Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Jactos Goldenmane fue el Lord Celestant de los Goldenmanes, la segunda de las Cámaras Guerreras de los Hammers of Sigmar. Aunque no pudo participar en muchas batallas se le recuerda tanto por su valentía y arrojo como por su trágica muerte definitiva, y se han alzado monumentos en su memoria en varias ciudades libres de Aqshy.

Descripción y Equipo[]

Jactos tenía un porte noble, y lucia una larga melena dorada de la cual derivaba su sobrenombre. Jactos luchaba a pie, equipado con una espada rúnica y un martillo de guerra, y protegido por una armadura de sigmarita.

Vida previa, muerte y reforja[]

No tenemos muchos datos acerca de la vida previa de Jactos aparte de que su población fue atacada y quemada por bárbaros seguidores de los dioses oscuros, los cuales hicieron pasar por enormes sufrimientos a él y a sus seres queridos. Tampoco sabemos cual fue su reino natal, aunque se cita que su porte era más noble que el de Vandus Hammerhand, el cual perteneció en vida a una tribu bárbara de Aqshy. De esto se podría inferir que su pueblo de origen probablemente estaría relativamente desarrollado y que provenía de noble cuna, aunque no tenemos datos que confirme este hecho. Tampoco tenemos datos exactos de su muerte aunque se da a entender que murió en los ataques antes citados.

Vandus Hammerhand fue tanto un héroe como un rival para Jactos

Si que sabemos que tras su reforja pasa a formar parte de los Hammers of Sigmar y adopta el nombre de Jactos Goldenmane. Consigue el rango de Lord Celestant, tomando el mando de la segunda Cámara Guerrera de los Hammers of Sigmar, la cual pasa a ser conocida como los Goldenmanes . Jactos sentía por su camarada Vandus Hammerhand una mezca de respeto, admiración y envidia. Era consciente del talento de Vandus, y de que estaba predestinado a realizar grandes hazañas. Pero al saber que Vandus dirigiría el primer ataque del Día de la Venganza Jactos decidió que en cuanto llegara su hora demostraría su valía ante el dios-rey Sigmar.

Campaña del Delta Ígneo[]

Durante los primeros compases de las Guerras por los Portales una Hermandad de guerreros de los Goldenmanes con Jactos a la cabeza fueron enviados mediante un relámpago a una zona cercana a la Cresta Volatus, una colina situada en las inmediaciones del Delta Ígneo de Aqshy. Su despliegue formaba parte de una enorme movilización de tropas sigmaritas destinada a asegurar el territorio cercano a la recientemente conquistada Puerta Susurrante, un portal del reino que conectaba directamente con Azyr.

Las fuerzas de Jactos sufrieron multitud de emboscadas por parte de guerreros de la Goretide

Durante esos tiempos toda la Península Brimstone estaba plagada de bandas de guerreros de la Goretide ansiosos de combatir contra los recién llegados invasores, por lo que las tropas de Jactos entraron en combate al poco de ser trasladadas a la región. El más importante de esos ataques, conocido como la Batalla de la Cresta Volatus, fue determinante para el destino de Jactos y de la propia península.

Dicha batalla tuvo varias fases. Al inicio de la jornada las tropas de Jactos Goldenmane combatieron contra una banda de guerreros de Khorne. La superioridad de los Goldenmanes se hizo patente en cuanto sus rivales se retiraron. Jactos estaba hambriento de gloria, y ordenó a sus tropas que persiguieran y masacraran a sus oponentes. Desoyendo los consejos de Nero, el Lord Castellante de su Cámara Guerrera, permitió que sus tropas se dispersaran. Demasiado tarde descubrió que se estaban metiendo en una trampa. De varias cuevas salieron escuadras de Bloodreavers a la carga, mientras que por su retaguardia les asaltaron varios Khorgoraths liderados por un Bloodstoker. Jactos gritó ordenes mientras sus hombres eran paulatinamente masacados, quedando completamente rodeados. El Lord Castellant Neros estaba herido, y Jactos pudo salvarlo gracias al sacrificio del Retributor Prime Priandus y sus hombres.

Fue en ese momento cuando llegaron los Hammerhands a la carga desde lo alto de la Cresta Volatus. Tal fue el ímpetu de su carga que muchas de las tropas de la Goretide fueron eliminadas con el primer choque. Nuevamente cambió el rumbo de la batalla y, al final de la jornada, los Stormcast Eternals obtuvieron la victoria.

Tras la batalla los Goldenmanes y los Hammerhands aúnan sus fuerzas.

Tras la batalla Vandus Hammerhand le explicó que en una visión había descubierto que Korghos Khul ocultaba un portal que conectaba con los reinos demoníacos. Este portal constituía una amenaza directa a los planes de Sigmar, y Vandus había tomado la decisión de destruir el portal o morir en el intento. Jactos declaró que los Goldenmanes lucharían a su lado entre los vitores de las tropas circundantes.

La táctica elegida fue que cada uno de los ejércitos tomaría una ruta paralela convergiendo en la propia fortaleza y rodeando a las huestes enemigas. Sin embargo el orgullo de Jactos Goldenmane quedó herido tras los errores de mando cometidos en la Cresta Volatus. Esto le llevó a actuar de manera temeraria acelerando el paso para llegar el primero a la batalla y ser él quien derrotara al general enemigo.

En la Batalla de la Puerta de la Ira JActos se adelantó para llegar primero al combate

Dada su decisión de forzar la marcha para llegar al combate antes que sus camaradas, fueron las tropas de Jactos las primeras que tomaron contacto con tropas enemigas en la Batalla de la Puerta de la Ira. Korghos Khul, al ver llegar a sus enemigos, supo que no se encontraba Vandus Hammerhand entre ellos. Ansiaba derrotar a Vandus en combate singular, pero lo que más ansiaba era el cráneo de un oponente inmortal para ofrecerlo a su dios y obtener su favor. Para ello le bastaba con el cráneo del líder de los Goldenmanes, por lo que ordenó a sus tropas que permitieran que este se acercara a su posición. Jactos interpretó erroneamente esta situación y, viendo la posibilidad de enfrentarse al líder enemigo, se dirigió hacia el mismo dividiendo en dos su hueste. 


Korghos Khul desafió y derrotó a Jactos Goldenmane

Cuando los líderes enemigos se encontraron frente a frente, tuvo lugar un frenético combate entre ambos. Jactos era un espadachín consumado, rivalizando su habilidad con la del propio Korghos Khul. Sus movimientos no eran tan rápidos como de costumbre dado que una pesada lluvia de sangre se había incrustado en su armadura, y aún así consiguió derribar a su oponente. Instantes antes de dar el golpe de gracia tuvo una visión de su vida anterior y de su muerte, descargando sus ansias de venganza en un potene golpe. Pero en el último instante los poderes antinaturales de Korghos se impusieron y con un golpe a velocidad sobrehumana cortó la mano de su oponente. Mientras Jactos miraba desconcertado como caía su mano inerte al suelo Korghos Khul lo decapitó con su temible hacha, atrapando el alma de Jactos y enviándola a los reinos demoníacos.  

De esta manera Jactos no pudo ver cómo sus camaradas conseguían finalmente la victoria en ese día, y se convirtió en el primer Stormcast Eternals en no poder ser reforjado y perder con ello su inmortalidad.     

Reconocimiento[]

Ejército de Martillos de Sigmar.jpg

Tras el establecimiento de poblaciones libres y estables en la Península Brimstone, en muchas de ellas se erigieron estatuas y monumentos en honor de los principales protagonistas de la conquista y consolidación de dicho territorio. Entre ellos destaca el imponente monumento edificado en honor de Jactos Goldenmane.

 Fuentes[]

  • Warhammer Age of Sigmar 1 edición
Advertisement