedoras de armonías sublimes y cacofonías alucinantes. Sus canciones resuenan con fuerza sobre el dominio de Slaanesh, pasando de sonatas melodiosas a caprichos grandilocuentes con una irregularidad discordante. A través de su música, pueden transmitir una gran variedad de emociones en rápida sucesión, o concentrarse en una nota zumbante que se vuelve absorbente. Solo cuando las legiones demoníacas del Príncipe Oscuro van a la guerra, las canciones de las Enrapturesses alcanzan su crescendo operístico.

Las Enrapturesses a menudo avanzan por delante de un ejército de Slaaneshi, utilizando sus encantamientos y hechizos seductores para infiltrarse en las ciudades de sus enemigos. Velados por una ilusión demoníaca, se presentan como musas a los artistas que se esfuerzan por crear belleza en medio de los horrores de la guerra. Al alimentar las pasiones del artista, la Enrapturess permite que su oficio florezca, sacando de ellos la grandeza que siempre había estado dormida. Al principio, el Heraldo llega a los artistas en sus sueños, despojándolos de sus inhibiciones y magnificando la ambición y la obsesión enterradas en lo profundo de sus almas. Luego, el demonio coloca en sus mentes una visión de la pieza musical perfecta que compondrán algún día, una obra tan idílica que terminará guerras y unirá imperios, o un himno de batalla tan belicoso que los soldados marcharán por millones solo para escucha sus notas conmovedoras.

Aquellos que la Enrapturess visita en persona entran en un estado de absoluta dicha. Muchos mueren de hambre, habiendo abandonado la comida y la bebida mientras se afanan en su obra maestra. Otros se reducen a lunáticos farfulladores, sus mentes y almas incapaces de soportar el peso de su hermosa empresa. Finalmente, cuando solo queda un músico, la Enrapturess revela su verdadero yo. El alumno aprende entonces que, para que su gran obra se complete, debe convertirse en el instrumento de su ejecución y entregar su carne para que la musa la toque.

El instrumento forjado del cuerpo contorsionado de ese sujeto voluntario se conoce como una lira del corazón. Encadenada con fragmentos andrajosos del alma de ese mortal, la lira emite gritos de pura júbilo y tormento crudo que vibran a través de las esencias físicas y espirituales de quienes las escuchan. Al tocar un popurrí cacofónico de notas, la Enrapturess hace que cada músculo y fibra nerviosa individual del enemigo baile a su propio ritmo anárquico, destrozando el cuerpo. Alternativamente, el instrumento puede emitir una ráfaga de sonido enfocada que resuena dentro del alma misma, vivificando las emociones de la víctima hasta tal punto que su alegría ya no puede ser contenida, y su corazón estalla en una lluvia de gloriosa sangre.

Cuando las legiones del Príncipe Oscuro marchan, la Infernal Enrapturess toma una posición de liderazgo en la batalla. Con cada toque de la lira del corazón, la Daemonette envía ondas de energía sónica obliterante que recorren las filas del enemigo, y el estado de ánimo de la criatura determina si mueren en un estado de éxtasis desenfrenado o desesperación agonizante. A medida que avanza la canción, el campo de batalla se acerca a una alineación armónica con el dominio de Slaanesh, permitiendo que cada vez más demonios atraviesen el velo de la realidad, después de lo cual se unen a la sinfonía sádica de Enrapturess.

Fuentes[editar | editar código]

  • Battetome Hedonites of Slaanesh
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.