Son las costas situadas mas al oeste de Aspiria. Se llaman así ya que empezaron a desintegrarse hacia los reinos de Tzeentch en la era del Caos.

Tzeentch y sus seguidores nunca han terminado su guerra contra los Aspirianos, aunque ha evolucionado continuamente. Las regiones occidentales de Aspiria ya no se desmoronan y se deslizan hacia el reino de Tzeentch como hacían antiguamente. La lucha que alguna vez fue titánica ha retrocedido hasta convertirse en un conflicto guerrillero mortal e inquisitivo, con estallidos ocasionales. Tzaangor, retorcidos Hombres Bestia hechiceros que siguen a Tzeentch, merodean por la costa quebrada en manadas, montados sobre demonios en forma de disco que revolotean por el aire y decapitan a los desprevenidos a gran velocidad. De vez en cuando, naves voladoras arcanas con alas de acero cristalino descienden para atacar desde cielos aparentemente despejados, antes de desaparecer rápidamente como en la niebla.

El Council Pyre cree que Tzeentch busca algo aquí y sospecha que debe involucrar a las Ciudadelas Agloraxianas que aún bordean la costa. Los magos no creen que haya sido un accidente que la desintegración de la costa se detuviera a menos de una milla de la primera ciudadela. Este es un lugar doloroso y frustrante para los orgullosos magos de Aspiria, ya que el funcionamiento de muchas de las ciudadelas sigue siendo un misterio arcano evasivo, inexplorado desde que Agloraxi las abandonó. Los usos de algunos, como el Gran Observatorio, son bastante claros, pero el propósito de los motores hechiceros de muchos de los otros sigue siendo enigmas. Algunos están rotos, o al menos parecen estarlo, y algunos permanecen sellados de forma impermeable desde el día en que los Agloraxi los abandonaron.


Fuentes[editar | editar código]

AoS Soulbound Corebook (pág 211)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.