Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Nota de Traducción: Con el fin de facilitar y agilizar la lectura, se ha sustituido el nombre utilizado en el juego para esta unidad por su traducción utilizada en las novelas de Age of Sigmar o en el antiguo Warhammer Fantasy.

Comehombres.png

Los ogors se adaptan muy bien a la vida del mercenario. Se sienten más felices cuando hay enemigos que batir, saqueos que tomar y un excedente de cadáveres para cocinar.  Por lo tanto, no es sorprendente que se puedan encontrar ogors luchando como mercenarios para todo tipo de generales, desde ambiciosos señores de la guerra del Caos hasta tiranos vampíricos y Lord-Generales de los Gremios Libres.

Tales mercenarios ogor se llaman a sí mismos Comehombres.  Este nombre fue acuñado por primera vez durante los excesos de la Era del Caos, cuando el antiguo pacto entre Gorkamorka y Sigmar se rompió y los ogor fueron capaces una vez más de deleitarse con los humanos sin provocar la ira del ausente Dios-Rey.  Sonaba apropiadamente intimidante, así que se quedó.  Incluso los comehombres que se alían con los ejércitos de las Ciudades Libres mantienen su uso del término, a menudo para el malestar de los soldados de los Gremios Libres junto a los que luchan.

A menudo son los ogors más jóvenes y atrevidos los que toman la vida inquieta de un Comehombres.  La oportunidad de viajar a tierras nuevas e interesantes y comerse a quienquiera que viva allí es difícil de dejar pasar.  Durante sus carreras aventureras, estos mercenarios probarán comidas exóticas, obtendrán grandes cantidades de botín y se armarán con todo tipo de armas esotéricas.  Se pueden encontrar ogors empuñando espadas solares Aqshianas, falces Sayronitas e incluso estrellas arrojadizas puntiagudas, así como armas improvisadas como anclas y rodillos gigantes.  Muchos también empuñan un par de pistolas, porque cualquier cosa que haga un fuerte estallido se considera apropiadamente impresionante para un apuesto mercenario.

Bandas de Comehombres como los Pieshinchados, los Atracadores de Growt y los Llenatripas de Ashur son precedidos por su reputación.  Cada una de estas bandas itinerantes ha establecido una especialidad particular: algunos disfrutan de un buen puñetazo y se deleitan en golpear de cerca las caras de sus enemigos, mientras que otros afirman ser buenos tiradores, al menos para los estándares de los ogor.  Cuando se encuentran con otros ogors en una Mascasenda, estos héroes populares son bienvenidos.  Son activos preciados no solo por su indudable habilidad en la batalla, sino también porque todos los ogors disfrutan de una buena historia, especialmente si termina en desmembramiento y destripamiento, como generalmente hacen los cuentos de los Comehombres.

Fuente[]

  • Tomo de Batalla: Ogor Mawrtribes (2019)
    • Pág. 42
Advertisement