Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Lord-Arcanum de los Hammers of Sigmar a lomos de un Gryph-charger

Los Lord-Arcanum son los líderes de las Cámaras Sacrosantas. Estos maestros de los relámpagos aetéricos son capaces de manipular la energía cerúlea de Azyr. Su visión de la tormenta les permite ver el alma de los seres vivos, y con sólo susurrar una palabra de poder pueden lanzar proyectiles destructivos o sanar a sus aliados.

Descripción[]

Aquellos a quienes Sigmar asciende a Lord-Arcanum se lo han ganado utilizando sus poderes arcanos en nombre de la libertad. Cuando aún eran mortales, estas almas arriesgaron su mente y cuerpo para desafiar a los Dioses Oscuros, y tras su Reforja se les ha dotado con el control de poderes aún mayores.

Con la potencia de Azyr crepitando en su interior, un Lord-Arcanum puede invocar un rayo con la misma facilidad con la que una persona puede respirar. En la batalla invocan energías devastadoras mientras un halo recorre su vara alzada hacia los cielos. Las descargas retumban al caer, similares a las que transportan a los Stormcast Eternals, pero solo traen destrucción inmolando a sus objetivos en explosiones que sacuden el suelo. Se cree entre las filas de las Cámaras Sacrosantas que los devastadores ataques del cielo convocados por cada Lord-Arcanum son manifestaciones de los Eléctridos Primos, ramificaciones de los Grandes Rayos, esas columnas de rayos tan feroces que Sigmar los ha usado para demoler castillos y matar Bestias Divinas por igual. Tan fuerte es el control de los Lord-Arcanums sobre las energías de tormenta que, en el campo de batalla, pueden capturar las almas de los Stormcast Eternals muertos antes de que desaparezcan en los Cielos, devolviéndolos a sus cuerpos para que puedan luchar una vez más.

Las habilidades mágicas mostradas por los miembros de las Cámaras Sacrosantas son tan impresionantes para las criaturas del Reino Celestial como lo son para los aliados mortales de los Stormcast, por lo que es común que los Lord-Arcanums acudan a la batalla a lomos de feroces bestias celestiales

Las bestias ágiles como el viento llamadas Gryph-chargers se sienten especialmente atraídas por aquellos que esgrimen el rayo de Azyr . Aunque lleva su tiempo ganarse la lealtad de uno de estos animales, cuando un Gryph-charger une fuerzas con un Lord-Arcanum el vínculo resultante es muy poderoso. Unidos en su odio hacia el enemigo, combaten como un solo ser. Los Gryph-charger son capaces de cabalgar los vientos aetéricos como un borrón de energía parpadeante para rematerializarse con sus garras a escasa distancia de su presa. Cuando algún alma rebelde escapa del Yunque del Apoteosis y acecha desatada por el Sigmarabulum, es un Lord-Arcanum el encargado de subir a la silla de montar de su Gryph-charger y atraparla antes de que pueda causar demasiados estragos. Los Lord-Arcanums que montan Gryph-chargers son también capaces de aprovechar el poder regenerativo de la tormenta de Sigmar. En el campo de batalla, cadenas de rayos caen en cascada a través de sus camaradas cercanos, vigorizándolos con el poder de la tormenta y restaurando las fuerzas de sus camaradas heridos.

Los Lord-Arcanum que montan Celestial Dracolines en la batalla son generalmente bombásticos y belicosos. Esto se debe a que un Dracoline es una bestia que respeta solo la fuerza de voluntad, y pronto abandonaría a un jinete que no pudiera ganarse su favor o, en el peor de los casos, lo destriparía con sus garras. Los dracolines son bestias leoninas que cazan los paquidermos con armadura ósea de las cadenas montañosas azyritas. Afilan sus garras en piedra rica en Celestium ya que eso no solo garantiza que sean afiladas, sino que las carga con una fuerza eléctrica que es liberada en una gran explosión energética cada vez que atacan a su presa. Un Lord-Arcanum que pueda montar a una de estas bestias puede usar magia celestial para instigar a otros jinetes de Dracoline, haciendo que sus letales saltos sean aún más destructivos.

Hay algunos Lord-Arcanums cuyo dominio de la reinoesfera celestial es tal que pueden proyectarse astralmente en el éter, ese no-espacio que se encuentra entre los reinos. Tales viajeros de los caminos astrales a veces pueden formar un vínculo con un Tauralon alado. Caprichoso por naturaleza, el Tauralon es una bestia nativa del éter que se alimenta se los seres devoradores de magia que habitan en ese extraño lugar. Desde la construcción del Sigmarabulum, bandadas enteras de Tauralones se han acostumbrado a usar esa gran media luna como su nido. Persiguen meteoritos que pasan y estrellas fugaces por deporte, compitiendo entre ellos para ver quién puede golpear los escombros estelares pra que adopten un rumbo más entretenido, por ejemplo hacia un alma que se proyecta astralmente. Si un Lord-Arcanum escapa de este juego letal con su espíritu intacto, puede unirse enviando los meteoritos de vuelta nuevamente, y así ganarse el respeto de estas bestias.

La amistad entre el guerrero arcano y la criatura celestial se convierte en una asociación duradera cuando el jinete y la bestia unen sus fuerzas en la guerra. El Tauralon es ágil como un halcón, a pesar de su gran tamaño. Aunque con sus cuernos rizados puede dar una embestida meteórica lo suficientemente fuerte como para romper la pared de un castillo prefiere evitar el conflicto directo, y en su lugar sobrevuela sobre su presa dejando un rastro de luz astral a su paso. Cuando esta luz ilumina al enemigo, posándose billantemente sobre ellos como si se tratara de polvo estelar, no causa un daño perceptible. Solo cuando el enemigo ve dirigirse directamente hacia ellos las flechas de los Judicators y los proyectiles arcanos de los adeptos Sacrosantos, sin importar su curso original, se dan cuenta de que el jinete de Tauralon que los sobrevoló fue sin ninguna duda el heraldo de su condenación.

Lord-Arcanum de los Hammers of Sigmar a lomos de un Tauralon

Algunos Lord-Arcanums prefieren no dividir su enfoque entre su amada magia de la tormenta y la domesticación de una bestia, sin importar cuán inteligente sea la criatura. Tales individuos eligen ir a la guerra sin montura para concentrarse mejor en su arte, y consecuentemente son especialmente expertos en la manipulación de la magia. Si es necesario, inspirarán a sus hermanos con discursos conmovedores, pero generalmente cuando alzan la voz, no es para guiar y mandar a los guerreros a su alrededor, ya que los magos guerreros de las Cámaras Sacrosantas saben bien lo que sus líderes esperan de ellos. En cambio, los Lord-Arcanums invocan frases místicas para dar forma y controlar la magia que utilizan en nombre del Rey-Dios. De todos los Lord-Arcanums, son aquellos que luchan a pie los que resultan más apropiados para hacer uso de la magia sin fin que se ha extendido por los Reinos desde el Necroseísmo. Invocando los discos de tormenta conocidos como Dais Arcanums para llevarlos a la guerra cuando la velocidad es imperiosa, cuando se encuentran cerca de sus adversarios conjuran desde los cielos torbellinos y cometas para devastar al enemigo.

Armamento y Montura[]

Los Lord-Arcanum acuden a la batalla armados con una Vara Aetérica y equipados con Frascos Espirituales. Se protegen con una ornamentada Armadura de Sigmarita. Algunos combaten a pie, mientras otros lo hacen a lomos de un Gryph-charger, un Celestial Dracoline o un Tauralon.

Lord-Arcanum Conocidos[]

(en construcción)

Se listan aqui los Lord-Arcanum Conocidos, indicando el nombre de su Cámara y Huestormenta de origen:

Fuentes[]

  • Batalla por Forjaglymm. Suplemento de Age of Sigmar (Segunda edición)
  • Tomo de Batalla: Stormcast Eternals (2018)
Advertisement