Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Eslizones 3.jpg

Los Eslizones más grandes y fuertes, o aquellos que de otro modo se distinguen en la batalla, pueden eventualmente ascender al rango de Jefe.  Mientras que los rangos superiores del sacerdocio Eslizón se centran en adivinar los portentos celestiales y desatar la magia celestial sobre el enemigo, y las castas sacerdotales inferiores marcan e inspiran a los Eslizones en tiempos de guerra, son los Jefes los que se esfuerzan por coordinar una estrategia de campo de batalla más amplia entre los  cohortes de Eslizones y quien tenga el mando del ejército en general.

Cabalgando por encima del campo de batalla sobre bestias reptiles aladas, los Jefes gritan órdenes estridentes a las cohortes de la superficie, y sus atrevidas hazañas son tan inspiradoras para sus compañeros Eslizones como cualquier ritual sacerdotal.  A menudo, los miembros del sacerdocio Eslizón serán atendidos por múltiples Jefes que sirven como ejecutores de su voluntad en tiempos de guerra. Un Jefe particularmente hábil o prometedor puede incluso liderar un grupo de cohortes Seraphon como un pequeño ejército propio, a menudo cuando El Gran Plan requiere la coordinación de una misión demasiado compleja o sutil para que los decididos Saurios la puedan comprender.

La elección de la montura de un Jefe Eslizón es un reflejo de sus peculiaridades y personalidad, y definirá el papel que se espera que desempeñe en la batalla.  Aquellos que viajan sobre leales Terradones a veces son conocidos como Maestros de los Cielos, y se encuentran entre los más cautelosos de su especie.  Su profunda conexión con sus monturas les permite realizar hazañas de agilidad que desafían a la muerte y que los hacen casi imposibles de alcanzar para los que están en el suelo.  Son observadores y exploradores ejemplares, señalando a los Jinetes de Terradón cercanos cuándo lanzar sus misiles o sus rocas meteóricas para causar el efecto más devastador.

Los Jefes que, en cambio, se atreven a tomar un Rajadáctilo como montura se encuentran entre los Eslizones más agresivos, aunque su función no es lanzarse hacia batallas que no pueden ganar.  En cambio, liderarán ataques entusiastas de golpe y fuga con una bravuconería poco común para los estoicos y concentrados Seraphon. A menudo se encuentran entre los primeros guerreros de una hueste estelar en enfrentarse al enemigo, y si su audacia no es lo suficientemente alentadora para quienes los siguen, la visión de un Rajadáctilo Alphal desatando su furia puede llenar de confianza incluso al Eslizón más nervioso.

Otros Jefes Eslizones montan sobre poderosos Estegadones. Cuando El Gran Plan exige que una ciudad sea aplastada o que un enemigo sea erradicado por completo, un Maestro Estelar construirá sus huestes de guerra alrededor de las bestias de guerra más poderosas criadas por su Constelación.  Aunque un Saurio Oldblood montado sobre un Carnosaurio a menudo comandará tales huestes, los Jefes Eslizones veteranos montados sobre Estegadones son esenciales para liderar las asustadizas manadas de caza y las estampidas de las bestias titánicas de la jungla.  A medida que la carga de los masivos monstruos-lagarto cobra impulso, el suelo se estremece y se agrieta.  Los muros de escudos enemigos pierden cohesión mientras luchan por mantenerse en equilibrio, recuperando el equilibrio justo cuando el Jefe y los monstruos bajo su control chocan contra sus líneas con una fuerza aterradora.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Seraphon (2020)
Advertisement