Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Logo gaznatesangre.jpg

Los Gaznatesangre no cocinan la carne que consumen, porque creen que el poder está en la sangre buena y rica.  Por lo tanto, consumen su carne cruda, dejando que su jugo carmesí gotee por sus barbillas y se coagule en sus barbas; su apariencia espantosa a menudo es suficiente para hacer que los guerreros más valientes emprendan la huida.

Incluso sus Mascatribus semejantes desconfían de los extraños poderes de los Gaznatesangre.  Para estos Ogors la sangre lo es todo.  Ninguna carne es digna de devorar a menos que esté fresca y gotee, y  la sensación de sangre goteando por la barbilla es una santa comunión con La Gran Bestia que Consume los Reinos.  En la batalla, golpean no solo para matar sino para desangrar a sus enemigos, abriendo gargantas y arterias y sorbiendo la lluvia carmesí que derraman.

La piel de un guerrero Gaznatesangre es grotescamente florida y sus cuerpos están hinchados y agbotargados como larvas de sanguijuelas bien alimentadas.  Su tez rubescente se debe enteramente a la preferencia de la Mascatribu por la carne cruda y sanguinolenta.  Según las enseñanzas de los Butchers Gaznatesangre, cocinar carne diluye su poder inherente.  Es la rica potencia de la sangre derramada lo que el Dios Tragador desea sobre todo.  Con este fin, los Ogors de la Mascatribu ven como una blasfemia desperdiciar una gota.  Permiten que les cubra la carne y apelmace sus armas, deje mate su cabello y manche sus dientes de un marrón rojizo.  Incluso para los Ogor, el hedor de un ejército de Gaznatesangre en marcha es completamente espantoso: el hedor podrido de sangre de semanas de edad mezclado con el aroma de sudor rancio flota ante ellos como una nube sofocante.

Los Gaznatesangre buscan la sangre más fina y rica, olfateándola desde lejos como perros que persiguen a sus presas heridas.  Aunque no son menos glotones que otros de su especie, para los Gaznatesangre una "buena gota de materia roja" es más apreciada que un gran botín de carne seca y huesos.  Se deleitan probando nuevos sabores de sus últimas víctimas, a menudo devorándolos vivos para que la carne esté más fresca y suculenta.  El mismo concepto de asar la comida  es suficiente para hacer que estos ogors retrocedan con disgusto: miran a lo Firebellies con algo parecido al horror, porque los chamanes obsesionados con el fuego chamuscar todos los sutiles sabores de cada enemigo que matan.  Uno podría sospechar que los Beastclaw Raiders recubiertos de hielo serían rechazados de manera similar, pero el hecho es que a los ogor de Gaznatesangre les resulta bastante refrescante sorber fragmentos de sangre helada.

Con más Butchers y Slaughtermasters que cualquier otra Mascatribu, la conexión de los Gaznatesangre con la magia primordial del Dios Tragador es insuperable.  Esto asegura que los  Maestros de la Carne Gaznatesangre ejerzan una influencia considerable. Su consejo es recibido con respeto incluso por los Overtyrants del otras grandes Mascatribus, porque se cree que son los heraldos elegidos del Dios Tragador.  Algunos incluso comandan sus propias Glothordas, habiéndose comido a su antiguo Tyrant y asumiendo su posición a la cabeza de la tribu.

Los Butchers Gaznatesangre son famosos por la precisión de sus pronunciamientos proféticos y el poder embriagador de sus brebajes crudos de carne e icor.  En la batalla, los Butchers salpican a sus guerreros con potentes mezclas que hinchan sus músculos y aumentan sus sentidos depredadores, asegurando que cada golpe abra una herida borboteante y envíe disparados por el aire géiseres escarlata.  Los Gnoblars de la Mascatribu tienen la tarea de correr como un rayo por el campo de batalla llevando cubos y sartenes para atrapar este diluvio para su consumo posterior.

Los Gaznatesangre provienen de la Garganta del Carnicero en el Reino de Aqshy.  Este Gulastión está construido alrededor de un vasto lago subterráneo burbujeante que tiene un gran significado espiritual para todos los fieles del Dios Tragador.  Los Gaznatesangre afirman que en algún lugar debajo del lago se encuentra una de las costillas rotas de Gorkamorka, arrancada de su cuerpo durante el feroz duelo de la deidad piel verde con Sigmar, el Dios-Rey.  Se dice que la médula de este hueso agrietado aún rezuma la sangre de Gorkamorka, formando ríos subterráneos que alimentan los horripilantes baños de Garganta del Carnicero.  Los Butchers de otras Mascatribus y Glothordas ocasionalmente peregrinan a la Garganta, revolcándose en sus manantiales de sangre mientras buscan una mayor conexión con el Dios Tragador.

Debido a su obsesión por la sangre y la carne cruda los Ogors Gaznatesangre a veces encuentran una causa común con los ejércitos de Khorne, porque donde vagan los seguidores del Dios de la Sangre invariablemente hay lagos llenos de vísceras para probar.  De hecho, se dice que el poderoso Korghos Khul, el más grande de todos los seguidores mortales de Khorne, cuenta entre sus consejeros más valorados con el Slaughtermaster Horg Blacktooth de los Gaznatesangre.  En la Batalla del Despertar Rojo, los Gaznatesangre se unieron a la Goretide de Khul para masacrar a tantos guerreros Idoneth que los mares se llenaron de sangre salada.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Ogor Mawtribes (2019)
Advertisement