Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Cuando amanece, frío e incoloro, se acercan.

Cuando el sol se pone detrás de nubes verdes, están cerca.

Cuando la noche brilla esmeralda, están aquí.

Encontrado garabateado en un trozo de pergamino en la fortaleza abandonada Freeguild de Gheistharbour

Armada con llamas verdes y dirigida por una gran hueste de caballeros espectrales, Lady Olynder envía a la Hueste Esmeralda para asegurar la muerte de sus enemigos más odiados. Con guadañas espectrales y garras afiladas desgarran las almas de los vivos. dejando tras de sí una estela de cadáveres pálidos y rostros retorcidos en la agonía del terror desgarrador. Este es el destino final de todos aquellos que se atreven a mostrar la falsedad de la esperanza y se niegan a aceptar la verdad eterna de la desesperación y el dolor en sus corazones.

849744967 images(2).jpg.f6efdc3fb2c747d2e196da825b2368b0.jpg

Solo aquellos enemigos que despiertan la ira desenfrenada de la Mortarca del Duelo están sujetos a la Maldición Esmeralda. Tal malévolo hechizo no está hecho a la ligera, ni siquiera por una criatura tan cruel como Olynder. Sin embargo, cuando su odio amargo se aviva más allá de la tolerancia, ella abre la Torre de los Traidores. Aquí, los grilletes de magia amatista unen los espíritus de los seres que alguna vez intentaron conspirar contra ella. En la muerte, son mantenidos en una esclavitud tortuosa hasta el momento en que ella desea enviarlos a cumplir su voluntad. Aunque desprecian a su reina usurpadora por encima de cualquier otro ser, estos caballeros de la muerte están completamente sujetos a la voluntad de Lady Olynder. Saliendo de su prisión, cazan y matan por el mismo ser que les quitó todo: un castigo apropiado por la arrogancia que mostraron en la vida, al menos a los ojos de la Mortarca.

La caída de Dolorum[]

La historia de la caída de Dolorum es una de gran tragedia y traición, de una antigua dinastía derribada por la ambición de un solo ser. Ubicado en los Desiertos Aullantes de Shyish, el imperio de Dolorum fue una vez una poderosa civilización gobernada por una orgullosa línea de sangre de reyes conquistadores. Estos regios señores eran una raza fría y despiadada que dominaba miles de súbditos y rendía homenaje a Nagash, dios de la muerte.

En este momento, una hermosa joven noble de la casa Olynder saltó a la fama en Dolorum. Ella usó su ingenio y encanto para escalar en la sociedad, y finalmente se ganó el corazón del joven príncipe del imperio. Su compromiso se anunció con gran fanfarria. Sin embargo, Lady Olynder era una mujer de ambición ilimitada, y no estaba dispuesta a compartir el trono con otro, especialmente con su prometido, que era un hombre grosero e insensible. Mientras ella tomaba sus votos y preparaba su alma para el matrimonio en los claustros de una iglesia tranquila, rodeada de damas y hermanas silenciosas de la fe Dolorita, el príncipe y su padre, el rey de Dolorum, asistieron a una gran fiesta de celebración. Sería la última vez que se les viera. La naturaleza exacta de su desaparición seguirá siendo para siempre un misterio. En las primeras horas de la mañana, ambos se retiraron a las cámaras del rey para discutir estrategias políticas y la futura herencia del heredero de la corona. Los testigos afirmaron haber escuchado un repentino y penetrante grito de horror, pero cuando los guardaespaldas reales irrumpieron en la cámara, encontraron las habitaciones vacías, sin signos de lucha. Una sola ventana estaba abierta a la noche de tormenta, derramando agua de lluvia sobre el piso de piedra. Del príncipe y su padre, no había señal alguna. Por supuesto, las miradas sospechosas cayeron sobre la futura reina, pero había muchos que podían dar fe de su inocencia del crimen y su horror al recibir la noticia.

Sin embargo, esta tragedia dejó a Olynder como el única gobernante de Dolorum. Prometiendo llorar a su familia desaparecida, la joven reina se puso un velo. Sus nuevos súbditos la llamaron la Novia de luto y la Reina no Correspondida, y su demostración pública de dolor se ganó incluso el corazón más frío. En verdad, todo era una mentira; debajo de su velo de pena, Olynder se deleitaba con su nuevo poder.

No todos fueron engañados, por supuesto. Muchos nobles caballeros del reino se reunieron para conspirar contra la que llamaron usurpadora y asesina. Esta fraternidad secreta lucía con orgullo el broche esmeralda de la dinastía real de Dolorum, un honor otorgado solo a los defensores más leales del imperio. Era un símbolo de la gloria de antaño, que esperaban restaurar deponiendo a la falsa reina que ahora estaba sentada en el trono.

Su rebelión nunca sucedió. la siempre vigilante Lady Olynder pronto se enteró de la conspiración, ya que tenía espías diseminados por todo su reino, desde las casas de beneficencia más pobres hasta las cortes de los poderosos barones de Dolorum. Ella atrajo a uno de los conspiradores, un hombre llamado Gharest Malcor, a su lado con promesas de poder y riquezas más allá de la imaginación. Incluso antes de que sus enemigos pudieran organizar su golpe, los agentes de Malcor cayeron sobre ellos, matando a muchos y arrastrando a los sobrevivientes a mazmorras sin luz. Allí permanecieron durante décadas, atormentados y torturados por la mujer que habían tratado de deponer. El mismo Malcor se encontró con un final más rápido, apuñalado hasta la muerte por asesinos contratados por la joven reina, que deseaba no dejar rastro de sus crímenes.

Lady Olynder gobernó a Dolorum sola durante muchos años, hasta que llegó la Era del Caos, y las plagas de Nurgle se extendieron por Dolorum. Miles murieron de llagas y de viruelas que blanqueaban la carne, pero a su reina no le importó el sufrimiento. Incluso intentó negociar su propia vida con agentes del Dios de la Peste, granjeándose la ira del Gran Nigromante. En verdad, fue este acto de infidelidad lo que hizo que Nagash reclamara su alma. Entonces Lady Olynder se convirtió en la Dama del Velo, condenada a sufrir todas las miserias, el dolor y la pena que no habían perturbado su negro corazón en vida.

Cazadores malvados[]

Tengo una tarea para ti, mi Caballero del Arrepentimiento. Hay un ser que se atrevió a desafiar mi voluntad e hizo la guerra a mis procesiones. Esta criatura miserable busca difundir la ilusión venenosa de la esperanza. Me traerás su alma, para que pueda enseñarle eternamente la verdadera tristeza.

Lady Olynder, Mortarca del Dolor

No fue hasta la llegada del Necroseísmo de Shyish, cuando Nagash buscó un nuevo general para dirigir sus legiones espectrales de Nighthaunt, que Lady Olynder ascendió al rango de Mortarca. En la muerte, como en la vida, Olynder se había levantado para gobernar las ruinas embrujadas del viejo Dolorum, subyugando a los espectros y espíritus que habitaban allí, e incluso poniendo a varias naciones vecinas bajo su letal control. Tal ambición y crueldad era justo lo que el Gran Nigromante deseaba en sus Mortarcas. Así, Lady Olynder fue nombrada Mortarca del Dolor y recibió el mando de las malévolas procesiones de Nighthaunt.

Para celebrar esta ascensión, Nagash le regaló a la Dama del Velo un nuevo y terrible ejército para ser desplegado a su antojo. Las almas de los nobles de Dolorum que habían planeado la destrucción de Lady Olynder fueron convertidas en espíritus de venganza, envueltas en fuegos esmeraldas en un eco burlón del honor perdido de Dolorum. Estos iracundos espíritus fueron condenados a luchar en nombre del ser que despreciaban por encima de todo. El Gran Nigromante ató a estas desafortunadas almas dentro de ataúdes de arena sepulcral vitrificada, donde permanecerían en perpetuo enojo y auto-compasión hasta que se les solicitara. Solo cuando Lady Olynder pronuncia el maléfico hechizo conocido como la Maldición Esmeralda contra aquellos que la han disgustado, los vástagos olvidados de Dolorum inician la caza por los reinos, comandados por el Knight of Shrouds Gharest Malcor.

Los rituales oscuros empleados por Lady Olynder para infligir la Maldición Esmeralda sobre sus enemigos son complejos y macabros. Exigen el sacrificio de miles de almas, así como una astilla del propio espíritu retorcido de la Mortarca; El odio que se requiere para invocar tal conjuro exige mucho, incluso de los muertos. Por lo tanto, la maldición no se convoca a la ligera, y está reservada para los rivales más despreciados de Lady Olynder.

Una vez que se marca a un ser, su destino, y el de cualquiera que se asocie con el, está casi sellado. Los afligidos encuentran todo el color drenado del mundo. Todo se presenta en tonos claros de blanco y negro, y una sensación de profundo temor llena su alma. La comida sabe a ceniza en la boca, y la música suena atonal y como un canto al oído. Ya sea que se necesiten solo días, meses o años, los jinetes de la Hueste Esmeralda encontrarán a su presa. Lejos en el horizonte, el alma maldita vislumbrará un deslumbrante resplandor verde, suave al principio pero ardiente y con más furiosa intensidad por momentos. Pronto, todo el cielo estará en llamas de luz bruja. Solo entonces los jinetes de la Hueste descenderán desde lo alto, con sus monturas espectrales envueltas en llamas verdes, para cosechar lo que les corresponde.

Las formaciones de Dreadblade Harrows dirigidas por el propio Malcor son siempre las primeras en chocar contra las filas del enemigo, entrando y saliendo de la realidad en una explosión de misteriosa niebla fantasmal mientras derriban a sus presas con cuchillas oxidadas.

Les siguen rápidamente Hexwraiths en llamas, chillando con furia amarga, con guadañas arremetiendo en mortales arcos. Seguidamente viene la marea de infantería Nighthaunt: Chainrasps gimiendo y los espectros merodeadores conocidos como Glavewraith Stalkers, entre otras pesadillas. Esta terrorífica embestida no cesa hasta que todos los mortales malditos hayan sido asesinados y sus almas reclamadas por la Mortarca del Dolor.

En ocasiones, un enemigo particularmente afortunado o formidable podría evadir o incluso derrotar a la Hueste. Pero esto solo retrasa lo inevitable. En las profundidades del inframundo, los malvados cazadores se recuperarán gradualmente y una vez más emprenderán la búsqueda de su presa. Solo la muerte puede poner fin a la Maldición Esmeralda.

La Guardia Dolorosa[]

Los Hexwraiths son caballeros espectrales que se lanzan a la batalla iluminados por ardientes balefire, balanceando sus centelleantes guadañas para servir como vínculo entre un alma y su cuerpo. Son la poderosa caballería de choque de las procesiones de Nighthaunt, capaces de derrotar a sus enemigos en una sola carga aterradora. 

La Hueste Esmeralda está formada por un gran número de estos jinetes fantasmales, ya que la nobleza del antiguo Dolorum fue entrenada desde edad temprana en el arte de la guerra a caballo. Los más temidos de todos estos campeones son la Guardia Dolorosa. Cada uno de estos crueles espíritus fue una vez miembro de los Caballeros de la Casa Dolorum, responsables de proteger a su señor en el campo de batalla y eliminar a todos los enemigos del imperio.

Casi toda esta unidad de élite se volvió contra Lady Olynder uniéndose a los planes de la nobleza que conspiraba contra ella, pagando esta decisión eternamente con sus almas. Transformados en espeluznantes Hexwraiths, ahora cabalgan a la cabeza de la Hueste Esmeralda, dando rienda suelta a su amarga frustración sobre los muchos enemigos de la Mortarca del Dolor.

Fuentes[]

White Dwarf: Diciembre 2019

Advertisement