Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

La Legión Hostil, Los Comemagia, los Mortoi Auroris[]

Miriada nula.jpg

La Miríada Nula llega coronando el horizonte bajo la resplandeciente aurora. Estas apariciones silenciosas brillan con poder oscuro, colmadas de la magia nigromántica de Shyish. Esto las hace prácticamente inmunes a los ataques arcanos, mientras que su aura de energía siniestra puede enfermar y envejecer rápidamente a sus enemigos mortales.

Descripción[]

Allá por donde los mortales teman transitar irá la Miríada Nula. Se dice que podrían invadir los paisajes de pesadilla del Reino del Caos y sobrevivir, pues estos legionarios poseen una resistencia antinatural a los funestos efectos de la energía mágica, y sus líderes tienen una conexión innata con las fuerzas sobrenaturales. Estos Bonereapers están repleto de magia shyishana, y fueron creados específicamente para aventurarse en los peores entornos imaginables y reclamarlos en el nombre de Nagash.

La primera de las legiones Ossiarch en tomar forma, la Miríada Nula fue algo así como un prototipo, un experimento oscuro que Nagash llevó a cabo en la Era de los Mitos. Los miembros más antiguos están tan saturados de energía nigromántica que incluso los hechizos depredadores los evitan, y allá por donde pasan en las tierras de los mortales, los cementerio se agitan con la no vida y los cadáveres se incorporan. Pero la Miríada solo se completó tras los eventos del Necroseísmo shyisiano, pero dicho cataclismo hizo irrelevante su propósito, y por tanto provocó su renacimiento.

Tras haber probado resultar tan inquietantes y siniestros que los potenciales aliados de Nagash en el Panteón del Orden reaccionaban con gran hostilidad en su presencia, los primeros miembros de la Miríada fueron exiliados al perímetro hostil del Reino de la Muerte. Solo ellos podían sobrevivir allí, donde una guarnición mortal envejecería hasta tornarse polvo en cuestión de días. Estos guardianes eternos del inframundo más hostil y destructivo de Shyish estaban imbuidos con un poder sobre la magia que les permitía subsistir y perdurar durante eones. A pesar de ser azotados por las mareas aullantes y tempestades de poder arcano que asolan el perímetro hostil de cada reino, aguantaron en buen orden, soportando huracanes mágicos y derrotando a las monstruosidades cambiantes que pretendían cazarlos. Cuando las fuerzas de los Dioses Oscuros surgían de la penumbra que fija los límites ente el Reino del Caos y el reino material, la Miríada Nula se aprestaba a arrojarlas de vuelta, y combatió contra ellas en un centenar de feroces batallas sin reconocimiento o descanso. Al hacerlo, dieron tiempo a Nagash para culminar un plan mayor. Los esbirros muertos andantes de Arkhan el Negro habían marchado al perímetro de Shyish y habían vuelto en una fila única sosteniendo cada uno de ellos un solo grano de tumba-arena en las huesudas manos. Cuando se completó esta tarea monumental y se creó el Nadir de Shyish, el perímetro hostil sencillamente dejó de existir.

Desde ese día, la Miríada Nula ha recibido un nuevo propósito. En Gothizzar, Arkhan el negro cerró un pacto con Katakros, proporcionándole incontables miles de esqueletos (los muertos andantes que se encargaron de traer la tumba-arena) como material con el que crear más legionarios resistentes a la magia. A cambio sólo pidió una alianza. Desde entonces, un respeto receloso ha unido a los dos antiguos Mortarcas, y la Miríada Nula ha sido enviada fuera de Shyish para reclamar los perímetros de los otros reinos. Pocos pueden desafiarla mientras construye necrópolis entre las aullantes tempestades de la magia. De esta forma, Katakros pretende tomar amplias franjas de cada reino, y al hacerlo controlar la principal fuente de su magia.

Fuentes:[]

  • Death Battletome: Ossiarch Bonereapers
Advertisement