Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca
Cartographer fatigado.gif DESACTUALIZADO
Este conocimiento es de la Era de los Mitos, Tyrion ha enviado exploradores en busca de noticias.
Nuestros Cartografer están a la espera de los Exploradores para actualizar el estado de No Muertos en todos los Reinos Mortales.


  Este artículo está siendo corregido por un miembro de Operación Sigmaroteca.  
Te recomendamos no realizar modificaciones hasta que esta plantilla sea retirada. Si crees necesaria una modificación, puedes contactar al wikipedista en su página de discusión o en la página de discusión de la plantilla para poder coordinar la redacción.
Miembro a cargo: El'Val Fecha de inicio: 24 de Julio Estado: Actualizando y eso.

Descripción[]

Hay muchos tipos diferentes de no muertos, y hay mucha especulación entre aquellos que aprendieron en las artes arcanas sobre estas entidades y su creador. Como la nigromancia es tema oscuro y a menudo prohibido, pocos mortales conocen el verdadero alcance de sus rituales, y a menudo resulta fatal el aprender demasiado.

A través de los Reinos Mortales los muertos no descansan en paz. Espíritus inquietos atormentan y aterrorizan a los vivos, los cadáveres reanimados se alzan de sus tumbas por orden de los Nigromantes, y los inmortales vampiros Soulblight planean viles estrategias de conquista mientras drenan sangre mortal para su sustento. Una terrible figura proyecta una larga sombra sobre todos, Nagash, el padre de la necromancia, dios de los inframundos, y gobernante supremo de todos los no muertos.

Odio a la Vida[]

Los espíritus Nighthaunt son muchos y diversos, pero todos tienen una cosa en común, el odio a los vivos. Algunos, como los Cairn Wraiths, fueron tan malvados en vida como los son en la muerte, todos menos sus rasgos más viles se han erosionado, su odio todavía se aferra a ellos y los impulsa a seguir adelante. Otros, como los Glaivewraith Stalkers y Chainrasp, están resentidos por la maldición de su vida futura, porque ahora están ligados a una eternidad de tormento y sus celos por los vivos no tienen límites. Son incitados a destruir todo lo que aún respira, algunos incluso están equivocadamente convencidos de que hacerlo les proporcionará un respiro. Sin embargo, esta no es la naturaleza de Nagash. Para algunos espíritus, como los Dreadscythe Harridans, el odio es parte integral de su maldición, ya que no pueden controlarse y deben observar impotentes los horrores que están obligados a cometer

No Muertos[]

Aquellos que osan estudiar las prohibidas artes de la magia de la muerte, magos curiosos, aprendices caprichosos y aspirantes a Necromantes, generalmente aceptan que hay tres formas principales de crear muertos vivientes. La primera y la más común es la esclavización de los restos del fallecido, el necro-evocus. Los zombies y esqueletos, cadáveres carcomidos por gusanos y huesos desecados, pueden revigorizarse a través de conjuros necrománticos. No hay vida o personalidad en tales criaturas revividas, simplemente magia oscura que une sus cuerpos a una voluntad mayor que la suya.

La segunda forma por la que se crean muertos vivientes es el necro-procratus, los muertos vivientes crean más muertos vivientes. La versión más simple es la mordedura de un zombie, que puede infectar a los afectados de forma que al morir ellos también se alcen. Hay varias variaciones del necro-procratus, algunas involucran rituales organizados.

El tercer método de creación de no muertos es el más complejo, el necro-maledictus. Toma la forma de un poderoso hechizo de maldición lanzada sobre un alma que ha sido separada recientemente de su cuerpo físico. Estos maleficios pueden varias de región y de cultura a lo largo de los Reinos Mortales, pero en todos los casos consignan un destino terrible sobre el espíritu. En lugar de ir a los inframundos, el afligido espíritu permanecerá en el plano mortal, condenado a permanecer en este por toda la eternidad.

Los eruditos del Colegio Arcano creen ampliamente que toda la magia necromántica se originó a partir de Nagash y los hechizos mortíferos que ideó. Sin embargo, hay casos de fenómenos naturales, como bolsas flotantes de magia amatista o vetas particularmente ricas de arena de sepultura, lo que también lleva a la creación de Nighthaunts.

Las almas se vuelven tan retorcidas por la magia de la muerte que adoptan nuevas formas ominosas, convirtiéndose en asesinos fantasmales que intentan destruir a los vivos. Hay muchas variantes de Nighthaunts, con cientos de diferentes maldiciones creando distintos seres fantasmales, algunos de los cuales se cree que son únicos en la naturaleza. La gran mayoría de Nighthaunts, sin embargo, pertenecen a una docena de categorías principales, tipos específicos de espectros como los espiritualmente aprisionados Chainrasp Hordes, los curanderos malditos conocidos como Dreadscythe Harridans, o las amalgamas de fosas comunes conocidas como Spirit Hosts.

Hay una retorcida y dramática ironía en los destinos de aquellas almas malditas para convertirse en Nighthaunts. Quien perdió a su familia y su propia vida para basar su traición podrían ser maldecidos en una vida futura donde sirvan inquebrantablemente al asesino que les quitó todo. Un criminal encadenado que anhela que su vida termine para que pueda conocer la libertad quizá encuentre que su espíritu esté ahogado con cepos y esposas para siempre.

Es Nagash quien está detrás de esta crueldad. Es implacable en un grado que la mortalidad no puede comprender. Sin embargo, no impone castigos por el hastío de la eternidad, ni juega con las almas para divertirse, pues tales conceptos son anatemas para el Gran Nigromante. Para la mente fría pero ordenada de Nagash, estas macabras penitencias a las cuales los Nighthaunts están sometidos no son más que justicia, ya que no hay ni una sola gota de misericordia dentro de su ser. Para el Dios de la Muerte, los mortales que intentan escapar del destino o frustran sus designios merecen la más dura condena.

A lo largo de los siglos Nagash ha inventado muchas maldiciones diferentes para castigar a las almas dignas que entran en los inframundos. Algunos de estos poderosos hechizos permanecen a perpetuidad, acechando en los inframundos como arañas, esperando almas marcadas de forma similar para que también se unan a ellos.

La Zarza Espinosa[]

La Zarza Espinosa es una planta comúnmente asociada con los no muertos, y con los Nighthaunts en particular. Sus púas representan el dolor eterno de los espíritus y la crueldad de su existencia, mientras que las peligrosas rosas que a veces aparecen en sus tallos denotan más muerte, tragedia y desolación. Las enredaderas trepan y se enroscan infinitamente, una alegoría de la inevitable situación de estos espíritus recechos y de la desesperanza de su destino, porque aunque las fuerzas nigrománticas que mantienen a los Nighthaunts pueden romperse con hechicería, o violencia impulsada por suficiente fuerza de voluntad, con el tiempo sus esencias destrozadas vuelven a reformarse en los inframundos de Shyish volviendo a su morbosa no vida. Hay pocas armas o hechizos en los Reinos Mortales suficientemente poderosas como para destruir un Nighthaunt de una vez por todas.

Fuentes[]

  • Battletome Nighthaunts
Advertisement