FANDOM


 
Línea 16: Línea 16:
 
Hay algo más de precisión a la hora de organizar turbas. Se reunen en grupo de cinco, una por cada dedo de la mano de un [[Megajefe]]. Estos conjuntos de turbas se llaman puños, e igual que si el [[Megajefe]] juntara sus dedos en un puño apretado, van genial para "aplaztar cozaz". De hecho, suele ser así como se forman los puños: el [[Megajefe]] muestra al jefe de cada turba una mano abierta y luego cierra el puño y le pega, para regocijo de los presentes. Es un método de organización brutalmente efectivo y a los Mandibulaz de Hierro les ha funcionado desde que tienen memoria. Pero no todos los [[Megajefe|Megajefes]] llegan a serlo de ese modo: algunos tienen problemas para contar hasta cinco, sobre todo si han perdido un dedo o la mano entera. Luego hay otros generales escasos y con talento para los estándares orruk que han descubierto que si usan las dos manos pueden llegar a diez. Hay rumores de misteriosos [[orruks]] descalzos que pueden contar incluso más pero la mayoría de Mandibulaz de Hierro no se creen esos cuentos fantasiosos.
 
Hay algo más de precisión a la hora de organizar turbas. Se reunen en grupo de cinco, una por cada dedo de la mano de un [[Megajefe]]. Estos conjuntos de turbas se llaman puños, e igual que si el [[Megajefe]] juntara sus dedos en un puño apretado, van genial para "aplaztar cozaz". De hecho, suele ser así como se forman los puños: el [[Megajefe]] muestra al jefe de cada turba una mano abierta y luego cierra el puño y le pega, para regocijo de los presentes. Es un método de organización brutalmente efectivo y a los Mandibulaz de Hierro les ha funcionado desde que tienen memoria. Pero no todos los [[Megajefe|Megajefes]] llegan a serlo de ese modo: algunos tienen problemas para contar hasta cinco, sobre todo si han perdido un dedo o la mano entera. Luego hay otros generales escasos y con talento para los estándares orruk que han descubierto que si usan las dos manos pueden llegar a diez. Hay rumores de misteriosos [[orruks]] descalzos que pueden contar incluso más pero la mayoría de Mandibulaz de Hierro no se creen esos cuentos fantasiosos.
   
A veces, en lugar de un [[Megajefe]], es un [[Cantores de Guerra|Cantor de Guerra]] o un [[Chamán Extrambótiko]] el que lidera un puño. Los [[Cantores de Guerra]] van a la cabeza de largas procesiones de [[orruks]] entregados a sus cánticos. En cuanto a los [[Chamán Extrambótiko|Extrambótikos]] son el flagelo de hechiceros y huestes mágicas. Las energías de [[¡Waaagh!]] que emite un Puño Extrambótiko caen en forma de relámpago sobre cualquier ejército incauto que se cruce en su camino.
+
A veces, en lugar de un [[Megajefe]], es un [[Cantores de Guerra|Cantor de Guerra]] o un [[Chamanes Extrambótikos|Chamán Extrambótiko]] el que lidera un puño. Los [[Cantores de Guerra]] van a la cabeza de largas procesiones de [[orruks]] entregados a sus cánticos. En cuanto a los [[Chamanes Extrambótikos|Extrambótikos]] son el flagelo de hechiceros y huestes mágicas. Las energías de [[¡Waaagh!]] que emite un Puño Extrambótiko caen en forma de relámpago sobre cualquier ejército incauto que se cruce en su camino.
   
 
=== La reyerta ===
 
=== La reyerta ===

Última revisión del 19:34 23 feb 2020

Los Mandibulaz de Hierro (Ironjawz en inglés) son los orruk más grandotes y malotes, brutos enormes que nunca dicen que no a una buena pelea. son los individuos más grandes de una raza conocida por su ferocidad y su única razón de ser es la guerra. El fragor del combate, las espadas golpeando armaduras y los alaridos de los moribundos son música para los oídos de un Mandibulaz de Hierro. son mucho más altos y corpulentos que un hombre, por lo que, enfundados en sus armaduras de hierro destartaladas, apabullan a cualquier oponente. todo lo que cabe en sus pequeñas mentes embrutecida es la violencia sin sentido.

Las bandas de Mandibulaz de Hierro se lanzan en estampida al combate bajo el mando despiadado de sus kaudilloz. Cargan sobre el caos salvaje del combate con las armas en alto y al son de su grito de guerra ensordecedor: ¡Waaagh! Entre los Orruks reina la ley del más fuerte y ninguno es más fuerte que los Mandibulaz de Hierro. El Imperio perdido de Shardlun, el desierto donde una vez se alzaron los Seiscientos Reinos o las Agujas de Vys ahora inundadas son parte del legado de los Mandibulaz de Hierro. La feroz marea verde que componen sus hordas atraviesa los Reinos Mortales en busca de ejércitos que combatir y ciudades que asolar, con el eco de su furia por bandera.

Los Mandibulaz de Hierro tan solo acaban de empezar su cruzada. Llegaron al poder durante la Era del Caos medrando en la batalla constante. Como el rugido creciente de un depredador, los clanes de Mandibulaz de Hierro se expandieron y aumentaron en número hasta que sus peñas cubrieron la tierra. Se enfrentaron a bestias, humanos, otros orruks, los ejércitos del Caos y a cualquiera que se cruzara con ellos. Por cada batalla ganada, crecían en fuerza y número, y tras cada batalla perdida, volvían a por más. Muy pronto, otros orruks empezaron a seguir los merodeos de los Mandibulaz de Hierro, conscientes de que allí donde estuvieran los Mandibulaz de Hierro tarde o temprano habría una buena pelea.

En la actualidad una nueva era de conflicto impera en el mundo y el gran dios bicéfalo de los orruks, Gorkamorka, se ha dado cuenta. con la expectativa de reyertas venideras, ha enviado a su campeón para que lidere a los clanes de Mandibulaz de Hierro. Gordrakk, el Puño de Gork, está reuniendo a los orruks bajo su despiadada mirada. por primera vez en mucho tiempo, los orruks forman en masa bajo el signo de un solo Gran ¡Waaagh! Su magnitud será tal que la marea verde devorará ciudades enteras hasta no dejar más que despojos.

Organización del ejercito Editar

La organización de los clanes de Mandibulaz de Hierro es tan caótica y brutal como los propios orruks. Sus ejercitos de pielesverdes los forman turbas ingobernables reunidas en puños que, a su vez, los Megajefes juntan en trifulcas.

La turba Editar

Los Mandibulaz de Hierro, como la mayoría de los orruks, no se preocupan por nimiedades como la poesía, la higiene personal o los números que van después del cinco. Por eso, la unidad básica en todas sus formaciones es la peña llamada turba, dirigida por un jefe y de tamaño indeterminado. Cinco orruks son una turba, pero también lo son "muchaz vezez zinco". Aunque los orruks no sean muy buenos contando cuantos chikoz caben en una turba, sí que hay una apariencia de orden en el hecho de que los que van a pie tienden a mantenerse juntos y los que van en Rugientes también. Esto se debe más al hecho natural de que los que van más rápido llegan antes a la juerga que a cualquier afan "eztratégiko".

El puño Editar

Hay algo más de precisión a la hora de organizar turbas. Se reunen en grupo de cinco, una por cada dedo de la mano de un Megajefe. Estos conjuntos de turbas se llaman puños, e igual que si el Megajefe juntara sus dedos en un puño apretado, van genial para "aplaztar cozaz". De hecho, suele ser así como se forman los puños: el Megajefe muestra al jefe de cada turba una mano abierta y luego cierra el puño y le pega, para regocijo de los presentes. Es un método de organización brutalmente efectivo y a los Mandibulaz de Hierro les ha funcionado desde que tienen memoria. Pero no todos los Megajefes llegan a serlo de ese modo: algunos tienen problemas para contar hasta cinco, sobre todo si han perdido un dedo o la mano entera. Luego hay otros generales escasos y con talento para los estándares orruk que han descubierto que si usan las dos manos pueden llegar a diez. Hay rumores de misteriosos orruks descalzos que pueden contar incluso más pero la mayoría de Mandibulaz de Hierro no se creen esos cuentos fantasiosos.

A veces, en lugar de un Megajefe, es un Cantor de Guerra o un Chamán Extrambótiko el que lidera un puño. Los Cantores de Guerra van a la cabeza de largas procesiones de orruks entregados a sus cánticos. En cuanto a los Extrambótikos son el flagelo de hechiceros y huestes mágicas. Las energías de ¡Waaagh! que emite un Puño Extrambótiko caen en forma de relámpago sobre cualquier ejército incauto que se cruce en su camino.

La reyerta Editar

Cuando un grupo de puños lucha unido se llama reyerta. Normalmente una reyerta consta de cinco puños liderados por un solo Megajefe. Al contrario de las estructuras militares más rígidas que aplican otras razas, una reyerta no es algo permanente aunque pueda mantenerse en funcionamiento y bajo el mando del mismo Megajefe durante años o décadas.

Las reyertas no se forman en campos de adiestramiento, sino espontáneamente en plena batalla. Ningún orruk que se precie seguiría a alguien sin saber si pelea bien, así que los Mandibulaz de Hierro se unen a reyertas por proximidad. Un Megajefe se pondrá en pie sobre su Fauces Machakantes, o quizás trepará a lo alto de una montaña de cadáveres enemigos y, con un barrido de su rebanadora, dejará claro que todos los puños a la vista pertenecen ahora a su reyerta. Los Mandibulaz de Hierro respetan eso.

Un Megajefe suficientemente poderoso para mantener su reyerta unida la usará para sus fines. Es decir, para machacar cualquier fortaleza, monstruo o general laureado que encuentren a su paso. Las reyertas compuestas de Puños de Brutos se usan como ariete contra cualquier defensa que plante cara a los Mandibulaz de Hierro. Las empalizadas que se pierden entre las nubes y los fosos revestidos de pinchos no son más que invitaciones para ellos, siempre dispuestos a saltar obstáculos y derribar muros si el objetivo es una buena tunda. Las reyertas de Rugientes Sangrientos apabullan a sus presas con su asombrosa velocidad y su fuerza arrolladora, aunque a veces, imprevisiblemente, los rugientes se detengan a mordisquear un enemigo caído desoyendo los gruñidos de sus jinetes.

Unidades de los Mandibulaz de Hierro Editar

Megajefes

Brutos

Rugientes Sangrientos

Chamanes Extrambótikos

Cantores de Guerra

Fuentes Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.