Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca


La Marcha de la Destrucción o la Gran Marcha ¡Waaagh! fue una marcha de la totalidad del ejercito de la Gran Alianza de la Destrucción en Camino al Asedio de Excelsis, tras la liberación de Kragnos. Se destaca este evento pues es una congregación total de una Gran Alianza para un ataque completo.


Personajes Notables[]

Fuerzas Aliadas a Kragnos

Alianza de Klanes Orruk y Tipejoz Nokturnos

Otros Seres de la Destrucción (Pisoteo Chinarro)

  • Thargo, el Enorme (✟)
  • Heb, Nonko y Sorg, el Pelado (✟)

La Liberación de Kragnos[]

El gran ritual de Alarielle para revivir el Roble de las Edades Pasadas desató la liberación de Kragnos cuyo poder comenzó por desatarse en Ghur como un latido aullante y feroz entre los orruks. Los Machacahuezoz son los más sintonizados de su tipo con las energías brutas de la reunión ¡Waaagh! fueron los más afectados, ya que los chamanes vieron nubes en forma de medio sementales, escudos lascivos y torres derrumbadas, dejando claro el mensaje de guerra.

Los Tambores de Guerra[]

Tras la liberación del Dios de los Terremotos Kragnos los tambores llegaron a oídos de muchos guerreros de la destrucción. Uno de ellos fue el Jefe de Guerra Gulgaz Garrapiedra quien llego con su hueste de Machacahuezos (Bonesplitterz) desde la Puerta de Bantu. Desde los paramos de las Tierras Destrozadas también fueron convocados los Trogoths que con poca inteligencia solo siguieron su instinto de batalla. Fueron liderados por una enorme criatura cubierta de algas llamada Glogg. Desde las guaridas del Corazón de Ghur, los gargantes avanzaban con paso fuerte sintiendo que algo grande se acercaba y que era hora de que el verdadero Hijo de Behemat tomara su corona y se convirtiera en un dios bestia. Algunos vieron a Kragnos como un impostor o un rival y lo enfrentaron en batalla para terminar aplastados rápidamente.[1]

Las Reliquias Perdidas[]

Hace un tiempo en Rondhol, al otro lado de Thondia, dos grandes señores de la guerra pieles verdes Gordrakk, el Puño de Gork y Skragrott habían unido fuerzas para saquear la Fortaleza de Criptocolmillo en lo que se llamó el Asedio de Criptocolmillo. Tras esa batalla no pudieron recuperar el Fragmento Basha, un poderos artefacto que se dice que proviene del garrote del mismísimo Gorkamorka. El fragmento había quedado enterrado tras la batalla.

Tras el acontecimiento, Skragrott había invertido en aprender las profecías y presagios que rodeaban los tambores de guerra que se escuchaban y retumbaban por todo Ghur. Había interrogado sin piedad a los videntes y profetas cautivos en su asilo de hongos. Usando unos destellos robados de una caravana comercial de Excelsis, habia obtuvo visiones de un poderoso señor de la guerra orruk blandiendo tres artefactos sagrados de poder, y que los usaría para destruir la mayor ciudad de hombres de todo Ghur. Al hacerlo, uniría a las tribus y volcaría el Reino de las Bestias en una nueva era de guerra. Tras esta visión, Skragrott se predispuso a convertirse en el cerebro del imperio pieles verdes que reclamaría el Reino de las Bestias.

Para cumplir su cometido debía encontrar las tres reliquias mencionadas en la visión. La primera era un cráneo de una deidad bestia que había sido arrancado de la Guarida de la Hijos del Dios Araña. Lo llamaban el Cráneo de Hammergord. Gordrakk lo había trasformado en un poderoso ariete de hierro usando los cuernos de Hammergord del Cráneo, ya que se decía que tenia el poder de machacar montañas. La segunda reliquia era precisamente el Fragmento de Basha. Para desenterrarlo de Criptocolimllo, Skragrott envió a un ancestral chaman llamado Snazzgar Stinkmullet para convencer a Gordrakk de desenterrara el fragmento y encontrara la tercera reliquia. Sin embargo el plan salió mal, tras tanto jaleo en buscar las reliquias el poderoso Jefe Orruk se enfureció y asesinó a Snazzgar dirigiéndose directamente hacia Exclesis.[2]

Viaje hacia el este[]

Tanto el grupo de Gordrakk y Skraggot, como el poderoso Kragnos tenia como objetivo la Costa de los Colmillos y pronto se verían frente a frente.

Ruta de los Pieles Verdes[]

Gordrakk haciendo caso omiso de las advertencias del peligro que conllevaba el cruzar la llamada Puerta Grande, atravesó sin pensar con cientos miles de orruks por el peligroso portal. Más de mil de los guerreros pieles verde fueron destrozados por el Rio Dienteafilado. Sin embargo Godrakk lo considero como una prueba de fuerza ante la batalla que se avecinaba. Llevaba un grupo de Gargantes para cargar el poderoso ariete fabricado con el Cráneo de Hammergord. Los exploradores grot habían advertido al jefe Orruk que no viajara por la ruta directa hacia Excelsis, ya que pasaba muy cerca con Mekitopsar; una peligrosa jungla que vivía acechada de lagartos de dos patas. Sin embargo Godrakk era terco, incluso cuando los adivinos del Lunarca Skragott advirtieron de una visión donde pieles verdes eran aplastados entre las fauces de un monstruo saurio gigante.

Tras el peligro que conlleva enfrentarse a los Serafones, Skraggot pidió ayuda a los Askabullidos quienes lideraron la marcha hacia un sendero menos peligros, la Mascasenda de los Ogors Brokenjarl. Estos convencieron a Gordrakk de ir por dicho camino sin saber que se desviaba del sendero escogido. En la ruta Skragrott reunió a varios Ogors quienes fueron pagados para unirse al Gran ¡Whaag!.[3]

Ruta de Kragnos[]

Por otro lado el liberado Kragnos estaba descidido de hacer dos cosas: abrirse paso a golpes por la tierra de Donse reunificando a los que quedaran vivos de su pueblo y destruir la cuidad que parecía haber reclamado la Costa de los Colmillos, Excelsis. Tras su viaje se encontró con un grupo de Megagargantes llamados el Pisoteo Chinarro. Este grupo era liderado por un temperamental canalla llamado Thargo, el Enorme. Este peligroso megagargante estaba acompañado de tres de sus hermanos, Heb, Nonko, Sorg, el Pelado y su tío Derko Walrusbister. Tras ver al poderoso Kragnos galopando, Thargo pensó que se trataría de un Megagargante sobre una montura, se abalanzó sin pensarlo sobre la bestia y fue muy tarde para descubrir que era una sola criatura gigante. Kragnos paro el golpe con su escudo y mando a volar a Thargo por los aires, rompiendo su columna en pedazos con su maza del Pavor. Kragnos atacó a los hermanos destrozándolos sin más con solo un pequeños rasguño. El único que fue lo suficientemente sabio fue Derko quien se arrodilló ante Kragnos ofreciéndose como parte de su guardia.

Junto a Derko logró convencer a mas de una docena de guerreros en el camino. Tras llegar a la tierra de Donse vio a su tierra natal desértica y a un gran grupo de pieles verde acercarse. Con rabia declaró que no vivirían un día mas. El grupo de Godrakk y Skragrott habían llegado a la Costa de los Colmillo, encontrándose cara a cara con el Dios de los terremotos.[4]

Choque de gigantes[]

Gordrakk se abalanzó sobre Kragnos sin vacilar arriba de su montura. Skragrott decidió esperar sabiamente con sus hombres tras la sombras, pues había visto en la paredes a Kragnos y tenía la impresión de que fuese un dios. Un trio de gargantes que venia con Kragnos fueron a por al Jefe Orruck. Dos de los gigantes fueron destrozados y devorados por Godrakk y su poderosa criatura maw-krusha, haciendo que el tercero corriera por su vida.

Otro grupo de trogoths atacó a Kragnos por uno de sus flancos quienes fueron reventados por la gran maza del Dios. Tampoco fue afectado por los conjuros de los chamanes de Grodrakk intentaron asestarle, pues su escudo desvió todos los hechizos. Gordrakk se subio a la cabeza de Kragnos; le rompió algunos dientes y rajo su lengua. El gran centauro vaciló sorprendido.

Antes de que la batalla se tornara mas compleja y destructiva, Skragott lancho un conjuro aprovechando la Luna Malvada, que envió filos de roca desde los cielos separando a los combatientes. Kragnos se paró y levanto su maza en dirección a Excelsis. Así la gran hueste de pieles verdes lo siguió en camino a lo que sería la perdición de la cuidad.[5]

Referencias[]

  1. Broken Realms: Kragnos - Acto II - La Reunión de Skragott | Pag 40-41 (Solo disponible en Ed. en Inglés)
  2. Broken Realms: Kragnos - Acto II - En Pie de Guerra | Pag 40-41 (Solo disponible en Ed. en Inglés)
  3. Broken Realms: Kragnos - Acto II - El Viaje al Este | Pag 20 (Ed en Castellano) / Pag 44 (Ed. en Inglés)
  4. Broken Realms: Kragnos - Acto II - El Viaje al Este | Pag 20-21 (Ed. en Castellano) / Pag 42-43 (Ed. en Inglés)
  5. Broken Realms: Kragnos - Acto II - Relato Choque de Gigantes | Pag 22-23 (Ed. en Castellano) / Pag 48-49 (Ed. en Inglés)
Advertisement